Archivo

Archive for 09/04/2012

Vía Crucis del Gobierno de Rajoy

La Prima de Riesgo vuelve a dispararse. Parece que los mercados dan la espalda a Rajoy tras sus cien primeros días de gobierno y conocidos sus “extraños” presupuestos.

El aumento en el precio de la deuda desbarata una parte importante de la estrategia del gobierno del PP. Rajoy pretendía cuadrar las cuentas refinanciando gran parte de la deuda a precios más bajos que los que inicialmente tendríamos que pagar, desahogando así una de las partidas más importantes de nuestros presupuestos. Sin embargo, este giro de los mercados dificulta la consecución de sus objetivos presupuestarios y lesiona su estrategia de recuperación económica.

Los afines al gobierno justifican la subida de la Prima de Riesgo en las dudas que generan los presupuestos autonómicos en los mercados. Parte de razón tienen: la falta de control financiero y presupuestario en las autonomías y los entes locales es crítica frecuente en los mercados y la Unión Europea, unas críticas que son muy anteriores a la crisis económica. Pero se olvidan de denunciar otra parte muy importante de lo que está sucediendo: la falta de reformas financieras y nuevos mecanismos de financiación en el seno de la Unión Europea.

Este gobierno intenta desesperadamente parecer reformista y no antisocial. Sin embargo, cuando las reformas solo afectan a los trabajadores y a las clases medias, deteriorando el modelo social vigente, es muy difícil tomarles en serio. Un verdadero gobierno reformista exigiría la corrección de todas las reglas del juego y no solo de aquellas que conducen inexorablemente a una disolución del Estado Social.

La Prima de Riesgo sube no por las acciones o inacciones del gobierno del PP. Sube porque los especuladores precisan países en dificultad para obtener beneficios, igual que los depredadores precisan de presas débiles para alimentarse. Sólo con una verdadera política europea y un cambio en las reglas de los mercados internacionales de deuda podremos evitar estas situaciones.

Rajoy actúa, al igual que otros estadistas europeos, con poca ambición, menos solidaridad, y escaso compromiso. En vez de atajar el problema allí donde realmente existe, en los mercados de deuda, pretende alejar a España del peligro sin darse cuenta que si no es España será otro país el que sufra los ataques a su deuda. Visión egoísta, pero además torticera. Contentarse con que el mal no le toque a uno es un gesto de cobardía e insolidaridad, pero además resulta absurdo en mundo tan globalizado y más cuando los depredadores de los mercados sienten especial aprecio por las presas mediterráneas.

Si algo está demostrando el paso de los meses es que las soluciones de ajuste duro, recortes y supresión del Estado Social no resuelven el problema. Grecia o Portugal son ejemplos de la escasez de resultados que ofrecen las políticas patrocinadas por Merkel y la derecha europea. Rajoy debería rectificar y buscar soluciones fuera de la órbita del pensamiento neoliberal y ultraconservador de muchos de sus compañeros de viaje. Rajoy debe recordar que la cosoberanía Europea es eso, cosoberanía, y en ningún caso sumisión a políticas erráticas. Si es necesario, debe apelar al patriotismo y a la dignidad de España para enfrentarse a las posiciones dogmáticas.

Queremos ser Europa, no estados libres asociados a Alemania. Como ciudadanos exigimos el predominio de la política sobre los mercados y no podemos consentir ni asumir el chantaje venga desde donde venga.

Rajoy está viviendo su vía crucis, pero lo vive porque quiere, porque igual que a los penitentes en la Semana Santa le mueve la fe. Una fe ciega en unas políticas que se han demostrado falsas. No cabría más comentario si no fuese porque con su fe en la <<solución alemana>> nos está arrastrando a todos a sufrir la penitencia.  

%d personas les gusta esto: