Inicio > Cern, Ciencia, País, Unión Europea > El Bosón de Higgs

El Bosón de Higgs

Por segunda vez en esta semana, me alejo de la habitual crítica sociopolítica para adentrarme en terrenos muy alejados de las frecuentes meteduras de pata de nuestros próceres. Transito estos caminos con miedo; pues no soy ningún experto en física, y menos en la física de partículas. Ruego que sean indulgentes si no soy todo lo preciso que merece el tema, pero creo que es importante comentar el último gran avance de la ciencia.

Y es importante tratarlo aquí por dos razones. Primero, porque no se trata de un avance científico que vaya a generar grandes mejoras inmediatas en nuestra vida cotidiana. Ni ordenadores más potentes, ni coches voladores, ni una solución a la crisis energética o al cambio climático. Se trata, en exclusiva, de Conocimiento, que no es poca cosa.

En segundo lugar. Considero que conviene guiñar un ojo a la ciencia en un país en el que está tan maltratada. El futuro estará condicionado por dos vectores: cambio climático y gestión del conocimiento. En España, en los dos, vamos de culo. Nuestros políticos son bastante analfabetos en lo que a cuestiones científicas y tecnológicas se refiere. Ese miedo a lo que no se comprende es, en última instancia, el mayor enemigo del despegue científico – tecnológico de nuestro país. No está de más comentar algunos avances científicos, de estos en los que en sus redes sociales los políticos nunca hablan, para sacarles los colores.

Resulta que el anuncio del descubrimiento del bosón de Higgs es el acontecimiento científico más esperado del último medio siglo. En sí mismo, no implica ningún avance, pero confirma el camino seguido por la ciencia durante cincuenta años. Si el bosón de Higgs se hubiese demostrado falso, la física tendría que replantearse sus propios fundamentos, pues hace décadas que habría errado la dirección. Por fortuna, las hipótesis sobre el origen de la materia se confirman con el descubrimiento del bosón de Higgs, dando por bueno el Modelo Estándar, (algo así como la tabla periódica del universo de partículas) y consolidando el conocimiento que poseemos en física cuántica.

En el Universo coexisten cuatro fuerzas básicas: la gravedad, el electromagnetismo y dos fuerzas atómicas, la nuclear débil y la nuclear fuerte. Estas grandes fuerzas interactúan constantemente gracias a las partículas. Sin ellas, el Universo mismo desaparecería. El electromagnetismo, por ejemplo, mantiene la materia unida gracias al intercambio de partículas, en este caso los fotones. El problema era es que, aunque el Modelo Estándar, que uniría las teorías de la relatividad con los mecanismos cuánticos, explica las interacciones de las partículas en la materia, no podía explicar el origen mismo de la materia. Esto implicaba la suposición de la existencia de una partícula que dotase de masa a cuanto nos rodea.

El físico Peter Higgs, propuso una partícula fundamental (en el Universo existen dos tipos partículas fundamentales: los bosón y los fermiones) que sería a la vez una partícula y un campo ondulatorio.

El Campo de Higgs, formado por estas curiosas partículas duales, surgió sólo una fracción de segundo después del nacimiento de nuestro Universo, y es el responsable de las propiedades de la materia e incluso la propia existencia. Se trata, pues, de un superviviente del big bang.

Tanta importancia tiene, que se ganó el sobrenombre de partícula de Dios. Apelativo que tiene su origen en la obra La partícula divina: si el Universo es la respuesta, ¿Cuál es la pregunta? del físico y nobel de física Leo Lederman.

Su descubrimiento, como hemos dicho, confirma las bases fundamentales de la mecánica cuántica y avanza nuevos descubrimientos sobre ese universo primordial que dio origen a cuanto existe hoy en día. Un excelente noticia que invita al optimismo.

Higgs llora emocionado al conocer la noticia

Higgs: “Nunca pensé que esto ocurriría estando yo con vida”

 

About these ads
  1. 05/07/2012 en 17:52

    No soy muy de ciencias sin embargo me alegro de cualquier avance científico. Hace falta cabeza para solucionar un problema de cualquier tipo. Cabeza y ciencia que clasifique los logros de ella para poder aplicar el conocimiento obtenido a la resolución de problemas nuevos. Aunque no me afecte el tener una partícula más o menos quiero una ciencia que no se quede estancada en leyes fundamentales que se canten como el padrenuestro. Hay que buscar más al fondo y hay que dudar de todo para darle veracidad.

    • 07/07/2012 en 17:26

      Totalmente de acuerdo, contigo. La ciencia se alimenta de la curiosidad. Si la reducimos a unas cuantas ecuaciones o leyes que aprenderse en la escuela acabaríamos por desvirtuarla. Sin espíritu crítico y curiosidad no hay ciencia,y tampoco avances sociales.
      Una saludo, manospal.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: