Archivo

Posts Tagged ‘Amnistía’

Un día como este

Un día como este, pero de 1789, los parisinos tomaron al asalto la Bastilla. Un viejo amigo, escéptico y pesimista existencial, pero bastante buena gente, dice que, si el pueblo llega a saber lo que vendría después, se hubiesen dado la vuelta y regresado pacíficamente a sus casas.

Supongo que la humanidad está condenada a sufrir una desilusión constante. Ni la libertad conquistada aquel día fue para todos ni para siempre; tampoco la democracia y la prosperidad trabajada durante años nos han servido de mucho.

¿Tenemos los humanos un gen gilipollas o es que en el fondo somos masoquistas? Sorprende el número de veces que caemos en los brazos de imbéciles y corruptos. Parece que nuestro destino, el karma del que hablan los budistas, está marcado por la incompetencia de los gobiernos y la pasividad de las sociedades.

La historia es una sucesión de traumas. De causas perdidas y oportunidades que dejamos pasar. Los españoles podemos cargar las culpas sobre reyes felones, políticos corruptos y  curas fanáticos – que de los tres hemos tenido para dar y regalar –, pero todos somos responsables en lo que nos sucede. Por acción u omisión.

Con alegría dejamos que se inflase la burbuja inmobiliaria hasta que nos estalló en la jeta. Con alegría permitimos a los bancos inundar el país con dinero barato, como si ellos fueran los dueños de la imprenta y no fuese a llegar  nunca el día de pagar la cuenta. Con alegría nos desentendimos de los asuntos públicos y nos dedicamos cada uno a lo suyo: amasar cuanto más mejor y si te he visto no me acuerdo. Mientras, los políticos, buscaron el interés propio. No bastó con que metieran la mano en la bolsa; algunos hasta se la llevaron a casa. De paso, como nadie los controlaba, crearon una red clientelar, de estómagos agradecidos y vagos con sueldo público, que les ayudase a mantenerse en el poder si las cosas se ponían peludas.

Con la misma alegría e inconsciencia que hace años permitimos todo aquello, estamos permitiendo hoy que desmonten la sanidad pública y desmiembren la educación. Miramos hacia otro lado mientras construyen un país de enfermos y analfabetos.

Aplaudimos la llegada del Eurovegas, donde sea que al final ponga el huevo, sin reparar que nuestros hijos heredarán la fama que hoy tiene las Vegas. Que con todos mis respetos, no es el lugar donde me gustaría que crecieran mis nietos.

Asumimos la desilusión como una constante en nuestra historia. Y quizás sea cierto. Pero aquel 1 de julio de 1789, los hombres y mujeres de París sacudieron los miedos y las dudas, fueron dueños de su destino y cambiaron el rumbo de la historia.

Andaba el barón de Besenval por la explanada de los Campos de Marte con más miedo que vergüenza. Sabía que la cosa iba en serio. Suerte tendría si lograba salvar su pellejo. Preguntó a sus soldados si marcharían contra los amotinados. La respuesta unánime fue que no, y la Bastilla quedó a merced de los amotinados. El destino, por un día, se puso de nuestra parte.

Balance de 100 días de Gobierno Rajoy

Cumplidos los cien primeros días de Mariano Rajoy al frente de la nación, el día que buscará la manera de maquillar sus fracasos junto a la plana mayor del PP, podemos hacer un escueto balance de lo que han sido estos tres primeros meses de gobierno.

-          El crédito sigue sin fluir. Todo el dinero que se le está dando a la banca sirve en exclusiva para que hagan negocio en los mercados de deuda, pero no está llegando a las Pymes y las familias. La inversión y el consumo sigue deteriorándose por la falta de liquidez.

-          Reforma Laboral injusta y antisocial que le ha hecho justo merecedor de una Huelga General que inicia una etapa de fuerte conflictividad social en España. No podía ser para menos, cuando las condiciones de trabajo se igualan a la de los chinos y pretenden que te vayas a trabajar a “Laponia” por el salario mínimo, el personal se cabrea y con razón.

-          Recortes sociales. Logrado el gobierno de España y pasadas las elecciones en Asturias y Andalucía, no tienen por qué esconderse más. Se quitan las caretas y los Caudillos Autonómicos del PP se compran tijeras nuevas.

-          Sumisión absoluta a Merkel. En un gesto que pone en cuestión la soberanía de España, Rajoy acude, como si de un alumno de postgrado se tratara, a explicar y justificar ante la canciller alemana sus decisiones políticas. Los tímidos intentos de aproximarse a otros países para contrarrestar el inaceptable poder de Alemania en la Unión Europea han naufragado en el fanatismo ideológico de preparar un frente común ante la posible llegada al poder en Francia de los socialdemócratas de Hollande.

-          Ultra conservadurismo religioso. Tanto por convicción como por interés, el gobierno de Rajoy ha impulsado una batería de medidas inspiradas por los sectores más beligerantes de la Iglesia Católica. La prueba más palpable de esta política “evangelizadora” es la actitud hacia el aborto y la píldora del día después. Por cierto, la Iglesia Católica no ha sufrido un solo recorte en la asignación económica que le da el Estado y sigue libre de impuestos.

-          Subida de Impuestos. Dijeron que no subirían los impuestos. También dijeron que no abaratarían el despedido. Pero lo han hecho. Mintieron cuando eran oposición y siguen mintiendo ahora que están en el gobierno. Basta con acudir a las hemerotecas para contrastar lo que decían entonces y lo que dicen ahora. La pérdida de credibilidad de Rajoy y su séquito es abrumadora para el poco tiempo que llevan ejerciendo el cargo.

-          Amnistía fiscal. Perdona a quienes han estafado al fisco durante años, mientras que los asalariados y autónomos tienen que sufrir una mayor presión fiscal. En la práctica, el modelo fiscal de Rajoy convierte a España en un paraíso fiscal para los ricos y las multinacionales, mientras que grava hasta límites que afectan al crecimiento del consumo a las clases medias y las Pymes.

%d personas les gusta esto: