Inicio > Banco Central Europeo, Bundesbank, Crisis, Gobierno, Lobby > EL BCE es un lobby al servicio del Bundesbank

EL BCE es un lobby al servicio del Bundesbank

Esta lapidaria afirmación pertenece a Vicenç Navarro, economista, politólogo y catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y de la Universidad John Hopkins de Baltimore. En una entrevista concedida el pasado sábado a la cadena Ser, el veterano profesor, una de las mentes mejor amuebladas del país, reconocía que <<que el BCE no es un banco central>>, pues no está cumpliendo con uno de los objetivos básicos de una institución de estas características: garantizar la liquidez a los estados y defender la deuda pública de la especulación.

Coincidimos en su análisis de los problemas. El diseño del euro fue un error, pues no se tomaron las precauciones debidas ante las posibles contingencias que el futuro podía deparar. La situación actual es una consecuencia directa de los errores que se sucedieron en la preparación e implantación del euro. Desde Maastricht al tratado de Lisboa. La falta de unos Estados Unidos de Europa, de un sistema de elección directa y gobierno común, ha dejado a las instituciones europeas al arbitrio de los vientos más poderosos. Y estos vientos, en cuestiones económicas, son los alemanes.

La semana pasada publicábamos un artículo titulado “Draghi contra Draghi” donde poníamos énfasis en la necesidad de una mayor autonomía del BCE. Estoy convencido que Draghi – que tienen muchos defectos, pero la estupidez no es uno de ellos – sabe de la necesidad de implicar al BCE en una reforma profunda de la UE. La cuestión es si tendrá o no en su mano la fuerza para lograr que el BCE se convierta en aquello que siempre debió ser. No lo va a tener fácil, y no parece que la política de los veintisiete pase por facilitarle las cosas. Siquiera creo que la política europea de Rajoy esté orientada en la buena dirección.

Queda mucho todavía por hacer en Europa, donde el juego de equilibrios implica paso lento y dubitativo. Se diría que, por cada dos pasos hacia delante, haya que dar otro hacia atrás. Las declaraciones de Draghi tras la reunión de la semana pasada del BCE fueron un jarro de agua fría para los mercados. Sin embargo, sus palabras no fueron tan desalentadoras como pudo parecer a los más impacientes. Es verdad que el agua la tenemos al cuello y que apremia tomar medidas. También que el mes de agosto no es el más aconsejable para nada.

Draghi aplazó su respuesta a los mercados de deuda sine die. Incluso la condiciono a una petición formal o informal de rescate por parte de España, pero también garantizó que haría aquello que se tiene que hacer. Es un paso atrás, esperemos que para tomar impulso.

 

Nota: Excelente artículo de Vicenç Navarro que merece la pena leer con atención http://www.vnavarro.org/?p=7648

About these ads
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: