Inicio > Crisis, Gobierno, Iglesia, Internet, medios de comunicación, País, Partidos, Política, Rajoy, Sindicatos > ¿A qué juegan algunos medios de comunicación?

¿A qué juegan algunos medios de comunicación?

El día de ayer, algunas televisiones nacionales dieron como noticia la existencia de un bulo en internet en el que se afirma que existen medio millón de políticos en España. Aseguraban que esto es falso, y que en España sólo existen 73.000 políticos electos, 65.000 de los cuales son concejales, el 90% de ellos sin remuneración alguna.

Esta afirmación sólo encierra una verdad a media. Nosotros, en este blog, hemos defendido muchas veces que existen 77.000 cargos electos, 350.000 políticos cargos de libre designación y 100.000 sindicalistas. Sólo Rajoy tiene más de un centenar de asesores.

La diferencia entre los 77.000 cargos electos y los 73.000 está en las diputaciones y órganos comarcales, cuya designación recae sobre concejales municipales y la duplicidad de algunos políticos, que son parlamentarios y senadores. La diferencia entra las cifras es de sólo un 5%; nada mal para elaborar los datos a partir de una información parcelada, pues no existe en España un registro en el que consultar el número y función de los cargos públicos.

La crítica – lo hemos dicho  muchas veces – no es por el número de electos. Número que estaría algo por debajo de la media europea. La crítica se dirige directamente a los cargos de libre designación, al personal eventual de los gabinetes y a los asesores.

Los alcaldes de capitales de más de 200.000 habitantes suelen tener secretaria personal, jefa de prensa y una media de dos o tres asesores. Todos puestos de libre designación. ¿Por qué no utiliza a los funcionarios?  La respuesta, para muchos, es obvia.

País de ciegos se ha posicionado contra la reducción en el número de concejales y parlamentarios. Consideramos que ni constituye un ahorro significativo, ni favorece la correcta gestión de las instituciones. De hecho, hemos dicho en muchas ocasiones que, una hipotética reducción de los cargos electos, supondría una lesión muy grave de la democracia, impediría la presencia adecuada de las minorías en los parlamentos y provocaría una mayor desafección de los ciudadanos y las instituciones democráticas.

Igual que hemos defendido la conservación del número de concejales y parlamentarios, cuya reducción a nuestro juicio obedece a intereses partidistas y resulta intolerable, hemos denunciado la existencia de redes clientelares en la administración. Un número desproporcionado de asesores y puestos de libre designación, así como un entramado parapolítico formado por sindicatos, organizaciones patronales, fundaciones y oeneges que viven casi exclusivamente de las subvenciones, es decir, del dinero público. Lo hemos denunciado y lo seguiremos denunciando, tal y como hacen también otros muchos blog independientes.

Puede que algunos consideren que el asesor de un político no es un político. Una discusión conceptual que no me atañe. Para mí, quien es designado por un político para una función pública sin haber pasado unas oposiciones y con un criterio ideológico – partidista es y será un político.

Podemos equivocarnos, en cuyo caso rectificamos sin problemas, pero jamás engañar, ni faltar a la verdad. Desconozco las razones por las que ciertas televisiones han sacado esta noticia. Quizás no tenían otra información que ofrecer. Qué curioso. Con la de cosas que pasan en el mundo y en España. Más curioso resulta que, algunas cadenas que han cuestionado el “bulo de los 450.000”, dieron por buena una información sobre Hollande, en la que se afirmaba que había retirado las ayudas a la Iglesia, cosa que está en su programa pero aún no ha hecho. Espero que por falta de tiempo.

No sé a qué juegan, ni que pretenden intentando desacreditar la información que dio a conocer, si no estoy mal informado (si lo estoy pido perdón) el diario online El Aguijón, y a los blogs y ciudadanos que, tras contrastarla y hacer sus propios cálculos, han difundido esta información.

La cadena de televisión en la que vi la noticia habló también de los sueldos de los políticos, indicando el salario que cobra el actual presidente del gobierno. De lo que se olvido mencionar es de qué también cobra por ser diputado, por dietas y como presidente del PP. Resulta que los ingresos que escandalizan es del hecho de cobrar varios sueldos y simultanear cargos para engordar la nómina. Nosotros nunca habíamos hablado de los salarios de los políticos, pero aprovechamos la ocasión para mostrar nuestra indignación ante el cobro de varias nóminas. En política se debería pagar por la dedicación exclusiva, y no por el número de cargos que se ocupa. Un político, un sueldo, si quiere simultanear responsabilidades es su problema.

Invitamos al lector a contrastar toda información. Y recordamos que no somos un blog de noticias. Nosotros somos un blog de opinión, y mil cargos arriba o mil cargos abajo nos la resbala: SOBRAN TODOS LOS POLÍTICOS NO ELEGIDOS EN LAS URNAS. Si quiere llamarlos asesores es problema cada uno, pero que sepan algo: LOS ASESORES TAMBIÉN SOBRAN. Exigimos conocer con claridad el número de asesores en todas las administraciones, sus salarios y funciones. También queremos saber el dinero público que acaba en manos de “entidades sin ánimo de lucro”. Nosotros, por lo menos, estamos un poquito hartos de que se ejerza la solidaridad con el dinero ajeno, se haga sindicalismo con cargo a los presupuestos generales y se financien religiones o ideologías con nuestros impuestos.

 

About these ads
  1. 23/07/2012 en 16:08 | #1

    No son sólo los medios de comunicación tradicionales. Hay también blogs, uno de ellos entre los más vistos, que arrementen contra esto con ahínco.
    Personalmente y a falta de otro más científico y contrastado lo acepto y lo doy a conocer.
    Yo también quiero una estadística que nos de un número aproximado y que incluya tanto cargos electos como los de confianza nombrados por los anteriores. Mi opinión es que los políticos en su trabajo deben servirse y apoyarse en el trabajo de los funcionarios. No me vale lo de su presunta falta de confianza en ellos. En la función pública la confiabilidad se presupone como el valor en la mili. El funcionario y también el político como no responden ante la ley y cualquiera puede reclamárselo si se aparta de su cumplimiento. Tampoco el hecho de que un cargo de confianza pueda ser más eficaz que otro equivalente que ya pagamos todos y que queda sin funciones por un interés o capricho personal. El interés particular de una persona por muchos votos que consiga no puede quedar por encima de la ley o el bien común. Esto también vale para los liberados y santificados a tareas en organizaciones que no defienden el interés público sino el de unos pocos o muchos afiliados en estos tiempos que corren son un lujo que no podemos permitirnos.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: