Archivo

Archive for the ‘Elecciones Andaluzas 25 de Marzo 2012’ Category

Andalucía, el reto

04/04/2012 1 comentario

Los resultados de las elecciones andaluzas y asturianas ofrecen la oportunidad única de hacer un frente común desde la izquierda, confrontando las respuestas progresistas de quienes creemos en el estado del bienestar frente a la oleada conservadora que está arrasando todo el continente.

El reto más importante es lograr que IU y el PSOE se entiendan, que sean capaces de acordar un proyecto común que haga posible lo que nos están diciendo que es imposible: salir de la crisis sin renunciar a los derechos laborales y sociales, a la forma de vida de la que nos dotamos en la Constitución de 1978.

Será difícil. Tanto por la distancia que existe entre las dos formaciones como por la oposición frontal del gobierno de España, que intentará (ya ha empezado a hacerlo) boicotear cualquier iniciativa del ejecutivo andaluz. Pero a pesar de todas las dificultades, la izquierda en Andalucía debe estar dispuestas a lograr su objetivo: demostrar que se puede salir de la crisis sin dejar a nadie ni a nada en el camino, y además, lograrlo antes que aplicando las recetas neoliberales de Merkel y compañía.

Ni la formación que hoy dirige Cayo Lara ni el PSOE pueden permitirse el fracasar. Hay demasiado en juego como para que los intereses particulares de estas dos formaciones políticas perjudiquen al reto que la sociedad les ha impuesto.

Andalucía se ha convertido, de un día para otro, en el reto de la izquierda española, pero también europea. Aún a la espera de la victoria de Hollande en Francia, lo que ocurra en Andalucía de ahora en adelante será visto por toda la socialdemocracia europea con inusitado interés. Con el tamaño de un país medio de la Unión Europea, tanto en población como en superficie, Andalucía se convierte en el laboratorio donde la izquierda podrá poner en práctica y experimentar sus propias soluciones a la crisis económica.

Algunas reflexiones sobre las elecciones andaluzas

Acabamos de conocer los resultados y queda mucho por decidir. La mayoría de izquierdas ha dejado al PP con cara de tonto; pero la llave está en manos de una formación política tan inestable como IU, capaz de lo mejor y lo peor según amanezca el día claro o nuboso.

IU ha favorecido el gobierno del PP en Extremadura. ¿Ocurrirá lo mismo en Andalucía? Confío en que no. Si dentro de la coalición que lidera Cayo Lara persiste un mínimo de sentido común y comprensión de la realidad, evitarán que el PP gobierne en Andalucía. No ayudar al PSOE equivale a cavar su propia fosa en las próximas generales. Nadie les creerá si dejan que la derecha se haga con el poder en Andalucía.

Aún es pronto para hacer valoraciones sobre cómo quedará, al final, el gobierno de la Junta de Andalucía y las consecuencias en el conjunto del Estado. Pues dependerá mucho de cómo se gestione los tiempos y los acuerdos de ahora en adelante.  Pero hay algunas cuestiones de las que si no hablamos hoy, difícilmente tendremos oportunidad de hacerlo en el futuro.

Hablo de la desilusión de UPyD. Una desilusión forjada a tiempo completo y que pueden agradecer a su líder Rosa Diez. Sus posiciones centralistas en extremo terminarán pasando factura a esta formación política. La andadura de este partido, no lo olvidemos, vino de la mano de la socialdemocracia; muchos hombres y mujeres progresistas vieron en esta formación joven la oportunidad de construir una alternativa a un PSOE viejo y achacoso. Sin embargo, el discurso está situando a UPyD cada vez más a la derecha. El desprecio con el que hablan de las comunidades autónomas e incluso de elementos culturales que son sello de identidad de algunos pueblos de España, recuerda a los discursos del franquismo sociológico en el comienzo de la democracia, cuando se daban los primeros pasos hacia el estado de las autonomías. Es verdad que su discurso siempre calará en algunos sectores del electorado, pero muy poco tendrán que roer en territorios como Andalucía, donde el nacionalismo causa urticaria pero como se le ocurra a alguno cuestionar lo andaluz no tienes sitio donde esconderte.

Equo tampoco despega. No es de extrañar. La estrategia de Uralde es equivocada. Pretender ir de la mano del fracasado partido de los Verdes y obtener resultados distintos a los que estos obtenían es ingenuo, por calificarlo de forma suave. En Andalucía, y cada vez en más sitios, se percibe a Equo cómo el disfraz de los Verdes.  No es un problema de educación o cultura política, ni falta de medios, ni bipartidismo o polarización de la política; es mucho más simple: si haces lo mismo, cosechas idénticos resultados. ¡Cuánta esperanza frustrada! Cuando Juantxo planteó la fundación Equo muchos sintieron (sentimos) verdadera ilusión. Confiábamos en la construcción de un partido verde de corte europeo, una opción necesaria e inspirada en los verdes alemanes. Sin embargo, en vez de buscar la renovación del movimiento verde en España, han optado por perpetuar las mismas posiciones antisistema y nutrirse de los restos de otras formaciones verdes.

El Partido Andalucista. Triste final para una formación que hace apenas diez años estuvo gobernando en coalición con el PSOE. Ahora se han quedado fuera del parlamento, y son ya dos legislaturas sin obtener escaños. Es probable, muy probable, que nunca vuelvan a obtener parlamentarios. Se escudarán en el bipartidismo y en otras lacras de nuestra política. No les falta razón, pero hay que ser también sinceros y saber reconocer los errores. La situación por la que pasa el Partido Andalucista es consecuencia de sus errores. Cuando gobernaron, lejos de construir un partido sólido, usaron las instituciones a modo de agencias de colocación, y los delegados provinciales se elegían por vasallaje. Hubo muy poca democracia interna. Y de aquellos polvos estos lodos.

La derecha se estrella en Despeñaperros

Hordas de azules gaviotas cantaban victoria. Obispos y otras sotanas invitaban a votar a quienes pretenden dificultar el aborto y los matrimonios homosexuales. La Brunete Mediática aireaba los casos de corrupción acumulados por el PSOE durante treinta años de gobierno y auguraba una holgada mayoría absoluta para el vasallo de Rajoy en Andalucía. Llegan las elecciones y Arenas bebe la victoria más amarga. Porque sus históricos resultados no son más que la constatación de una realidad palpable en la calle: Por ahí no!!!

Algunos insistirán en que la victoria ha favorecido al PP. Falso de toda falsedad, la derecha aglutinada en torno a un único partido vuelve a ser derrotada en Andalucía por una Izquierda siempre heterogénea y dividida. Queda saber si IU será capaz de comprender el mensaje y actuar de forma prudente. Todo el mundo confía en que los votos obtenidos por IU sirvan para airear las administraciones andaluzas después de tantos años de gobierno del PSOE y para frenar a la derecha. Si ocurre en Andalucía lo mismo que en Extremadura, donde la actitud de IU ha significado la llegada del PP al gobierno, Cayo Lara puede hacer las maletas, porque en el conjunto de España no los votaría ni sus madres.

Las encuestas y sondeos que daban una clara y fácil victoria a Arenas, el eterno aspirante del PP al gobierno de la Junta de Andalucía, buscaban desmotivar a la izquierda, hacer que los votantes de izquierdas, en especial los más descontentos con el PSOE, se quedasen en casa ante un destino inevitable, una verdad escrita que – aseguraban – nada iba a torcer. Pues se torció.

Ni los sermones en las iglesias, ni el uso impropio y bastardo de los actos en honor a la Constitución de 1812, la “Pepa”, donde Rajoy se marcó un mitin vergonzoso y vergonzante, ni los escándalos de corrupción en los que la publicidad mediática coincidía asombrosamente con  las actuaciones judiciales, ni las encuestas, ni nada les ha servido para evitar que los electores de izquierdas frenen el apogeo de la derecha una vez conocida su verdadera cara.

Conviene a Rajoy hacer lectura atenta de lo sucedido en Andalucía. Sé que lo hará. Cosa distinta que lo reconozca públicamente. Dirá una cosa y pensará otra, pero a eso ya nos tiene acostumbrado. La verdadera incógnita es si será capaz de rectificar o seguirá en una huída hacia delante.

El trago andaluz

Lo ocurrido en Andalucía tiene una lectura compleja. En primer lugar, está el hecho diferencial andaluz, tan denostado por la derecha. Hay quienes piensan que Andalucía es una extensión de Castilla, un accidente geográfico del que habría que culpar al Guadalquivir; pero Andalucía es mucho más que región de España, es un pueblo y una cultura que se siente español pero nunca castellana, madrileña o murciana. Ortega y Gasset, en su Teoría de Andalucía, obra cuya lectura recomiendo encarecidamente a Rajoy, Arenas y Cospedal, dice Andalucía, que no ha demostrado nunca pujos ni petulancias de particularismo; que no ha pretendido nunca ser un estado aparte, es, de todas las regiones españolas, la que posee una cultura más radicalmente suya. Sabio era Gasset, no deberían olvidarlo quienes pretendan gobernar esa tierra.

El olvido del hecho diferencial hace que el PP erre su discurso año tras años. Nunca han estado en condiciones de gobernar en Andalucía, ni lo estarán hasta que no asuman la realidad propia, singular y exclusiva de esta tierra. Es verdad que no han caído en anteriores tropezones. Poco o nada se ha visto en Andalucía a Aguirre o Cospedal; no se las puede ni ver en Andalucía y el PP lo sabe, por lo que han intentado mantenerlas ocupadas y ocultas durante la campaña electoral. Sin embargo, esta estrategia de imagen no ha sido capaz – nunca lo es – de disipar el disgusto que causan en los andaluces, hartos de sufrir indigestiones pesadas a causa de las Aguirres y Cospedales.

Otro error cometido por el PP, incapaz de mostrarse en Andalucía como libre y autónomo de las decisiones que se adopten en Madrid, es soltar a los perros rabiosos de sus medios de comunicación, esperando obtener el mismo resultado que en el resto de España. Por mucho que cacareen desde los medios de comunicaciones afines ultraconservadores que Andalucía es un pozo de estiércol donde solo reina la corrupción y la molicie, los andaluces seguirán, mayoritariamente, haciendo oídos sordos a tanta barbaridad absurda.

Podría decir que los únicos pozos de estiércol se han encontrado están en Valencia y Mallorca, comunidades gobernadas por el PP, pero sería entrar en el juego sucio que ellos practican. Un juego en el que solo ganan las porteras y los verduleros. Lo cierto es que en Andalucía, como en cualquier parte – y más si un mismo partido lleva tanto tiempo en el gobierno – se cuecen habas. Casos de corrupción, haberlos hay los; clientelismo, también; tráfico de influencias, ni te cuento; pero también se han logrado muchísimas cosas. Éxitos de gobiernos socialistas que se han pretendido negar o minimizar y de los que los andaluces se sienten muy orgullosos.

El PSOE necesita una fuerte renovación en Andalucía. Es necesario que las administraciones autonómicas se aireen, y acabar con los agravios territoriales internos, pues gran parte de Andalucía siente que se beneficia a Sevilla en perjuicio del resto. Todo eso es cierto, pero solo es una parte de la realidad. Las políticas de la Junta de Andalucía han favorecido el asiento de la población en las áreas rurales, dotado de hospitales, colegios y universidades a todas las comarcas, algo de lo que Andalucía era más que deficitaria al final del franquismo. Ha logrado una notable vertebración del territorio occidental, si bien las provincias de Granada, Jaén y Almería tienen muchos motivos de queja. Andalucía es pionera en energías renovables. Las exportaciones andaluzas crecen 11 por encima de la media nacional. Etc. Realidades que la derecha española no quiere ver, escudándose solo en las  tasas de desempleo y los casos de corrupción. 

RESULTADOS ELECCIONES 25 DE MARZO DE 2012

ANDALUCÍA

PARTIDOS VOTOS % VOTOS ESCAÑOS
PP 1.553.519 40,63       50
PSOE 1.512.144 39,54       47
IU  434.233 11,36       12

 

% PARTICIPACIÓN = 62,21%

Por circunscripción el PP gana en Almería, Cádiz, Córdoba, Granada y Málaga; y el PSOE obtiene la victoria en Huelva, Jaén y Sevilla.

 

ASTURIAS

PARTIDOS VOTOS % VOTOS ESCAÑOS
PSOE 159.697 32,02      16
FORO 123.770 24,82      13
PP 107.449 21,55      10
IU  68.789 13,79        5
UPyD  18.737   3,76        1

 

% PARTICIPACIÓN = 55,92%

 

%d personas les gusta esto: