Archivo

Archivo para la Categoría "TVE"

El mundo no cabe en TVE

14/08/2012 1 comentario

Puede que el PP crea que todos sus problemas se solucionan controlando los telediarios de TVE. Creen que su imponente aparato mediático puede ser suficiente para evitar el descalabro. Quién sabe si también superar la crisis a fuerza de optimismo en vena. Sin embargo, la realidad no es aquello que cuenta la caja tonta ni las páginas de tinta comprada. La realidad es aquello de lo que no te puedes abstraer, eso que si tiras por la puerta, entra por la ventana o baja descolgándose por la chimenea.

Quiere el PP transmitir normalidad. Se va de vacaciones y a los toros. Mientras, media España arde asolada por incendios forestales y la otra mitad se ahoga en la crisis económica. Pero el PP y TVE a lo suyo, a las Olimpiadas, y a pintar una España de color de rosa y un gobierno eficiente y capaz. Pero resulta que en España, esa España en la que según TVE nunca pasa nada y todo es perfecto y maravilloso (te lo juro por snoopy ), hay ayuntamientos que han decidido poner candados a los contenedores de basura para evitar que los vecinos asalten los desperdicios que dejan los supermercados.

Existen dos Españas. Qué le vamos a hacer. Pero no tiene nada que ver con el añejo discurso de las dos orillas o la España de los unos y los otros. Las dos Españas son la virtual, maravillosa, sedativa y ficticia que cuentan los medios de comunicación afines al PP – con TVE ya como buque insignia – y la real, la que se respira y padece cada día. Puede que ganen la batalla de la imagen y la comunicación; pero la batalla a librar con la realidad la tienen totalmente perdida.

Mientras, en Europa alucinan con nosotros. El otro día, un amigo escocés me decía: << sois como un bólido sin conductor>>. Razón no le faltaba. España puede medirse con éxito a cualquier país. Talento y recursos no nos faltan, de lo que andamos escasos es de quien capitanee este buque.

¿Se imaginan al capitán de un navío culpando al barco del temporal? Pues eso es justo lo que hace Rajoy y sus huestes, y esa la imagen que están transmitiendo al conjunto de la Unión Europea, que ya empieza a seguir la crisis española como si de un culebrón se tratase. Una Dallas castiza y mucho más terrible que la serie de ficción. Lo que parece que no saben allende los pirineos es que nuestros “líderes” gobiernan pensando en el guión de los telediarios. Hacen política de ficción, para su consumo en las gacetas seriadas de TVE y medios de comunicación afines. La cosa no sería tan grave si no hubiesen equivocado el género y donde querían escribir un relato heroico de fantasía épica les esté saliendo un drama social.

No sorprende que Der Spiegel, hable abiertamente de <<quiebra política>> en España. Y no es el único periódico que lo hace. Solo el último que se ensaña, a falta de noticias estivales, con el gobierno de Rajoy. Un ensañamiento que, por desgracia, tiene base y justificación. Estamos en bancarrota política, económica y moral. El gobierno debería liderar al país en busca de la catarsis que precisamos para remontar esta situación, pero su guión, cada vez se parece más a la trama de Misericordia de Benito Pérez Galdós, novela en la que Benigna – Benina o  Nina para los amigos – es una criada en la casa de una familia burguesa venida a menos. Tales son las penurias de sus señores, que la criada se ve obligada a mendigar, sufriendo toda clase de calamidades, entre ellas la cárcel, para alimentar a la familia de la que es empleada. Al final, doña Francisca, la “señora” logra remontar su situación económica y despide a la bondadosa Benigna. Toda una metáfora del relato que está escribiendo Rajoy.

Purga en TVE

Sabíamos que iba a suceder. Era cuestión de tiempo. El lobo no puede dejar de ser lobo por mucha piel de cordero que vista. El PP ha esperado al verano para hacer los cambios que deseaba hacer en TVE desde que llegó al gobierno. Primero reformaron la ley para hacer del ente público un gabinete de comunicación privado del gobierno. En segundo lugar, impusieron – sin consenso de ningún tipo – a un ejecutivo afín. En tercer y último lugar, desembarcan toda la tropa mediática ultraconservadora de Telemadrid y otros medios cercanos como la COPE e Intereconomía.

El cese de Ana Pastor se une al de otros muchos profesionales que gozan del respeto de sus compañeros y el cariño de la audiencia. Es el caso de Juan Ramón Lucas o Toni Garrido, quien logró, con sus “Asuntos Propios” ganar a audiencia de la tarde para RNE. También han sido cesados durante estas últimas semanas Xabier Fortes, ovacionado por sus compañeros en su despedida, y la veterana Alicia G. Montano, con más de tres lustros al frente de Informe Semanal, todo un referente del periodismo serio y de investigación en España, y uno de los programas de TVE más seguidos en el mundo a través del canal internacional.

Somoano, el nuevo director de informativos de TVE, conocido como “el soldado de Ana Botella”, se ha despachado a gusto con los periodistas que no estaban dispuestos a comulgar con ruedas de molino. Se impone en TVE el sectarismo y el adoctrinamiento de las masas. TVE se ha convertido en la televisión del régimen marianista. Sin embargo, no debería Rajoy sentirse muy contento, pues los lobos que ha puesto en TVE no son de su manada. Que tenga cuidado, pues pueden volverse contra él y atacarlo cuando menos lo espere.

Los informativos de TVE pasan a estar controlados por el núcleo duro del PP de Madrid, por el ala más conservadora del PP. Queda por ver si la lealtad se la ofrecerán a Rajoy o a Esperanza Aguirre. En cualquier caso, la pluralidad y la neutralidad que debe presidir todo medio público ha muerte con las destituciones de las últimas semanas. Televisión Española deja de ser la televisión de todos para convertirse en la televisión del PP. 

Cobardes y cobardías

Rajoy saca pecho diciendo que sabe lo que hace y que lo hará pese a quien pese. Tiene a su favor a toda la oligarquía española, a la iglesia y a un buen número de medios de comunicación dispuestos a bailarle las aguas.

Rajoy no tiene problemas en forzar una reforma que pretende silenciar las protestas y convertir a los manifestantes en delincuentes.

Rajoy está dispuesto a usar cualquier medio para acallar las protestas. Censurar a los críticos, manipular la información y convertir TVE en otro púlpito para sus sermones políticos, su propaganda y su intoxicación también está dentro de sus planes.

Rajoy enviará a sus adláteres a manifestar la rotunda oposición del Gobierno a las expropiaciones que sufren las empresas españolas en América Latina.

Lo que Rajoy no hará es exigirle a Sarkozy que deje de manchar el nombre de España para obtener réditos electorales. Como decía aquel: qué fácil es mostrarse fuerte con el débil y qué difícil ser firme ante los fuertes.

Volvemos a la Censura en TVE

La derecha gobernante parece sentir nostalgia de los tiempos en los que un enano calvo gobernaba por la fuerza.

Quiere reformar el código penal para que sea delito manifestarse, e incluso difundir una convocatoria de manifestación. Amén de poder cerrar los bogs que se le antojen y perseguir judicialmente a quienes compartan mensajes contrarios al gobierno en las redes sociales. Buscando multas millonarias contra cualquier opinión contraria al gobierno, capaces de arruinar a cualquier medio de comunicación – y no hablemos de blogs independientes como este –, e incluso encerrar en la cárcel a las voces críticas.

Pero no contentos con la amenaza económica y penal, buscan ocultar la información y censurar cualquier actitud o mensaje que sea contrario a sus posiciones. Como muestra de la nueva España de Rajoy podemos citar la reciente retrasmisión de los premios Max. Una gala que, retrasmitida en un falso directo, censuró las opiniones contrarias a las medidas adoptadas por el gobierno. José Sanchis Sinisterra, Alfredo Sanzol y Salvador Sunyer, sufrieron la censura y sus discursos críticos con la situación actual de la cultura en nuestro país fueron cortadas en los estudios de TVE y no se emitieron. 

De silencios y mordazas

Así quiere que Rajoy y el PP que sea su etapa en el gobierno: una etapa de silencios y mordazas. Primero embiste con una ley que pretende convertir a los manifestantes en miembros activos de organizaciones delictivas. Pretende acallar las protestas ciudadanas contra sus políticas con palo y cárcel, igual que aquel calvo bajito que gobernó España durante cuarenta años.

En segundo lugar, pretende imponer la censura mediática y controlar la información para que los ciudadanos no puedan tener herramientas de decisión. Quiere convertir a TVE en un medio para la propaganda política de su partido. Cada vez más, la España de Rajoy se parece a la España preconstitucional.

%d personas les gusta esto: