Archivo

Archive for 03/07/2012

Pirómanos

03/07/2012 4 comentarios

Arde media España, y sólo acabamos de iniciar el verano. Año tras año, verano tras verano, sufrimos la merma de nuestro patrimonio ambiental a manos del fuego. ¿Se puede evitar o son los fuegos parte de un inalterable destino? Soy de quienes piensa que el camino se hace al andar, así que no suelo dar crédito a las profecías ni a quienes hablan de lo inevitable como si ellos mismos hubiesen explorado las distintas opciones. Lo que no me cabe duda, sin embargo, es que cada uno recoge lo que siembra. Cierto que en ocasiones es el clima quien arruina las cosechas, hay parte de azar en esta perra vida que nos toca luchar cada mañana. Pero si uno no siembra es seguro que nada recoge, da igual la plaga con la que toque lidiar este año.

Asumir el fuego como una realidad inevitable es comportarse como el agricultor estúpido, que por culpa de una mala cosecha, decide no volver a cultivar jamás la tierra. Imagine que un ganadero, que al comprobar que una de sus reses está enferma, decide que ha llegado el momento de matar a todas. Pues así es como nos comportamos en relación a la naturaleza, y más en concreto con el problema de los incendios forestales.

Los fuegos se apagan en invierno. Si, en invierno. Con silvicultura y cuidado del monte. Con la vigilancia necesaria y la gestión preventiva. Con leyes que se cumplan. Y castigos duros: quien practique quemas incontroladas de rastrojos debe sufrir todo el peso de la ley. O sea, al trullo con él y embargo de propiedades y rentas.

Las redes sociales claman contra los responsables políticos que han permitido que Valencia vea arder su pulmón verde. Pero poco o nada hicieron para evitar que esto llegase a ocurrir. El problema es que llevamos décadas mirando para otro lado, confiando en que sean otros quienes asuman la responsabilidad y pongan la cara. Nadie se ha preocupado en España por exigir a los gobiernos un plan de recolonización de las áreas rurales, por plantear recuperar el monte y los bosques como fuente de riqueza, y castigar con la dureza que merece a todo aquel que crea que el campo es su estercolero privado.

Basta dar una vuelta por las zonas frecuentadas por domingueros, para observar la inmundicia que los urbanitas pijos dejan a su paso en los merenderos campestres. ¡Cuánto podríamos recaudar si a cada imbécil gorrino que tira un papel en el bosque le clavamos una multa de mil euros! Que me paso veinte pueblos. Si, los veinte pueblos que ahora corren peligro por culpa del fuego.

Vender la piel antes de cazar al oso

03/07/2012 6 comentarios

Rajoy anda en sus líos europeos. No ha tenido tiempo para ocuparse de los fuegos que arrasan España, figurada y literalmente hablando. Para eso están los subordinados. Si tiene tiempo para ir al fútbol. Pero es que una final desde el palco de autoridades no es algo que pueda disfrutarse todos los días.

Quizás para justificar tanto viaje, aunque a todos se nos antoja que han sido Hollande y Monti quienes han hecho todo el trabajo, Rajoy nos ha vendido el acuerdo en el Consejo de Europa. Sin embargo, ayer se desmarcaron los finlandeses asegurando que nos vetarán el acuerdo. A joderse.

Lo cierto es que la actual Unión Europea, con su bajo perfil democrático y sus ineficientes sistemas de decisión, es incapaz de asumir el liderazgo que la crisis económica le exige. La información que llega del frío gobierno finlandés implica el retorno a las posiciones iniciales. Es decir, más ajuste fiscal, más recortes y ninguna compensación.

Nuestra prima de riesgo, es decir, lo que nos cuesta obtener financiación en los mercados, sigue lastrando nuestras posibilidades de crecimiento. La falta de soberanía común sobre el euro está arrasando los pilares fundamentales de nuestra economía y lleva a la desesperación a millones de familias, que no sólo están pasándolo muy mal sino que tampoco ven esperanza alguna en el horizonte.

En las actuales circunstancias, debemos volver a plantearnos si realmente nos interesa o no pertenecer a un club al que no le importamos una mierda. Quizás sea mejor mandarlo todo a hacer puñetas y comenzar de cero que seguir insistiendo en un proyecto cada vez más injusto y perjudicial para nuestros propios intereses.

Europa no ha aprendido a aplicar la regla de oro de toda negociación: gana-gana. Las discusiones en el seno de la UE siguen planteándose en términos chovinistas en los que, inevitablemente, uno debe perder para que el otro se salga con la suya.

Esta no es la Europa que nos vendieron ni la que nos interesa. Eso es lo primero que tendría que tener claro Rajoy. Por desgracia, nuestro estadista jefe, se dedica a vender la piel antes de haber cazado nada. El PP saltó de alegría al ver que crecimien se cobraron la pieza germana que buscaban. Pero ese sueño ha durado lo que dura una lluvia de verano, y sólo tres días después de haber alcanzado los acuerdos, estos parecen evaporarse en medio de tanta calima. Las espadas vuelven a estar en alto por la amenaza de Finlandia, y aún queda por saber qué dirá el constitucional alemán de los acuerdos suscritos. Porque esa es otra, Alemania, antes de entrar en el euro, se curó en salud protegiendo constitucionalmente su independencia. ¿Alguien desliará el lio europeo? Quien lo desliará, el desliador que lo deslíe, buen desliador será. 

El juego sucio del PP

El PP sabe que la cosa está más dura que madura. Que aquí la peña se arrepiente de haber votado lo que votó. Como no llegue un milagro y llegue pronto, puede que en las próximas no les vote ni la madre que los parió. Así que, en vez de gobernar e intentar hacer las cosas medio bien (bien del todo parece que es mucho pedirles), se dedican a hacer oposición, y como ellos acostumbran, de la peor manera posible.

Resulta que la ministra de empleo, doña Fátima Báñez, quien no ha cotizado en su vida, ha filtrado una documentación relativa a los ERE fraudulentos del PSOE en Andalucía. La cosa tiene miga, porque supone el uso partidista y sectario de una información a la que ha tenido acceso en función de su cargo. Vamos, que si esto lo hacen a las bravas, que no estarán dispuestos a hacer a escondidas.

Es alarmante que quienes tienen bajo su control los servicios secretos del país se dediquen a usar la información confidencial de sus ministerios contra la oposición política. Esto ocurre en las repúblicas bananeras y causa la dimisión de media docena de espabilaos. En España no, aquí lo de dimitir o echar a la gente por inútil y sectaria está muy mal visto. Aquí siempre es mejor practicar el corporativismo cateto y defender a los tuyos aunque sean de la peor ralea.

Que conste que tengo ganas de saber quien está tras los ERE y las subvenciones dilapidadas en coca y putas. Quiero saberlo para, entre otras cosas, poderme despachar a gusto con ellos en esta ventana pública. Acordarme de la madre que los parió y de los bobos chupachancletas que les auparon a la cima y rieron sus gracietas. Pero en un Estado de Derecho, no basta con hacer las cosas, hay que hacerlas como mandan las reglas del juego. No vale deslizar bajo la puerta de un periodista afín, en secreto y con nocturnidad, la información que pone a caer de un burro a tus adversarios políticos.

Lo lógico, lo correcto, lo adecuado, lo caballero y lo valiente era haber convocado una rueda de prensa y haber contado la verdad a cara descubierta. Mucho me temo, sin embargo, que este tipo de prácticas infames, de pasamontañas político, está demasiado arraigado en los dos grandes partidos. Ahora que el PP ha vuelto al juego sucio para caldear los ánimos contra el PSOE, es más que probable que el PSOE responda con la misma moneda y filtre información de la subcomisión que analiza el caso Bankia. Donde las dan las toman.

La lástima es que usted y yo, seres ajenos a las cloacas de la política, tengamos que aguardar las bajezas de los unos y los otros para enterarnos de que coño está sucediendo en nuestro país.

Me hubiese gustado que la ministra de empleo que nunca ha trabajado, hubiese presentado la información con luces y taquígrafos, a cara descubierta. Y que la comisión de Bankia no fuese a puerta cerrada. No pudo ser. Les pueden sus miserias. Hubiese estado bien, que la información llegase de un periodismo independiente y de investigación. Tampoco. Aquí los políticos juegan a periodistas y los periodistas quieren hacer política. En medio de tanta bajeza y miseria moral, los ciudadanos sólo nos enteramos de la verdad gracias al juego sucio de los mediocres. Mal rayo les parta a todos.

A %d blogueros les gusta esto: