Inicio > atentados, crimenes, Gobierno, Guerra, Israel, ONU, OTAN, País, Política, Siria, Terrorismo, Violencia > Siria, Irán y el atentado antisemita de Bulgaria

Siria, Irán y el atentado antisemita de Bulgaria

El atentado antisemita sufrido en Bulgaria el pasado 18 de julio es un intento de internacionalizar el conflicto sirio. La posible caída del régimen de Bashar al-Assad está movilizando a sus aliados en la región en un intento de lograr que la guerra civil se convierta en una guerra global en Oriente Medio y Próximo.E

La estrategia no es nueva. Turquía ha tenido que resistir las provocaciones del régimen sirio que ha llegado a derribar a dos aviones turcos de la OTAN, en vuelo sobre aguas internacionales, y atacar a refugiados en las áreas fronterizas, dentro de territorio turco. El gobierno de Turquía, aunque ha optado siempre por la prudencia, se ha visto obligado a fortalecer sus defensas ante un hipotético ataque de Siria, incluso concentrando artillería pesada en la frontera entre ambos estados.

Como esta estrategia de la provocación parece que no está dando resultado, al menos no en la forma que deseaba al-Assad, han sido sus amigos iranís quienes han buscado la confrontación atacando a los ciudadanos israelís.

A los servicios secretos de Europa, Israel y Estados Unidos no le cabe duda sobre la autoría intelectual de la masacre: Qasem Soleimani, comandante de las Fuerzas Qods, fuerza de élite del ejército iraní, integradas en el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, dedicada a las operaciones fuera de territorio iraní.

Habría sido esta división militar del régimen de Ahmadinejad quien, apoyándose en el brazo iraní de Hezbolá, preparó el sangriento atentado. Hezbolá, que en árabe significa <<partido de dios>>, es una organización de origen libanesa, pero con presencia en casi todos los países de la región. Cuenta con un brazo político y otro paramilitar que, a pesar de su origen libio, se formaron en el islamismo chiita de Jomeini durante la Revolución Islámica de Irán.

Este grupo terrorista ha mantenido siempre una estrecha relación con el régimen de Irán y los alawitas sirios, minoría del país a la que pertenece al-Assad y que controla el gobierno y el ejercito de este país islámico. Su irrupción en el conflicto supone una clara apuesta de los regímenes iraní y sirio por arrastrar a toda la región hacia un conflicto armado de consecuencias impredecibles, probablemente de alcance global.

El atentado de Bulgaria supone, también, la confirmación de las sospechas sobre la infiltración del terrorismo islamista en este país. El embajador de EE.UU, John Beyrle, expresó su preocupación por la situación en 2005: <<el aumento del desempleo, la debilidad de las instituciones que promueven el islam moderado y una discriminación de larga data hacen a los musulmanes búlgaros vulnerables al extremismo>>. De hecho, el pasado mes de junio, fueron detenidas 13 personas al sur de Bulgaria por pertenencia a un célula terrorista salafista.

Desde este país se han intentado organizar también en otros estados vecinos, como en Checoslovaquia, donde la policía también detuvo a dos búlgaros de origen musulmán vinculados con Hezbolá, sospechosos de tráfico de armas y explosivos desde el Cáucaso ruso. En esta región, en concreto en Tatarstán (Cáucaso norte), los islamistas asesinaron recientemente al muftí moderado, IIdus Faizov. En el crimen estuvo implicado un empresario que organizaba peregrinaciones a la Meca; todo indica que era una manera de financiar y blanquear fondos para la yihad a la que se opuso el muftí, razón que le costó la vida.

La situación se vuelve, cada día que pasa, en más peligrosa e explosiva. El auge de los Hermanos Musulmanes (aunque tradicionalmente opuestos al régimen sirio, tienen como referente en Palestina a Hamás), un grupo fundamentalista y panislamista; la caída de antiguos regímenes, sin que exista una clara voluntad en los opositores de instaurar una democracia o un acercamiento progresivo a occidente; y el recrudecimiento de las acciones terroristas con la finalidad de provocar a Turquía, Israel y Europa puede terminar por provocar un largo y cruel conflicto en la zona.

Israel debe evitar caer en las provocaciones y apoyarse en el Derecho Internacional para hacer valer la justicia en estos atentados que está sufriendo. Europa debe sus deberes y actuar con mayor contundencia contra los grupos islamistas, tanto salafistas como chiita, que operan en nuestro territorio. Debe perseguir con idéntica determinación tanto a las células terroristas cómo a las estructuras logísticas, financieras y a la propaganda yihadista. No hacerlo implicará gravísimos problemas en el futuro. Un futuro quizás muy cercano, a la vista de los esfuerzos de Hezbolá por traer el conflicto sirio a Europa. 

About these ads
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: