Archivo

Archive for 31 julio 2012

Pues me chivo a Merkel

UGT y CCOO, o CCOO y UGT, como prefieran – tanto monta, monta tanto Toxo como  Méndez – se reunieron con Ángela Merkel el pasado día 5 de julio. Fue un encuentro discreto. O sea, de los que se hacen a puerta cerrada y en la clandestinidad.

Le fueron con el cuento a Merkel de lo mal que está haciendo las cosas en España el señor Rajoy. Que si la reforma laboral solo destruirá empleo, que si la sanidad se deteriora, que nos han quitado subvenciones… oiga, que este paso nos arruina.  Pero que somos buenos y responsables: huelgas generales las justas, y movilizaciones las menos; pero que tenemos que salir a la calle y decir que estamos enfadados o la gente se enfadará también con nosotros.

Aún no ha transcendido si Merkel les regaló un babero o un paquete de clínex. Algunas fuentes cercanas al encuentro, aseguran que la canciller les acarició el lomo y rascó las orejitas. Lo cual fue celebrado por los dos sindicalistas, que regresaron muy contentos a casa y convocaron un frente social para intentar tener controladas las protestas. No vaya a ser que los paisanos – que los hay muy brutos – terminen por darse cuenta del compadreo y se pongan en plan cafre.

Este tipo de reuniones entre Merkel y los agentes sociales de media Europa no es nada nuevo. La canciller alemana tiene la costumbre de reunirse periódicamente con los interlocutores sociales y económicos de los países de la UE. Es una de esas cosas que han sabido hacer los alemanes y nosotros no: dirigir el cotarro sin que se note.

Este tipo de reuniones es una prueba evidente de la falta de democracia en la UE y la necesidad de reformar las instituciones europeas. Si queremos que la democracia siga teniendo sentido en nuestras vidas, debemos luchar para construir lo antes posible los Estados Unidos de Europa. Esta es la única manera de ser gobernados por aquellos a quienes nosotros otorguemos la confianza, no por quienes han sido elegidos por otros.

Merkel hace lo que hace – y dice lo que dice – porque sólo tiene que responder ante sus electores alemanes. ¡Cuánto cambiarían las cosas si también tuviese que ser elegida por franceses, italianos, españoles o griegos! Si los intereses electorales y políticos de los líderes europeos pasasen también por los resultados electorales obtenidos en todos y cada uno de los países que integran la UE, otro gallo cantaría.

Europa precisa un Parlamento fuerte y un Presidente europeo con respaldo democrático. Mientras no tengamos eso, los sindicatos seguirán reuniéndose con nocturnidad con un la Merkel de turno, y las decisiones que nos afectan en nuestro día a día se tomarán muy lejos de nuestras fronteras y serán juzgadas por los electores de otra nacionalidad. Es decir, no seremos europeos, sólo ciudadanos de un Estado Libre Asociado cuyos dirigentes teatralizan protestas, pero pactan en Berlín una agenda común y oculta. 

El PP comienza a sufrir disidencias

En las últimas semanas hemos sabido de muchos concejales que han decidido abandonar el Partido Popular por no estar conformes con la política que desarrolla su partido a nivel nacional. Es el caso de concejales de los ayuntamientos onubenses de Isla Cristina o Punta Umbría. Gente honesta que se marcha sin hacer ruido para no traicionarse a ellos mismos.

 Las bajas más significativas se han dado en la provincia de Huelva, lo que invita a creer que también están relacionadas con los procesos internos del PP en esta comunidad autónoma. No son tampoco unos comportamientos generalizados, pero evidencia que algo está pasando en el seno del PP. Basta con acercarse a su web, para ver los muchos comentarios de crítica que simpatizantes y afiliados del PP están dejando a su líder.

La desilusión entre los votantes de la derecha acampa a sus anchas. Cada vez más gente se arrepiente de haber apoyado a Rajoy. Se manifiesta también, que el PP carece de la base electoral de la que presume, y que muchos de sus votantes sólo lo apoyan para perjudicar al Psoe. Mucho tendrá que cambiar las cosas para que no asistamos a una ruptura del PP y el nacimiento de una escisión. Aunque quizás esta escisión ya exista y sea la que lidere Mario Conde. De ser así, puede que el revés que obtenga el PP en el País Vasco y en Galicia sea mayúsculo, abriéndose el año que viene la caja de pandora. Rajoy debería, aunque sólo sea por propio instinto de supervivencia, rectificar cuanto antes las desastrosas políticas que está impulsando.

Por desgracia, Rajoy es hombre de fe. De fe en su verdad absoluta. Cree estar en posesión de la verdad y nada ni nadie le harán cambiar de idea. Prefiere inmolarse políticamente antes que dar su brazo a torcer. La esperanza es que algunos miembros de su gobierno no tengan tantas ganas como él de poner fin a sus carreras y sean capaces de convencerle de la conveniencia de un giro en su política. Sin embargo, yo no apostaría por ello. Rajoy es un superviviente; ya ha resucitado otras veces y espera volver a hacerlo. Queda mucho para las próximas generales y confía en resistir lo suficiente para que los vientos de la economía cambien. La ingenuidad testaruda del creyente.

 

Pintan bastos en la Cope

La cadena de la Iglesia Católica vivirá en los próximos meses una situación difícil, de profunda restructuración. Al parecer, para Rouco y los suyos, la cadena no es lo suficientemente de derechas que deberían ser. No están nada contentos con los resultados de la gestión. Por eso están buscando desesperadamente forma y manera de sustituir a los actuales gestores de la cadena por los descartes de Intereconomía.

Alfredo Dagnino y Julio Ariza pronto formarán parte de la Cope y 13Tv. Aún sólo es un rumor. Pero demasiado ruidoso para no ser cierto. El tiempo nos dirá si es verdad o no lo que algunos ya dan por seguro. 

Draghi contra Draghi

30/07/2012 1 comentario

El presidente del Banco Central Europeo se descolgó la semana pasada con un firme: <<créanme: será suficiente>>. Sólo esa frase sirvió para que la prima de riesgo bajase casi 50 puntos de golpe, y todas las bolsas europeas se disparasen, logrando unas subidas de las que ya nadie recordaba.

Los halcones germanos negaron que el BCE fuera a comprar deuda pública de España e Italia. Pero su negación fue más lenta y silenciosa de lo acostumbrado. Esta vez, las críticas a las políticas expansivas y la adquisición de deuda han sido mucho más sutil que en otras ocasiones. Incluso se esperó a que los mercados hubiesen cerrado para evitar que nadie se le atragantase el festín.

¿Quiere decir que el BCE se comportará como prestamista último, al menos durante un tiempo, tal como hace el Banco de Inglaterra o la Reserva Federal? La verdad es que esta opción es más que improbable. La última vez que el BCE compró deuda de países en dificultades fue en 2011, y costó una crisis dentro de la entidad: dos de los consejeros dimitieron. Axel Weber y Jürgen Stark se largaron dando un portazo y criticando la decisión de compra de deuda, aduciendo que el BCE estaba asumiendo unos riesgos excesivos. Sin embargo, los cambios acontecidos desde entonces dentro de la cúpula del BCE hacen más probable una acción discreta de compra o toma de posición a favor de los países que están sufriendo la especulación en los mercados.

A esta posibilidad es a la que se aferra el gobierno del PP. O bien a un enmascaramiento de la acción del BCE a través del fondo de rescate u otro instrumento comunitario. La variable está más en la forma que en el fondo, pues en última instancia quien pone los dineros sobre la mesa es el BCE, ya sea comprando deuda directamente o financiando a quien la deba comprar.

No obstante, este no es el único instrumento al servicio del BCE. Una posibilidad que cada vez cobra más fuerza es bajar los intereses de depósito. ¿Y esto que significa? Bien, resulta que los bancos tienen dinero. De hecho, aunque parezca mentira, Europa nada en liquidez, sobra liquidez, nos sale la liquidez hasta por las orejas. ¿Cómo es esto posible? Porque la falta de alternativas de inversión hace que el flujo de capitales se detenga y el dinero se esconda en el calcetín.

El calcetín de los bancos se llama: Banco Central Europeo. Allí es donde las entidades financieras europeas depositan sus ahorros. Es cierto que durante los dos últimos años, el BCE ha subastado cantidades importantes de dinero. Pero todo este capital se ha dirigido al pago y refinanciación de deudas o ha regresado al BCE a la espera de mejores tiempos. Una bajada drástica de los tipos – incluido los negativos – podría significar que las entidades se vean obligadas a mover ese dinero.

En cualquier caso, las decisiones de Draghi tendrán que ser muy distintas a las que ha tomado hasta el momento, y probablemente no gusten nada a los neocon germano – nórdicos. Pero es lo que hay. Es el precio de la independencia de la institución. Hasta el momento, en Europa sólo de debatía sobre ajustes y recortes, sobre políticas económicas basadas en el control del déficit público. Nadie se atrevía a cuestionar las casi teológicas directrices germanas. Hoy, eso ha cambiado. Ya no sólo existe un único punto de vista y un solo camino para salir de la crisis.

Antes era muy fácil para el BCE ser independiente. Bastaba con no cuestionar las recetas apuntadas desde Alemania. Ahora, la cosa está más complicada. No hacer significa dar la razón a los halcones de Alemania, hacer algo, dársela a Hollande y Monti. Draghi lo sabe y buscará la vía intermedia: actuar sin que se note. Un difícil ejercicio de malabares, pero necesario. Nos va mucho en ello; no solo el euro.

 

Relevo en la cúpula militar

30/07/2012 1 comentario

En el último Consejo de Ministros, el gobierno nombró a los nuevos jefes de los tres ejércitos.  Los seleccionados por el ministro de defensa para estar al frente de nuestras fuerzas armadas son el general Jaime Domínguez Buj (Ejercito de Tierra), el almirante Jaime Muñoz – Delgado (Armada) y el general Francisco Javier García-Arnaiz. Todos brillan por su curriculum militar y su solvencia intelectual. Desde aquí queremos desearle mucha suerte en el cometido de sus funciones y agradecer también a los cesados Fulgencio Coll, José Jiménez y Manuel Rebollo su esfuerzo y servicio.

Queda aún pendiente la renovación de CNI, el cual depende en la actualidad de la vicepresidenta Soraya. Es muy probable que esta renovación se produzca cuando el gobierno presente una nueva reforma del Estatuto del Centro para hacerla más operativa y eficiente. Recordemos que hay cuestiones de seguridad nacional como la “inteligencia económica” que en España apenas se han desarrollado.

El lapso de tiempo entre el cambio de gobierno y el nombramiento de los nuevos responsables de los ejércitos obedece a un esfuerzo de Pedro Morenés por despolitizar este tipo de nombramientos.

Resulta sorprendente el poco interés que despiertan estas noticias en la prensa española, la cual da un trato casi marginal a la información que tiene que ver con la política de defensa. Es cierto que esta debe ser objeto de un cuidado tratamiento,  pues al igual que la política exterior, afecta a cuestiones muy sensibles y vitales para nuestro país. Pero igual ocurre en el Reino Unido, Francia o USA, y allí los medios si dan una cobertura amplia a las cuestiones relacionadas con la seguridad y la defensa.

El conocimiento conduce a la comprensión. En los últimos años se ha puesto muy en cuestión las inversiones que España hace en sus ejércitos. Estas opiniones suelen ser bastante desafortunadas en fondo y forma. No tienen en cuenta los riesgos reales que existen en este momento en el mundo y que nos pueden afectar de manera dramática, y en muchos casos impredecible. Tampoco suelen ser muy honestos a la hora de poner las cifras sobre la mesa. Suelen olvidar que el presupuesto de inversión militar ha caído un 70% desde el 2008, o lo baratísimo que nos sale a los españoles el sostenimiento de nuestros soldados en comparación con otros países de nuestro entorno.

Comparecencias en la Comisión de Bankia

27/07/2012 1 comentario

Otro decepcionante y tedioso día de comparecencias en el congreso. La comisión que investiga los errores del sistema financiero se ha convertido en una farsa de serie B. Existía cierta expectación por lo que diría o dejase de decir Rodrigo Rato en relación a Bankia. Un correcto <<las autoridades no estaban de acuerdo con  mi plan de recapitalización y dimití>> zanjó el tema. Y nos quedamos todos con las ganas de saber qué puñetas pasó entre el Ministerio de Economía y la cuarta entidad financiera del país. Tampoco se puede decir que los diputados hurgasen mucho. Entre los que preferían pasar el trámite lo antes posible y quienes formularon sus preguntas a partir de las que formulaban los internautas en un canal de twitter, se pasó la mañana sin llegar a ninguna conclusión ni se aportase dato alguno que no supiésemos ya por la presa.

Más absurda y bochornosa fue todavía la comparecencia de Elena Salgado. La peor ministra de economía de la historia de nuestro país, responsable de la privatización de las Cajas de Ahorros – una  de las últimos posesiones públicas de importancia, vital para muchas regiones y comarcas, garantes de que nadie quedase fuera del mercado financiero –, y responsable directa de la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo en el sector, defendió su infame gestión con la chulería y dogmatismo que la caracterizó siempre.

La hoja de ruta de Salgado se resumía en fusionar cajas malas con otras peores a ver si así surge una entidad buena. En el colmo de los despropósitos, forzó que entidades solventes se vinculasen a verdaderos pozos de negros que terminaron por arrastrar a gran parte del sector financiero a la ruina. No ha tenido siquiera la decencia de pedir perdón a quienes han perdido su empleo o tienen sus ahorros vinculados a productos tóxicos. Salgado, como siempre, no reconoce errores; en esto no desentonaría nada con sus adversarios políticos del PP.

Narcís Serra fue aún más patético que los anteriores: le faltó pedir un jarro de agua para lavarse las manos frente a sus señorías. Como Pilatos, al igual que han hecho otros presidentes de Cajas, jura y perjura que no tenía ninguna responsabilidad ejecutiva. Si esto es cierto ¿por qué cobra lo que cobraba? O miente hoy o se aprovechó de Caixa Catalunya durante años para enriquecerse sin hacer nada, sin tener <<ninguna responsabilidad>>. Pero la verdad es otra. La gestión en las Cajas de Ahorro corresponden al Director General, pero este es nombrado por el Presidente, quien supervisa las decisiones e incluso toma – según las Comunidades Autónomas – decisiones sobre los riesgos corporativos. Es decir, toma de posiciones en la cartera de participaciones industriales, préstamos de gran cuantía y sindicación de préstamos. Pero sobre todo, y esto no se le escapa a nadie, si considera que la gestión es la equivocada sustituye al director general.

Es fácil de entender que si alguien no puede dirigir su negocio personalmente, nombre o destituya a los directivos que ejercerán la gestión de la empresa en su nombre. ¿Y si lo hace mal? ¿Dejaría que continuase en el cargo? ¿Incluso cuando peligra la viabilidad de la empresa? Es evidente que un presidente no gestiona; supervisa la gestión e indica las directrices. Si los resultados no son los esperados, cesará al director gerente. De no hacerlo, como no lo hizo Serra, es tan responsable como el Director General.

Pero asumamos por un momento que Serra dice la verdad. ¿Son los diputados gilipollas? ¿Para qué llaman a declarar a Serra? Que lleven a declarar a los mendrugos que dirigen Caixa Catalunya.

El equipo que lideró Adolf Todó se ha embolsado 2,8 millones de euros por su “excelente gestión” cuando están a punto de ser nacionalizados. La gestión de este personaje gris, absurdo y patético fue algo más que triste: un drama. Todo lo que se podía hacer mal, se hizo peor en Caixa Catalunya. La gestión de Todó podría ser estudiada como ejemplo de “tormenta perfecta”. Cogió una entidad de referencia y la hundió en apenas dos años.

¿Y quien nombró a esta lumbrera sin experiencia en gestionar una caja de las dimensiones de Caixa Catalunya? Narcís Serra.

¿Algún diputado le ha preguntado por las razones de este nombramiento? ¿O por qué mantuvo en la dirección general a este aprendiz de malabares? ¿Alguna señoría ha llamado a Adolf Todó a declarar? No. En las farsas de serie B no hay presupuesto para tantos actores.

 

Íñigo Méndez debe dimitir

Íñigo Méndez de Vigo y Montijo es el Secretario de Estado para la UE y responsable directo de la nota de prensa que indignó a Europa y enfadó a los gobiernos de Francia e Italia. En aquél comunicado se dijo que nuestros tres países habían firmado una declaración conjunta que nunca existió. Fue él quien redactó la nota y la envió con membrete del Ministerio de Exteriores, aprovechando que el ministro se encontraba de viaje por Perú.

Meteduras de pata de esta magnitud, por muy bienintencionada que sea, no pueden pasar sin que los implicados asuman su responsabilidad o que el gobierno, si es que ellos se niegan a dimitir, los destituya de inmediato. Un país serio, o que pretende pasar como tal ante la comunidad internacional, debe ser capaz de depurar las responsabilidades que emanan de los errores que se comenten, en especial en relación a políticas tan sensibles como las relaciones internacionales.

La Secretaría de Estado para la UE es una de las funciones gobernativas más importantes para España. Algunos creemos que debería ser objeto de un ministerio propio, pero ese es otro tema. Llama la atención, no obstante, la poca importancia que suelen darle a esta Secretaría los gobiernos del PP y Psoe. Es una de las cenicientas de los gobiernos españoles. Y este “carácter menor” que se le da a la Secretaría de Estado para la UE la razón última de la descoordinación que propicia el terrible error de Íñigo Méndez. Que conste que considero que debe dimitir y asumir su responsabilidad, pero soy de los que piensa que hay mucho mar de fondo en este ridículo episodio.

Mal por los medios de comunicación que han resaltado que Íñigo Méndez es de origen noble, descendiente del marqués de Cuba. Nadie es responsable de la familia en la que nace. Desacreditar a una persona porque es hijo de nobles no es muy diferente de desacreditarlo por tener los ojos claros u oscuros. Por cierto, los mismos periódicos y columnistas que se han entretenido en relatar la genealogía de Íñigo Méndez, se olvidan de recordar también sus méritos: Premio Salvador Madariaga, de la Asociación de Periodistas Parlamentarios, Premio Capalbio, Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, Orden del Mérito Constitucional, Medalla de Plata del Real Instituto de Estudios Europeos, Medalla de Honor de la Sociedad General de Autores y Editores, Medalla de Oro de al Mérito Europeo, Medalla de Oro de los Comités de Acción por la Unión Europea, Gran Cruz al Mérito de la República Federal Alemana, Caballero de la Legión de Honor, Orden de la Estrella de la Solidaridad Italiana; también es presidente de la Unión Paneuropea, Patrono y Vicepresidente de la ONG Ayuda en Acción, Presidente del Colegio de Europa, la más prestigiosa institución de postgrado en ciencias sociales de Europa.

Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. La trayectoria académica – fue catedrático Jean Monnet, profesor de Constitucional en la Complutense, de Derechos Humanos en Estrasburgo y derecho comunitario en la CEU San Pablo – cívica y europea de Íñigo Méndez está más que fuera de toda duda. Ha cometido un error muy grave y debe pagar por él. Desacreditar su persona, basándose en cosas del pasado, es de ser mala persona. 

A %d blogueros les gusta esto: