Archivo

Archive for 31 enero 2012

Dignidad

Grecia atraviesa uno de los peores momentos de su historia. La próxima semana comenzarán a repartir cupones de comida en los colegios ante la desnutrición que sufren miles de escolares. Las ongs y los grupos religiosos están repartiendo comida caliente en las calles de los barrios más necesitados. La juventud huye hacia la emigración, y los que se quedan han perdido toda esperanza.

Este es el contexto que la Canciller alemana Ángela Merkel  ha aprovechado para exigir que Grecia acepte ceder la gestión de sus finanzas a la Unión Europea, es decir, a Alemania.

Esta rocambolesca propuesta, cuya simple exposición en otros tiempos hubiese supuesto la dimisión del iluminado, fue rechazada incluso por Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, pero subyace en la razón última de la falta de acuerdo para el segundo rescate a Grecia. Un rescate que, por la tardanza, es ya más que insuficiente.

“Alemania está intentado asfixiar a Grecia”, es uno de los comentarios más frecuentes en estos momentos. No faltan las voces que, aún en silencio, comparan las aspiraciones de Merkel en Europa con las del más triste pasado en la historia de Alemania.

El ministro de economía griego aseguró que Grecia mantendrá su dignidad. Confío que así sea. Espero que así sea, que sepan mantener la cabeza alta y aún a pesar de la difícil situación que viven, luchen por su dignidad.

Que nadie crea que el problema es estrictamente griego. Si no ponemos fin a esta situación: hoy es Grecia, mañana será Portugal, y pronto será España. 

Cupones canjeables o la Europa de la Vergüenza

En estas últimas jornadas, mientras los dueños del mundo se reunían en Davos para nada, o para poco, pues no se alcanzó ningún acuerdo relevante,  llegaban noticias de la complicada realidad de países como Grecia, a quienes se les ha impuesto una hoja de ruta salvaje que está hundiendo en la miseria a la población.

La desnutrición infantil, junto a un presupuesto educativo reducido en más de un 60%, ha llevado al gobierno a tomar la decisión de repartir vales de comida entre familias que, hasta hace un año, formaban parte de la clase media griega. Se han dado casos de desmayos en las aulas por falta de una correcta alimentación, y los profesores denuncian que son cada día más el número de estudiantes que acuden a las clases sin comer nada en todo el día.

Estos vales de comida están siendo sufragados por algunos ayuntamientos, la iglesia y varias ong, que también reparten comida caliente a pie de calle, dada la extrema necesidad en la que se encuentran muchas familias griegas.

El número de abandono de niños crece exponencialmente ante el aumento de familias sin los recursos mínimos para ocuparse de ellos; a la vez, bajan el número de adopciones.

Ha crecido también de forma alarmante el número de suicidios, y la emigración se ha convertido en la única esperanza para millones de jóvenes griegos.

Todo esto ocurre en Europa, en tiempos de paz, y ante la mirada impasible de los políticos. La Europa de los valores, la democracia, la libertad y el bienestar ha sido asesinada. Bienvenidos a la Europa de la Vergüenza. 

El Síndrome Hybris

En España conocido como Síndrome de la Moncloa, popularmente definido como “qué guapa soy y que cuerpo tengo”, consiste en un endiosamiento de las personas que han ocupado el poder durante demasiado tiempo.

Se trata de un problema grave, un trastorno de personalidad narcisista que puede llevar a una bipolaridad severa. Quienes sufren este trastorno, creen que solo responderán ante Dios y la Historia, y claro, como para entonces queda mucho, se entregan a gestionar el dinero público con ambición megalómana. A unos les da por inaugurar cosas que no sirven para nada y a otros por construir estatuas o ambicionar grandes eventos deportivos.

Según un estudio realizado por la universidad de Duke sobre los políticos americanos, el 75% de los políticos sufren problemas mentales que en un 42% de los casos afectan al ejercicio de sus funciones. Depresiones, bipolaridad, ansiedad social, conductas sexuales atípicas, parafilias, frecuentes casos de alcoholismo y abuso de drogas se encuentran entre las principales patologías de nuestros políticos.

Mucho me temo que estos problemas no solo los tienen los políticos americanos. Aquí, aunque nadie se atreve a dar cifras, parece que les vamos a la zaga, e incluso les aventajamos. 

Con lamentarse no ganamos nada

Los anglosajones suelen decir: no hay elección sin opciones, y no hay libertad sin opiniones. Desde que empezó la crisis, han sido muchos los medios de comunicación que han desaparecido. Más de cincuenta sólo en Madrid. Algunos eran medios tan conocidos como ADN o la cadena en español de la CNN+. Sus cierres nos han privado de información veraz y un punto de vista distinto sobre la realidad.

La pérdida de un periódico o un canal de noticias es una herida abierta en nuestra democracia. Sin la pluralidad que aportan los medios independientes, estamos condenados a empacharnos del pensamiento único y de una programación televisiva  administrada a modo de valeriana.

Un viejo amigo de la izquierda, de esos que aún se atreven a hablar de ideologías, me dijo una vez que con la superioridad moral no basta, que era necesario ganar también la superioridad en todos los órdenes de la vida.  Abogaba por convertir a cada hombre y mujer de la izquierda en un activista que, coherente con su forma de pensar, demostrase en el día a día que otro mundo era posible. Huelga decir que, aunque su ideología hubiese sido otra, su aspiración no diferiría en un punto. Porque no es una cuestión de ideas, es un problema de actitud.

Podemos pasar por la vida quejándonos, lamentando lo mal que van las cosas, y plegándonos a las sombras que más calientas o dejándonos llevar por la inercia de las modas. O podemos, por el contrario, asumir riesgos, equivocarnos, caer y levantarnos, pero ante todo, ser nosotros mismos, vivir según nuestra forma de ser y entender el mundo que nos rodea; y en coherencia con esta actitud, olvidar la molicie y el miedo y actuar, obrar, lograr que las cosas pasen.

Nada podemos hacer por los periódicos que ya han cerrado, pero si podemos evitar el cierre de otros, que como el Público, ha mostrado esa actitud coherente y combativa que tanto hace falta en nuestra sociedad. Ha sido un periódico honesto, fiel a su línea editorial. Se puede compartir o no sus ideas, pero nadie podrá negar coherencia a sus páginas.

El diario el Público decidió, por cuestiones éticas, no publicar anuncios pornográficos o de contactos. Otros medios, con suplementos dedicados a la Iglesia Católica y Apostólica o líneas editoriales de marcado conservadurismo, hacían caja con páginas repletas de anuncios de prostitutas y líneas eróticas.

Cuando algunos ninguneaban a los manifestantes del 15M, los “indignados”, Público les dio cabida en sus páginas, reflexionó sobre sus reivindicaciones y ofreció cobertura informativa a este singular movimiento.

Ahora Público puede verse obligado a cerrar sus puertas para siempre por culpa de la delicada situación económica que vive. Pero está en nuestra mano evitar que suceda, basta con pasar del lamento al compromiso. Levantarnos del sillón y caminar hasta el quiosco para comprar el periódico.

En una época en la que algunos intentan generar un nuevo tipo de censura, usando como excusa la propiedad intelectual cuando lo que de verdad le interesa es controlar el flujo de información que surge de internet, es muy importante que cada uno de nosotros se posicione a favor de la libertad de opinión y de información. Esto supone, no sólo protestar contra leyes como la Ley SINDE del anterior gobierno de España, o la Ley SOPA de Obama, sino apoyar con decisión y compromiso a los medios de comunicación independientes.

En un país acostumbrado a leer el periódico en los bares o la peluquería, debemos aprender que lo gratuito puede llegar a tener un precio muy alto: el de la libertad y nuestros derechos.

Por eso, reitero nuevamente el llamamiento a favor de Público, porque su cierre supondría una pérdida irreparable para la democracia y el progreso social y cultural del país.

Conste que escribo desde la independencia de quien no tiene relación alguna con este periódico ni comparte todos sus planteamientos, pero convencido que el cierre de este periódico sería una de las peores cosas que le puede pasar a España en un momento como el actual. 

El Compromiso de autosuficiencia debe ser para todos

En más de una ocasión he manifestado mi oposición a las ayudas que recibe la Iglesia del Estado. Esta aportación al sostenimiento de la Iglesia Católica se debe, en esencia, al incumplimiento de la institución religiosa del compromiso del punto 5 del artículo 2 del Concordato firmado por la Iglesia Católica y el Estado.

5. LA IGLESIA CATOLICA DECLARA SU PROPOSITO DE LOGRAR POR SI MISMA LOS RECURSOS SUFICIENTES PARA LA ATENCION DE SUS NECESIDADES. CUANDO FUERA CONSEGUIDO ESTE PROPÓSITO, AMBAS PARTES SE PONDRAN DE ACUERDO PARA SUSTITUIR LOS SISTEMAS DE COLABORACIÓN FINANCIERA EXPRESADA EN LOS PARRAFOS ANTERIORES DE ESTE ARTICULO, POR OTROS CAMPOS Y FORMAS DE COLABORACION ECONÓMICA ENTRE LA IGLESIA CATOLICA Y EL ESTADO.

Dicho esto, es justo también defender la suficiencia económica del resto de entidades, ya sean sindicatos, partidos políticos u ONG.

Solo el año pasado se destinaron más de 12 millones de euros a los sindicatos, unos 70 millones a la producción cinematográfica, y otros cientos a ONG de diverso cuño. Y hablamos sólo de las cifras estatales; Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales y Ayuntamiento tienen su propio capítulo de ayudas y subvenciones.

Valga esta relación de ejemplo de algunas de las ayudas que se conceden.

Ayudas a la producción cinematográfica ………………………………………………………..76,78 millones.

Subvención a Médicos sin Fronteras……………………………………………………………………….. 900.000€

Subvención ONG “Al Tarab”………………………………………………………………………………………250.000€

Fundación Triángulo………………………………………………………………………………………………….100.000€

Liga Española de Educación y Cultura Popular ………………………………………………………….108.000€

Instituto Interamericano de Capacitación Agrícola…………………………………………………5.311.000€

FUNDEMUCA…………………………………………………………………………………………………………….290.000€

Fundación Escuelas Taller de Quito…………………………………………………………………………..200.000€

Instituto Tecnológico de Nicaragua…………………………………………………………………………..596.000€

Fundación Rinaldi…………………………………………………………………………………………………..1.133.450€

Consejo Nacional de Derechos Humanos de Egipto………………………………………………….237.949€

Gobierno de Mali…………………………………………………………………………………………………..1.900.000€

Unión de Mujeres de Vietnam………………………………………………………………………………….665.940€

Centro Cultural Omarou Ganda (Niger)………………………………………………………………………90.000€

Fundación Española para la Cooperación y solidaridad Internacional (en 3 años).29.881.000€

Abenin Ben Por la Infancia………………………………………………………………………………………….79.900€

Unió Pobles Solidaris………………………………………………………………………………………………..338.871€

Fundación Mundo 21………………………………………………………………………………………………….80.000€

Civis Mundi……………………………………………………………………………………………………………….452.444€

Educación sin Fronteras……………………………………………………………………………………………323.437€

Movimiento Canario por la Paz………………………………………………………………………………..191.526€

Fundación del Real Madrid…………………………………………………………………………………………82.500€

CC.OO……………………………………………………………………………………………………………………6.397.610€

UGT……………………………………………………………………………………………………………………….6.080.603€

No pretende ser esta una relación exhaustiva, ni juzgar la conveniencia o no de las ayudas, solo hacer un muestreo representativo de lo que son las subvenciones concedidas en España.

Tampoco voy a caer en la demagogia de preguntar ¿Cuántos problemas económicos no podríamos resolver de disponer de ese dinero para fines directamente relacionados con el desarrollo económico sostenible y la creación de empleo en España? Solo pongo de manifiesto la cantidad escandalosa de recursos que los gobiernos (estas cifras corresponden al ejercicio 2011, PSOE) de uno u otro signo político destinan a proyectos y entidades a las que la mayoría de la ciudadanía no aprobaría de tener capacidad de decisión directa en este tema.

Es necesario exigir a la Iglesia Católica, como ocurre con el resto de confesiones religiosas, que se autofinancie, pero también debemos – en coherencia – oponernos al sostenimiento de ong vía dinero público.

El Estado debe poner las bases para que la solidaridad sea efectiva y llegue a aquellos que la necesitan. Debe también generar un marco legislativo que garantice la viabilidad de las organizaciones no gubernamentales, así como los sindicatos, las patronales o los propios partidos políticos. Lo que no puede hacer es seguir sosteniendo con dinero público a todas estas organizaciones y sus proyectos.

¿Por qué el Estado utiliza mis impuestos para financiar ong confesionales si yo me declaro laico? ¿O por qué subvenciona asociaciones proabortistas cuando quien paga los impuestos es católico y está contra esta práctica? No entro en la valoración moral de las posiciones de cada uno. Solo me pregunto el sentido que tiene soportar uno de los IRPF más altos de Europa, y que luego el Estado distribuya de forma arbitraria cientos de millones entre organizaciones y proyectos.

Las ONG, como los sindicatos y los partidos políticos deben iniciar un camino hacia la autosuficiencia económica. El Estado debe garantizar que esa suficiencia pueda llegar a darse mediante la elaboración de una Ley del Mecenazgo y una etapa transitoria que ponga fin a las políticas de subvenciones.

De no hacerlo, parte de nuestros impuestos seguirá fluyendo hacia organizaciones que defienden posiciones diferentes a las nuestras, películas que no nos gustan, y proyectos que no compartimos. 

 

Categorías:Economia, Iglesia Etiquetas: , , ,

François Hollande

El candidato a Presidente de la República Francesa ha pasado a integrar mi lista de personas admiradas. Lo ha logrado al ser capaz de despertar, dentro y fuera de Francia, la ilusión que muchos teníamos guardada en un cajón por aquello de las modas.

Le ha bastado una frase. Una sola frase. “Mi adversario real no concurrirá a las elecciones, nunca será elegido, y sin embargo, gobierna: es el mundo de las finanzas”.  Aprende Rubalcaba – Chacón, este es el camino. No hay otro.

La salida de la crisis pasa por la SOBERANÍA. La soberanía civil, la de los hombres y mujeres que trabajan y luchan sacar sus proyectos adelante. A esos es a los que hay que escuchar, no a los mercados. Islandia lo hizo. La socialdemocracia francesa quiere hacerlo. Y nosotros ¿a que esperamos?

La difícil convivencia de las “derechas”

No es lo mismo ser conservador que liberal, social – liberal, o centro reformista. Algunas de estas tendencias, en otros países europeos donde el bipartidismo es más quebradizo que en España, incluso son  ubicadas en la izquierda.

En España, el bipartidismo ha provocado no solo la simplificación alarmante del debate político, sino también las tensiones continuas dentro de los dos grandes partidos. Así el PSOE parece una coctelera en muchas ocasiones; y el PP sobrevive a pesar de la difícil convivencia de las derechas, unidas bajo un mismo referente electoral, pero con graves desavenencias políticas.

Existe en el PP una derecha europea, moderna, liberal, dispuesta al consenso y respetuosa con las ideas de la socialdemocracia, a quienes considera su némesis y, por tanto, un acicate para su propio progreso. Pero otra derecha, que hunde sus raíces en lo más rancio del nacional-catolicismo, no parece dispuesta a soportar por mucho tiempo las estrecheces del corsé democrático al que se han visto abocada.

Esta derecha, tan antisistema cómo la de los movimientos antiglobalización, resurge con periodicidad esgrimiendo propuestas que – saben de sobra –  caldearan las calles y provocarán una fuerte contestación social.

Entre las propuestas de nuevo cuño de esta derecha están el copago sanitario o la privatización de la enseñanza. Rajoy les ha contestado con un claro: ahora no toca, pero tendrá que hacer mucho más que aludir al calendario de reformas si quiere convertirse en el Presidente de todos los españoles, el Presidente que necesitamos y que debe liderar el país para salir de la crisis.

Rajoy, con sus decisiones, demostrará a cuál de todas las derechas pertenece. Esperemos que no se equivoque eligiendo. 

Salir de la crisis exige cambios en la política monetaria de la Unión Europea

Algunos se obstinan en negar lo evidente, pero de esta no salimos sin un cambio significativo en la política monetaria de la Unión. Cambios que han de exigirse desde las instituciones y desde la ciudadanía.

Basta comprobar como una mínima inyección de dinero extra ha permitido a España emitir deuda a intereses, que si no son bajos, al menos resultan aceptables.

Un dato: el Banco de Inglaterra ha comprado más deuda inglesa que el BCE para 17 países de la Unión Europea.

La construcción de un espacio europeo común no puede traducirse en servidumbre y vasallaje a los mercados financieros o a un país. 

¿Valencia o la historia del despropósito?

Valencia se ha convertido en la Grecia española. Ya lo hemos dicho en alguna otra ocasión. Cuando son vientos soplaban a favor, todo era desmesura. Ahora que toca navegar con en medio de la tormenta y con el viento en contra, se evidencian las muchas carencias del capitán y sus oficiales de abordo.

Puede que el anterior Gobierno de España ningunease a la Comunidad Valenciana negándoles el agua y la sal. Por desgracia, en esta España de políticos sectarios y sectas políticas todo es posible. Pero no sirve de excusa para quien gastó a manos llenas lo que no era suyo.

Lo último que sacudía nuestras entrañas era la imagen de los jóvenes envueltos en mantas en institutos valencianos sin luz, sin agua, sin calefacción. ¿Cuándo los políticos españoles nos sorprenderán con un gesto de dignidad, y tras dimitir, pedirán disculpas por sus excesos megalómanos?

La Revolución Islandesa en Primera Persona

Gracias a la fuerza de toda una nación, lo que había comenzado como una crisis se convirtió en una oportunidad.

Quien lo empezó todo habla a los españoles. 

Jakobína Ólafsdóttir, una de los percusores de la Revolución Islandesa.

 

 

%d personas les gusta esto: