Inicio > Eurovegas, Gobierno, Iglesia Católica, País, Política, PP, Rajoy, Turismo > De geriátrico a puticlub

De geriátrico a puticlub

España iba camino de convertirse en el geriátrico de Europa. Poco antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, la llegada de la crisis y de irnos todos al carajo, el modelo económico que impulsaban los unos y los otros, PP y Psoe, intentaba imitar al de Florida, y convertir nuestro país, como ocurre con ese estado norteamericano, en un paraíso para los jubiletas de clase media y alta. Tampoco era la panacea, pero mejor trabajar en un geriátrico que de puta.

Como se nos torció el asunto, nuestros próceres se dedican a buscar inversiones, a cual más rocambolesca. Ahora todo Madrid trabaja para acoger el Eurovegas. Ese proyecto de  macrocasinos que exige un cambio en la legislación fiscal y en la ley contra el tabaco. Pretenden crear una isla del vicio que atraiga a todos los ludópatas, pendencieros y puteros de Europa a dejarse aquí los cuartos.

Es decir, quieren convertir Madrid en el puticlub de Europa. Que conste que la frase se la he robado a Felipe González, quien, con buen criterio, ha cuestionado que se pueda confiar el futuro de la creación de empleo a proyectos como este.

Un tugurio como el que proponen no lo quieren en ninguna parte. Por mucho oropel y maquillaje que usen, siempre será un lugar en el que no nos gustaría que trabajasen nuestros hijos.

Quizás me esté poniendo más moralista de la cuenta. Pido perdón, pues los vicios son para disfrutarlos y no deberían ser objeto de crítica. Pero cuando se pretende hacer de los vicios una forma de vida y marca de identidad de un país, la cosa es bien diferente. A nadie debería recriminarse por fumar un canuto, beberse un whisky, jugar una partida con los amigos o irse de putas. Esa es la libertad de cada uno de hacer lo que le sale de los reaños. Por mí perfecto. Nada que objetar. Transformar un país en el tugurio del juego, el alcohol, y las putas (que acudirán allí como moscas a la miel, al tiempo) es otra cosa muy distinta.

Sorprende que la Iglesia, tan rauda para criticar la unión entre personas libres del mismo sexo, no ponga reparos ni amenace con la excomunión a quienes patrocinan el proyecto. No sé si lo saben, pero las Vegas no se parece en nada a la Catedral de la Almudena.

Me gustaría que España fuese conocida por su cultura, su literatura, su música, sus avances científicos, una economía sostenible y abierta… por todas esas cosas que nos hacen sentir orgullosos de ser españoles. Sin embargo, en solo unas décadas, España será conocida en el mundo por el juego, el alcohol y la prostitución. ¿Es esta la herencia que queremos dejar a nuestros hijos?

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: