Archivo

Archive for the ‘PP’ Category

Actitudes desafortunadas.

Alcaldesa de Fuengirola La alcaldesa de Fuengirola, una tal Esperanza Oña, busca protagonismo de la única forma que puede, buscando la polémica y procurando que nadie olvide su nombre. Quiere ser la <<nueva Esperanza Aguirre>>, para lo cual le faltan muchas cosas, empezando por un título nobiliario. Pero no desfallece e intenta una y otra vez ser <<más papista que el Papa>>, luciendo conjuntito y desbocando la palabra. Su último invento: señalar el aniversario de la II República como <<el día del perro>>.  

Esta señora merece un buen tirón de orejas. Es una pena que en el PP ya no quede nadie con la autoridad de poner a la gente en su sitio. Esta ofensa a millones de españoles que se sienten agraviados es innecesaria, absurda, obscena, impropia y sobre todo, inoportuna. No está el horno para bollos.  

Las cosas en España van mal. Y lo peor es que nada invita al optimismo. En este contexto, cuando nos está lloviendo como lo hace, y se pretende que España, junto al resto de países del mediterráneo se convierta en un granero humano para Alemania, es momento de estar unidos y no de generar división. Pero esto algunos no lo entienden. Algunos sólo ven hasta la punta de su nariz, nunca más allá.  

No voy a insistir más en la cuestión. Hay cosas más importantes que andar metiendo el dedo en el ojo a quienes no piensan como tú. Y como al fin de cuentas, supongo que tampoco se quiere discriminar sexualmente a los animales, y el próximo 14 de abril será no sólo el día del perro; también lo será de la perra.  

¿Travesía por el desierto o exilio permanente?

El problema que subyace en el Partido Socialista Obrero Español es que aún no han comprendido la extrema gravedad de la situación en la que se encuentran. No están sólo hasta un castigo electoral y una prolongada travesía por el desierto; están sumidos en un exilio social. No comprenden lo que la sociedad les ha dicho: ¡que se larguen! ¡Todos! ¡No os queremos!

La razón es muy simple: quienes nos han conducido a esta crisis no están legitimados para sacarnos de ella. No basta con hacer examen de conciencia, propósito de enmienda y reivindicar el derecho a rectificar: hay que pulgar las culpas. La gente quiere ver que los culpables abandonan los privilegios asociados a su cargo político y se marchan a su casa para no volver.

Tuvieron su oportunidad y la desperdiciaron. Ahora toca expiar sus culpas. No en la oposición, como pretenden hacer ellos, sino en su casa, en sus puñeteras casas y para no volver, porque no tenemos ganas de volver a contemplarles la geta. Porque a la sociedad española, cada vez que les ve la geta, lo único que les entra es unas ganas locas de rompérselas de un guantazo.

 

Rajoy y sus cosas

El Presidente del Gobierno, en el transcurso de unas jornadas económicas organizadas por el prestigioso The Economist, hizo una defensa cerrada del bipartidismo y aseguró que en España no había <<partidos estrafalarios>> y de <<derivas pocos deseables>>. Quiero pensar que, el señor Rajoy, aún estaba cansado por las cumbres europeas y que habló para, entre otras cosas, tranquilizar a los inversores que allí estaban y dar una imagen de gobernabilidad en el exterior. Lo digo porque, si cree realmente que España va a continuar aceptando un bipartidismo a lo Cánovas y Sagasta, la lleva cruda. E igual podríamos decir del Psoe, encantado también con este discurso de cerrazón bipartidista.

Se argumenta la estabilidad que supone la existencia de dos grandes partidos turnándose en el poder, y sobre todo, concentrando grandes cuotas de poder territorial en Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales y Ayuntamientos. Como ejemplo paradigmático, se pone el caso del Reino Unido, Estados Unidos y Francia. Sin embargo, se olvidan de explicar algunas diferencias sustanciales. En el Reino Unido, los partidos nacieron desde el Parlamento; fue un proceso de creación, digamos que interno. Fueron los parlamentarios quienes se agruparon en dos grandes fuerzas, que por cierto, no eran los dos grandes partidos de hoy. Conservadores y Liberales se turnaron en el poder hasta la aparición del Laborismo, que relegó, pero no excluyo a los Liberales, quienes ya convertidos en Liberal – Demócratas han roto con el bipartidismo tradicional y forman coalición con los toris. Además, a nivel local y en Irlanda y Escocia, la pluralidad es máxima. Para colmo, los parlamentarios – y esta la cuestión de fondo – no tienen disciplina de voto, y en más de una ocasión no dudan en cuestionar abiertamente las decisiones del gobierno aunque sea de su propio signo político.

En Estados Unidos ocurre prácticamente lo mismo. Es verdad que Republicanos y Demócratas se turnan en el poder. Pero el concepto de partido en Estados Unidos es más parecido al que tenemos en Europa de una plataforma electoral. Además, en los estados, juegan un papel muy importante los independientes, en Florida por ejemplo, Charlie Crist, antiguo gobernador republicano se presentó como independiente al senado. Es algo habitual que esto ocurra, incluso que algunos políticos se lleguen a presentar por los dos partidos. Además, no es cierto que los partidos americanos concurran solos, en realidad, cada uno es apoyado por una pléyade de pequeñas formaciones y grupos de presión internos. Por ejemplo, sólo en los republicanos encontramos entre las principales organizaciones la Log Cabin Republicans, Liga de los Gays y Lesbianas Republicanas; Republican Main Street Partnership, Alianza Republicana de la Calle Main; Republican Leadership Council o Consejo de Liderazgo Republicano, que junto a la anterior forman el núcleo moderado del partido; la National Federation of Republican Assemblies, Federación Nacional de Asambleas Republicanas, que son los Teoconservadores; etc. Todas estas organizaciones (y otras muchas) tiene  una existencia propia al margen del Partido Republicano, y presentan sus propios candidatos a las primarias o pactan entre varios la presentación de un candidato conjunto. En cualquier caso, como ocurre en el Reino Unido, los senadores y los congresistas no están sujetos a ninguna disciplina de partido, y responden sólo ante quien los eligió.

En Francia, el sistema es mayoritario y está concebido para el bipartidismo, pero al contrario de lo que ocurre en España, los dos grandes partidos son proclives a integrar en sus candidaturas y sus gobiernos a los partidos más pequeños, configurándose más que dos partidos, dos bloques, el eje izquierdo y el eje derecho, ambos muy plurales. De hecho, Hollande ha integrado a los verdes en su ejecutivo. Además, en las elecciones regionales y municipales, el vencedor obtiene la mayoría absoluta, pero el resto se reparte proporcionalmente entre el resto de las fuerzas políticas. Así garantizan la representación de todas las tendencias. Para presentarse a segunda vuelta es necesario obtener el 5% de los votos en la primera ronda, pero la ley admite que varios partidos se coaliguen para sumar este tanto por ciento.

Además, tanto en Francia como en Estados Unidos, la elección del ejecutivo es presidencial, separando así el aparato legislativo y ejecutivo, dando lugar, en muchas ocasiones a la llamada cohabitación, es decir, cuando el ejecutivo tiene que gobernar con un parlamento del bloque político contrario.

Como ejemplo del desastre multipartidista se pone, con mucha frecuencia, el caso de Italia. Pero en realidad, el problema surgió en la alianza de unidad nacional contra el Partido Comunista, el cual después se terminó hundiendo solo (bueno, con alguna ayudita), la elevada corrupción y el largo brazo de la mafia.

Otros países, como Holanda, Bélgica, Suiza, Dinamarca, la propia Alemania o Israel, con el Parlamento más plural que conozco, acabaron hace mucho con el bipartidismo. España debe hacerlo. Está en manos de los dos grandes abrir el campo, tanto en el Congreso como en las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, es integrar a nuevos partidos con los que poder formar gobiernos de coalición. Y deben hacerlo a la vez que logran regenerar sus propios partidos. De lo contrario, nos dirigiremos, entonces sí, a la italianización de nuestra política. Riesgo que existe si no se ataja con firmeza la corrupción y los dos grandes partidos se hunden electoralmente.

Nunca es buena idea estar contra los tiempos. Tanto el PP y el Psoe deben darse cuenta que las cosas ya nunca serán como antes. El tiempo de los rodillos democráticos ha pasado. La gente clama en la calle soluciones a la crisis económica, a los problemas sociales que esta ha creado y a la regeneración democrática. Una regeneración que pasa, sin lugar a dudas, porque las instituciones dejen de ser  una multipropiedad del PP y del Psoe.

 

Cuando sólo importa maquillar las estadísticas

Las medidas aprobadas por el gobierno para impulsar la economía sólo buscan maquillar las estadísticas, aun a costa de llevar más sufrimiento a la sociedad. La más grave de todas las decisiones ha sido la deducción del 100% de las cotizaciones a la seguridad social durante un año para los contratos indefinidos de menores de 30 años. Dicho de otra forma, se condena a la exclusión del mercado laboral de todos aquellos españoles que se encuentren entre los 30 y los 67 años. Especialmente grave será la consecuencia de esta medida en quienes tienen ahora entre 30 y 40 años. Estos sufrirán una exclusión total del mercado laboral, sin posibilidad de encontrar un empleo y sin ninguna facilidad para emprender una empresa, pues las medidas para autónomos se centran, igualmente, en la franja de los menores de 30 años.

El gobierno de Rajoy ha excluido al segmento de población más vulnerable, pero a la vez también más productivo. Se trata de hombres y mujeres que tienen cargas familiares e hipotecas por pagar. Parejas jóvenes con hijos pequeños. La mayoría muy formados y con experiencia. Sin embargo, la decisión de primar los contratos de menores de 30 años supone que los treintañeros tendrán vedado el reingreso al mercado laboral durante años, cuando no serán expulsados de él para contratar a gente más joven con menos costes salariales. Además, se trata del grueso más valioso de la población activa, pues están formados (tanto o mejor que los recién graduados), dominan las nuevas tecnologías (tanto o más que los jóvenes, además las han empleado no sólo para el ocio y la formación, sino también en el ámbito laboral y profesional) y poseen experiencia. Pero el gobierno ha decidido que es mejor sacrificarlos para que las estadísticas de desempleo juvenil bajen.

La discriminación positiva siempre ha generado agravios, pero en esta ocasión ha llegado a un punto inaceptable. A todos los españoles de más de 30 años los ha convertido en ciudadanos de segunda clase, negándoles la oportunidad misma de encontrar un empleo.  Además, supone un error en términos económicos, porque estamos primando a quienes no han adquirido la experiencia necesaria para afrontar ciertas responsabilidades ni desenvolverse de manera correcta en un empleo. Se está empujando a los jóvenes a que hipotequen su futuro emprendiendo empresas que estarán – en su mayoría – abocadas al desastre. Recordemos que la tasa de mortandad de las empresas en España es altísima, en condiciones normales el 70% no supera los cinco años de vida. No hablemos de una situación como la actual, con una reducción de casi el 10% en el número de empresas existentes el último año. Ya en el 2008, el 20% de las empresas iniciadas desaparecieron durante el 2009. Con estas cifras, emprender un negocio es una heroicidad, pero hacerlo sin contar con una trayectoria profesional previa y sin experiencia sobrada, tanto en el sector como en la gestión del negocio, es un suicidio. Pero nada de esto le importa a Rajoy. No le importa que los jóvenes que se hagan autónomos destruyan su futuro, ni la exclusión laboral que impone a la generación de treintañeros, condenados a rebuscar en los cubos de basura la comida para sus hijos pequeños.

 

 

De la Reforma Local

Es imprescindible. Nadie lo puede poner en duda. La situación de los entes locales en España es vergonzosa. Por un lado, carecen de una financiación adecuada; por otro, son territorio proclive al abuso de poder, la simonía y el clientelismo. Todos sabemos de casos en los que un alcalde y los concejales de su grupo cobran cantidades obscenas, y se rodean de infinidad de asesores, puestos de libre designación, choferes y secretarias. Hay poblaciones de apenas 200.000 habitantes que disponen de gabinetes de prensa (escogidos a dedo) más numerosos que el de Presidencia del Gobierno.  Poner coto a estos abusos, limitando el número de liberados, asesores y puestos de libre designación, regulando sus salarios y evitando las puertas de atrás (proliferación de entes y empresas públicas, y asociaciones subvencionadas por los ayuntamientos), debería ser una prioridad de todos.

El problema surge cuando, a raíz de estos cambios necesarios (una imposición de la realidad, la sociedad y tomada a instancias de la UE, que nos dio varios toques informales al respecto), se intentan colar cuestiones que no son tan pulcras en sus intenciones. Con la Reforma Local que busca el PP, se pretende, entre otras cosas, blindar el bipartidismo.

Es en la administración local donde más fácil tienen lograr representación las fuerzas más pequeñas. Limitando las competencias se pretende que tengan una capacidad de gestión mínima, impidiendo que los ciudadanos puedan contrastar distintos modelos de gestión política. Además, con la limitación en el número de concejales liberados (mucho más drástica que en asesores y demás chufla enchufada), se busca restar recursos humanos y políticos a los grupos más pequeños. A día de hoy, un concejal portavoz en un ayuntamiento es todo el personal con dedicación exclusiva que cuentan formaciones como IU o UPyD en toda una provincia. Restando esta liberación, se pretende limitar la capacidad de acción de estos partidos.

Además, la redefinición del mapa municipal, llevaría a la integración de muchos pequeños municipios en otros más grandes. Como consecuencia, poblaciones de apenas quinientos o seiscientos habitantes pasaran a depender de un municipio cuyo núcleo de población principal es de cinco o diez mil habitantes. Consecuencia: las pequeñas poblaciones perderán cualquier capacidad de decisión sobre su propio destino, quedando en manos de los intereses económicos, a menudo especulativos, de poblaciones más grandes. En pocos años, asistiremos a una depredación del territorio rural. La población nativa de aldeas rurales se verá desplazada por los intereses económicos de grandes grupos económicos con intereses turísticos e inmobiliarios. Con la actual propuesta de Reforma de la Ley Local, certificaremos el final del mundo rural y se apuntalará el bipartidismo, el cual parece ser el objetivo último del PP en esta legislatura.

En realidad, lo que hace grandes o pequeños a los partidos no es tanto el número de diputados en el Congreso como su poder territorial y su presencia en todas las administraciones. Es de los ayuntamientos y las diputaciones provinciales desde donde llega mayor financiación a los partidos políticos mayoritarios. Es también, la base de su poder territorial. Está más que comprobado que allí donde se rompe el bipartidismo a nivel local se hunde también a nivel autonómico. Eso es justo lo que quieren impedir con esta reforma. Pretenden vaciar de competencias los ayuntamientos con el objetivo de ponérselo más difícil a los partidos pequeños. 

8 falacias sobre los toros

1. El toro no sufre.

Como mamífero desarrollado posee un complejo sistema nervioso. Sufre dolor y estrés durante su tortura. Las banderillas están diseñadas para desgarrar la carne y causar lesiones graves en los tejidos internos. Estas heridas, al estar próximas a la espina dorsal, le impiden levantar la cabeza. El mismo fin busca el picador a caballo, que entra al comienzo de la lidia para acosar, castigar y causar heridas que hagan imposible la defensa del animal.

La espada no mata al toro, sino que le provoca graves heridas, que son la causa de una hemorragia interna que ahoga al toro. El toro no muere por la acción directa de la espada, sino ahogado en su propia sangre por las heridas que esta le causa.

La puntilla tampoco acaba con la vida del toro. Se clava entre las vértebras atlas y axís, dejándolo inmovilizado (tetrapléjico), pero en la mayoría de los casos, el toro continua vivo cuando lo arrastran al desolladero.

2. Sin las corridas de toros los toros no existirían.

Falso y absurdo. El toro posee valor como biotipo ambiental, forma parte del ecosistema y cumple sus funciones en la cadena trófica, su existencia nunca ha dependido del hombre; no así su exterminio, el cual si es responsabilidad del hombre.

No existe ninguna diferencia entre un toro de lidia y otro que no lo sea, pertenecen a la misma especie y subespecie: Bos Primiginious Taurus.

3. El toro es peligroso y agresivo.

Al contrario, los ganaderos han intentado seleccionar a los especímenes con la intención de potenciar la agresividad. El toro animal herbívoro, de carácter manso y tranquilo, que ante una amenaza prefiere huir. Sólo actúan con agresividad cuando se ven acosados, azuzado y herido lucha por intentar sobrevivir.

4.Toro y torero se enfrentan en un duelo justo.

No existe ninguna justicia en el enfrentamiento entre el toro y el torero, que con su inteligencia y premeditación despliega innumerables medios para acabar de manera cruel con la vida del toro.

Al ser el toro un rumiante manso, más proclive a huir que a defenderse, antes de salir a la plaza se le suele golpear en riñones y testículos para provocarle y debilitarle. Se le somete al arpón de la divisa, y ya en la plaza, la garrocha del picador y las banderillas. Sólo después de esta larguísima tortura, el torero se enfrenta a un animal asustado y ya gravísimamente herido.  

En muchas ocasiones, además, se ha sabido que el toro era drogado y sus astas limados para que sean roma.

5. Reciben un trato digno durante su crianza.

Otra de las frecuentes mentiras de los taurófilos. Los ganaderos atormentan a los toros para exacerbar el carácter agresivo e identificar a los ejemplares más proclives a la lidia, alterando su equilibrio psicológico natural.

6. Se trata de una Tradición Española.

Ni lo uno ni lo otro. Los festejos con toros y su sacrificio datan de la época grecorromana, y se originaron en las regiones más orientales del mediterráneo. Durante la Edad Media fueron muy populares en toda Europa. Fue la Ilustración la que acabó con ellas. En España, debido a la debilidad de nuestra Ilustración, y a la restauración de Fernando VII, la fiesta logró perdurar. La fiesta había estado prohibida hasta la Guerra de la Independencia, época en la que José Bonaparte intenta ganarse al pueblo con estos festejos, prohibidos desde Carlos III. Fernando VII, el felón, al llegar al poder y abolir la Constitución de Cádiz, restaura la inquisición y los toros.

7. La mayoría de la sociedad española apoya los toros.

Falso, desde el 2007, el número de festejos se ha reducido un 30% por falta de espectadores. En las últimas encuestas, el 69% de los españoles era contrario o indiferente a estos festejos.

8. Genera Dinero.

Mentira y de las gordas. El sector taurino está en crisis. Sin las ayudas que reciben de las administraciones públicas se hundirían. Sólo sobrevive gracias a dos cosas: multimillonarios contratos suscritos por los ayuntamientos, que arrojan monumentales pérdidas a las arcas públicas; y las subvenciones. De hecho, este sector está, proporcionalmente, más beneficiado que la minería o el sector vinícola.

 

 

La trampa de las listas abiertas

08/02/2013 2 comentarios

Últimamente, hay quien cacarea sobre las listas abiertas, las cuales parecen la purga Benito. Sin embargo, el modelo tal y como lo proponen es aún por que el actual, y sólo crea una falsa ilusión transitoria de control ciudadano sobre los políticos.

Con las listas abiertas, los partidos minoritarios quedarían excluidos del parlamento. Es así de sencillo. La concentración de votos en las listas mayoritarias haría que los pequeños siquiera pudiesen optar a un solo representante. Recordemos los resultados de circunscripciones tan importantes como la de Madrid en las elecciones del 20 de noviembre de 2011.

PP                 1.719.709 votos.          50,97%      19 diputados.
PSOE                   878.724  votos.          26,05%      10 diputados.
UPyD                   347.354  votos.          10,3%        4 diputados.
IU                   271.209  votos.          8,04%        3 diputados.

Si tomamos como hipótesis que el 80% de los electores de un partido darían todos sus votos a los candidatos de ese partido. Cada uno de los candidatos del PP obtendría alrededor de 1.375.000 votos. Es decir, coparía todos los diputados elegidos en esa circunscripción. Incluso suponiendo que el 50% de los votos se repartiese, el menor de los votados en la candidatura del PP sería de algo más de 850.000 votos. Sólo los candidatos más aventajados del Psoe alcanzarían algún escaño. Nos encontraríamos, con este sistema de listas abiertas puras, en una situación similar a la del Senado, con una representación de senadores electos de 136 PP, 48 Psoe, 9 CIU, 7 PSC-IC-EU, 4 PNV, 3 Amiur, 1 Coalición Canaria, 0 UPyD, 0 IU.

Cabría plantear la elección de un modelo mixto, y una vez los diputados se asignen por el método D´Hondt, los candidatos se ordenen según los votos obtenidos dentro de la propia lista. Es decir, si al PP le corresponden 19 diputados, estos se elijan entre las 19 preferencias más votadas dentro de la propia lista. Pero el resultado sería casi invariable al modelo actual. Pero analicemos un momento los resultados anteriores. Si son 36 los diputados a elegir. A IU, con un 8% le correspondería 2,8, redondeando: 3 diputados; justo los que ha obtenido. A UPyD, con un 10%, un 3,6, redondeando: 4 diputados, justo los que ha obtenido. Al Psoe, el 26% de los 36 diputados a elegir, es decir: 9, 3, redondeado a 10. Y al PP, con la mitad de los votos, le corresponde el 50% de diputados, es decir: 18, más uno extra por los restos. Se parecía, por tanto, que el sistema sí es proporcional en este caso. ¿Dónde está el problema? En las circunscripciones pequeñas, aquellas que eligen nueve o menos diputados, con una media de seis. Este escaso número hace que sea prácticamente imposible en más de 42 circunscripciones lograr un escaño para los terceros partidos.

La consecuencia es evidente: IU con un 6,92% en el conjunto del Estado, sólo logra 11 diputados, 6 menos que CIU con sólo un 4,17% de los votos. UPyD, con un 4,69% de los votos, es decir, cuatro veces los votos obtenidos por Amaiur, logra sólo 5 diputados, la formación vasca, con poco más de 1% de los votos 7, y CIU, con un resultado electoral inferior al de UPyD e IU, 16. Nos encontramos pues, no tanto ante un problema de proporcionalidad matemática sino a un sesgo territorial que ha creado feudos y tapones. Feudos que sobredimensionan la representatividad real de algunas formaciones políticas, y tapones que impiden desbordar el bipartidismo pues garantizan siempre las mayorías absolutas y con ellas, los rodillos democráticos y la falta de diálogo y consensos entre los grupos.

Un cambio hacia listas abiertas, con o sin modificar el mapa electoral, sólo conduciría a una mayor concentración de poder en los partidos mayoritarios. Y a la práctica exclusión de los grupos pequeños y los independientes. El debate real, el que interesa realmente a los ciudadanos, es el debate de las circunscripciones y la proporcionalidad. Una combinación que aporta el modelo Proporcional Personalizado, que es el usado en una de sus variantes por Alemania y Nueva Zelanda.

La pasividad que mata

Cuando gente tan dispar como Alejo Vidal-Quadras y Cayo Lara coinciden en algo, es que algo grave está pasando. En su blog de Intereconomía, el eurodiputado del PP solicitaba esta semana un Congreso Extraordinario del PP, que es lo mismo que decir <<váyase, señor Rajoy. Váyase>>. Cayo Lara lleva semanas pidiendo la dimisión del Presidente del Gobierno, en esto se adelantó a Rubalcaba, que no tiene los reflejos muy afinados últimamente.

Rajoy, por su parte, como quien oye llover. A lo suyo, que seguro que él sabrá lo que es, porque lo que somos los españoles, no tenemos la más remota idea de a qué puñeta dedica el tiempo. Anda, como siempre, esperando que la tormenta escampe. Ha sido su estrategia desde que entró en política: sentarse y esperar que el tiempo resuelva los problemas y sus rivales cometan errores que los precipiten al vacío. Pero esta vez no parece que la cosa vaya a darle buenos resultados.

Primero porque este no es tiempo de retóricas, es momento de acciones, y acciones contundentes, que no dejen lugar a dudas. Segundo, porque la sociedad española está cansada de esperar y la paciencia de todos tiene un límite, una frontera cada vez más cercana. Su pasividad está enfadando aún más que las noticias sobre presuntas corruptelas que inundan el mercado mediático.

Algunos dice que está cavando su propia tumba. Creo que tienen razón, la reelección la tiene muy difícil. Pero ese no es el problema. El problema es que tanto está cavando que en la fosa cabrán muchos. Por ahora, seis millones de desempleados y cientos de miles de empresas que han cerrado. En la tumba que está cavando terminará por enterrarse él y la esperanza de toda una generación. Y que la cosa quede ahí, porque cuanto más se enrarece el clima político, más gente se desencanta con la democracia.

El Presidente del Gobierno no puede seguir escondiéndose tras discursos vagos y segundos en la lista de los poderosos. Tiene que dar la cara. España no puede creer que esté gobernada por una televisión de plasma. Urge tomar medidas legislativas que garanticen la regeneración democrática. A la par, debe dar un giro a su política económica pese a quien le pese. Europa está a punto de estallar en mil pedazos. Los discursos en el seno de la Unión son cada vez más distantes unos de otros, y pende como una mortal amenaza la posibilidad de un referéndum en el Reino Unido que abriría la caja de Pandora. Es el momento de plantarse. De decir basta. Y exigir una integración política y la corresponsabilidad de todos en la resolución de los problemas que afectan a gran parte de los países de la Unión o romper la baraja. Me dolería más que a nadie, pues soy un europeísta ferviente; pero no podemos tolerar que Europa se convierta en el cortijo privado de Merkel y los demás profetas del Reich.

En alguna ocasión, Rajoy ya ha manifestado su contrariedad a las políticas de Merkel, pero no le acompañan los hechos. Tampoco puede decirse que valga mucho como comunicador. Tiene que actuar en los dos frentes abiertos. En el interior, favorecer cambios que garanticen un nuevo modelo democrático, donde los ciudadanos tengan más control sobre sus representantes públicos; esto es, listas abiertas y diputados que rindan cuenta a sus votantes en las circunscripciones por las que son elegidos y no las direcciones de los partidos. En el frente exterior, tiene que hacer piña con los países que exigen un cambio en la política económica de la UE, más integración política y democratización de las instituciones. Y debe hacerlo con la rotundidad de quien sabe que defiende lo que es justo, y que estará dispuesto a llegar hasta el final – incluso la salida de la UE y el retorno a la peseta – antes que continuar arrodillado y esclavo.

Esperar a que al enemigo se le agoten las balas mata a muchos soldados. Una sangría de vidas y sueños que España no puede permitirse. No puede continuar encerrado en la trinchera, debe cambiar de táctica y pasar a la ofensiva cueste lo que cueste. De lo contrario, esta guerra de desgaste terminará minando la moral de la sociedad y destruyendo a toda una generación. En su mano está hacer algo. En la nuestra, exigírselo día tras día, y pasarle la factura en cuanto tengamos la oportunidad. Y espero que sea pronto. 

No entiendo al Fiscal General del Estado

Nos quedamos sin saber que ha pasado. Al tiempo.  Esto fue lo que pensé cuando leí, en un periódico, que el Fiscal General del Estado había sacado pecho y prometido llegar hasta el final en el asunto de los papeles de Bárcenas. ¿Es que no lo hacen siempre? ¿Quiere decir que en esta ocasión se llegará hasta el final, pero en otras… bueno pues eso, que llegaremos hasta el final? La necesidad de afirmación ante la investigación de un delito da que pensar. Da la impresión que algunas cosas, salvo prensa mediante, se pueden quedar en un cajón, dormir el sueño de los justos o tardar veinte años en ser resueltas, a veces con pacto mediante que nos deja a todos sin ver a los culpables frente al juez, que es donde deben estar.

Pero lo que más me llamó la atención es una frase que dejó caer, o así lo recogieron algunos medios: <<decidiremos si abrimos pieza separada o iniciamos nueva causa>>. La cuestión no es baladí, porque si es pieza separada continuará siendo instruida por el mismo juez que ha destapado el asunto y descubierto los sospechosos 22 millones de Suiza. Si, por el contrario, se inicia una investigación nueva, esta podría acabar en manos de cualquier juzgado de Madrid, y en consecuencia, no sería el Juez Ruz quien investigaría la causa, sino otro, quien sabe quien ni por qué. Siento decir esto, pero es lo que siento, aplico aquello del refranero piensa mal y acertarás. No entiendo como nadie puede estar interesado en retirar – siquiera insinuar – la investigación de la trama Gürtel y todos sus flecos (lo que en argot se llama pieza separada) al juez Ruz, que está logrando el reconocimiento de toda la sociedad por sus avances.

La cuestión es de bulto, en su forma y en su fondo. Lo es porque la sociedad necesita creer en la justicia, y ya le va costando para que, encima, cuando un Juez parece que está haciendo bien su trabajo, lo alejen de la causa que investiga. O de una causa de la que se tiene constancia a partir de la investigación de la primera. Nadie lo entiende. Y a nadie con un mínimo de decencia y amor por la justicia le va oler bien el potaje. Lo cierto es que, la sociedad – y un servidor el primero –, desconfiaría mucho de la intención de llegar hasta el final, si la investigación acaba en otras manos. No sólo porque la patata quemará a quien le toque, que estará bajo sospecha de no ser todo lo duro y exigente que desearía el ciudadano de a píe. Además, resulta obvio que, tras más de tres años investigando esta trama, el Juez Ruz es quien está en mejores condiciones de continuar con los tiempos procesales. De ser la causa de Bárcenas instruida por otro Juez, como mínimo, habría una pérdida de tiempo en lo que a la puesta al día de una causa tan compleja y monumental se refiere. Y la justicia, además de ciega, es conveniente que sea rápida.

Porque, lo más importante, no es si existieron o no los supuestos sobres, lo más grave – pues afecta a la calificación del delito, en su caso – es de donde vienen los dineros. Si se trata de donaciones no registradas y de cobros de cantidades sin fiscalizar, nos encontramos ante un fraude fiscal, una infracción administrativa que se resuelve con una sanción, y que en su caso, además, estaría prescrita en la mayoría de los casos. Pero si el dinero – al menos un una parte – tuviese su origen en la subvención pública que reciben los partidos, o supusiese la compra de concesiones y contratas con la administración, estamos ante un delito de malversación de fondos públicos en un caso y de cohecho en el segundo. Esto afectaría, además, a los plazos de prescripción, pues aunque la prescripción del cohecho es de cinco años con carácter general, en los casos de un cohecho propio continuado esta se elevaría hasta diez. 

Rubalcaba se columpia solo

Rubalcaba pidió la dimisión de Rajoy, pero no la convocatoria de elecciones. Algo así como un que pase el siguiente. Sabiendo que quien coja el mando del barco sin pasar antes por las  urnas tendrá una legitimidad democrática menor aún que la que puede tener hoy Mariano Rajoy. ¿A qué viene esto? ¿O es cierto que tras la publicación de estas miserias existe una maniobra orquestada para imponer un gobierno tecnócrata? Porque el debate tiene su miga. Primero está la cuestión de si estas informaciones son ciertas. Pero no menos importante es saber quién y por qué las está filtrando ahora.

Lejos de sumarme a las teorías de la conspiración, creo que hay quienes pretenden pescar en rio revuelto sin pasar antes por la correspondiente cita electoral. Es muy difícil, por no decir imposible y antinatural que Rajoy promueva un gobierno de concentración; pero con un segundo candidato propuesto por el propio PP la cosa podría ser más fácil. ¿Es eso lo que pretende el Psoe pidiendo la dimisión y no la convocatoria de elecciones? De estar en la piel de Rubalcaba, pondría mucho cuidado en los compañeros de viaje que me busco y en los itinerarios a seguir. Un recorrido por un gobierno tecnócrata, no elegido por los ciudadanos, si no formado por independientes o un grupo heterogéneos de partidos no es el camino que España necesita, y mucho menos el que los españoles quieren.

No deseo, y creo que la mayor parte de los ciudadanos tampoco, la imposición de un gobierno como el italiano. A  pesar de mi admiración por Mario Monti, a quien considero uno de los políticos europeos con más solvencia intelectual, creo que se equivocó al encabezar el Consejo de Ministros de Italia, y me he opuesto a la imposición de ese gobierno. Con más razón aún lo haría si eso ocurriese en España, en mi país. Cuya sociedad, además, se encuentra en un momento de ebullición que podría llevar a cualquier cosa ante una situación así.

No sé a qué juega el Psoe. Hace tiempo que dejé de comprenderles. Hace años que creo que se mueven por impulsos, desorientados. Pero no me gusta el camino que están emprendiendo. Bastante tenemos con los populismos de asamblea y anonimato de la tecnopolítica como para, además, tener que preocuparnos por maniobras de dudoso espíritu democrático orquestadas – o aprovechadas – por formaciones políticas como el Psoe.

Al escuchar a Rubalcaba este fin de semana, no he podido evitar recordar algo que publicamos hace meses, el tres de agosto de 2012. Avisábamos de los rumores que nos habían llegado de una cena en el hotel Wellington de Madrid, donde un nutrido grupo de personalidades de la política, entre las que destacaba Jose Bono, Marcelino Orejea, Carlos Solchaga, Acebes y Suarez Pertierra. La información que me llegó aseguraba que estos encuentros discretos se estaban desarrollando de manera regular. No puedo, obviamente, saber a cuento de qué se reunían; pero los rumores, cada vez más insistentes, hablaban de un plan para desestabilizar el gobierno de Rajoy y forzar un ejecutivo de “unidad nacional”. Confío que la petición de dimisión y no convocatoria de elecciones de Rubalcaba no tenga nada que ver con esto. Es más quiero creer que sólo disfrutaban de la buena comida. Sin embargo, cuando vi la comparecencia del líder socialista, recordé aquella información – de la que me había olvidado totalmente –. Contacté con mi fuente y le pregunte sobre la cuestión: <<¿Se han seguido celebrando las reuniones?>> <<Sí>>, fue su respuesta. Pregunte, a continuación, si los papeles de Bárcenas tenían algo que ver con esto. Su primera reacción fue reír al otro lado del teléfono. <<Ni puta idea, macho>>. Y volvió a reírse. Que cada uno interprete esa risa como quiera.

Ver http://paisdeciegos.com/2012/08/03/un-gobierno-de-concentracion/ 

%d personas les gusta esto: