Archivo

Posts Tagged ‘Carta’

ESTADOS UNIDOS DE EUROPA

Ahora que la derecha vestirá el discurso nacionalista y destapará las conjuras judeo– masónicas de las hordas europeas, me da en las narices escribir sobre el federalismo europeo.

España es un país con una deuda pública y un déficit inferior al del Reino Unido. Pero ellos se financian barato gracias al Banco de Inglaterra. Nosotros, por los errores que se cometieron en el diseño del euro, pagamos por nuestra deuda un interés insostenible. La diferencia está en el grado de soberanía económica y monetaria de los países.

O deshacemos el camino andado. Mandamos a la gran puñeta al euro y la madre que lo parió. O avanzamos hacia más Europa. Que nadie se llame a engaño: la salida del euro significa el final de la libre circulación de mercancías y personas. La situación en la que quedarían muchos países, como por ejemplo España, implicaría devaluaciones brutales de nuestra moneda. Sería insostenible la libertad de circulación de mercancías y personas en esas circunstancias.

La alternativa más inteligente sería avanzar hacia una unión económica y política más fuerte. Sin embargo, los nacionalismos chovinistas impiden que avancemos hacia esa Unión Federal Europea que tanto bien traería a todo el viejo continente. La falta de corrientes paneuropeas que defiendan de manera coordinada el federalismo europeo dificulta el camino. No se hacen políticas europeas porque no existe un sentimiento europeo.

Los partidos políticos europeos son uniones de partidos nacionales. No existe ningún partido verdaderamente paneuropeo en condiciones de articular un proyecto único en todo el continente. El gobierno mismo de la UE es intergubernamental, piensa en claves nacionales.

Europa debe – y los españoles deberíamos ser de los primeros – comenzar a pensar en términos unitarios y no de unión de países. Europa – y los españoles deberíamos ser los primeros – apostar por un Estado Federal Europeo.

¿Utopía? Si. Pero mejor ser utópico que paranoico. Por cierto, los Estados Unidos de Europa fueron propuestos hace un año por Úrsula von der Leyen, ministra de trabajo de Alemania. Pero el sueño viene de lejos:

<<Todas vosotras, naciones del continente, sin perder vuestras cualidades distintivas y vuestra gloria individual, os fundiréis estrechamente en una unidad superior y constituiréis la fraternidad europea, exactamente como Normandía, Bretaña, Borgoña, Lorena, Alsacia, todas nuestras provincias, se funden en Francia. Un día vendrá en el que no habrá más campos de batalla que los mercados que se abran al comercio y los espíritus que se abran a las ideas. Un día vendrá en el que las balas y las bombas serán reemplazadas por los votos, por el sufragio universal de los pueblos, por el venerable arbitraje de un gran senado soberano que será en Europa lo que el parlamento en Inglaterra, lo que la dieta en Alemania, ¡lo que la Asamblea Legislativa en Francia! (…) Un día vendrá en el que veremos estos dos grupos inmensos, los Estados Unidos de América y los Estados Unidos de Europa, situados en frente uno de otro, tendiéndose la mano sobre los mares>>.

Víctor Hugo. 

El precio de la indecisión

Ayer de Guindos solicitó el famoso rescate a la banca, pero sigue sin desvelar las condiciones del mismo. Como era de esperar, los mercados reaccionaron en contra: la bolsa se hundió un 3,67% y la prima de riesgo volvió a elevarse hasta los 517  puntos.

Nada causa más daño  a la economía de un país que la indecisión. Casi ha transcurrido un mes desde el anuncio del rescate financiero a la banca y aún no sabemos nada de él. Desconocemos los plazos de devolución y los tipos de interés del préstamo. Incluso aún seguimos sin tener claro si computará como deuda del estado (es decir, afectará al déficit público) o no. a la par que se hacía pública la carta enviada por de Guindos  al Eurogrupo, el ministro de Asuntos Exteriores dejaba entrever que la posibilidad de un rescate directo a la banca, sin pasar el dinero por las manos del Estado, estaba sobre la mesa.

La gestión de la comunicación sobre todo este asunto está causando tanto daño como la propia crisis de Bankia. El gobierno juega con una agenda más interesada en combatir el descrédito interno y la desilusión que el gobierno de Rajoy está provocando entre sus propios votantes, que en los intereses reales de España.

Resulta evidente que el gobierno no quiere hacer nada antes de septiembre. Antes de actuar, espera lograr que la Unión Europea ponga en marcha las distintas medidas que favorezcan el crecimiento. Si en su momento Rajoy apostó todo a complacer a Merkel, ahora confía en que los resultados de las gestiones de Hollande y Monti en la Unión Europea contribuyan al crecimiento económico y la salida de la crisis.

Rajoy no está gobernando. En el mejor de los casos gestiona. En vez de asumir responsabilidades y actuar con urgencia para clarificar la situación en España, intenta ganar tiempo para subirse al tren ganador en el último momento. El problema es que aún no es seguro que Hollande logre sus objetivos en Europa, ni que seamos capaces de subirnos a ese tren una vez se ponga en marcha.

Y mientras el presidente Rajoy deshoja la margarita, la bolsa por los suelos, la deuda por las nubes y los ciudadanos sufriendo los recortes impulsados por su gobierno. 

Merece la pena leer la carta de Ángel Luis Campo

Ángel Luis Campo Izquierdo, conocido juez de familia y uno de los españoles que mejor amueblada tiene la cabeza, ha escrito recientemente una carta “a los hijos del paro”. Misiva que ha sido publicada en el diario asturiano La Nueva España. En ella, pide perdón a todos los jóvenes que estamos condenados a la emigración o a unas condiciones de laborales y de vida mucho peores que las que disfrutaron nuestros padres.

Hace pocos días, publiqué en este mismo blog, una entrada en la que un amigo que vive en Noruega me recordaba como los jóvenes emigrantes tendremos que levantar España como lo hicieron nuestros abuelos. Algunos me acusaron de tremendista por publicar una opinión tan radical. Ahora, una voz más que solvente, viene a decir lo mismo: nuestros padres no han sabido gestionar la herencia de nuestros abuelos, y los gobernantes, representantes todos de esa generación fracasada, lejos de irse a la p… calle, siguen aferrándose al poder.

Campo termina su carta pidiendo: al contrario que hicimos nosotros, seáis capaces de dar a nuestros nietos una vida y un futuro mejor que el que os hemos dejado a vosotros.

En la medida que seamos capaces de sacudir del poder a la generación fracasada, estoy seguro que podremos construir una vida mejor para nuestros hijos, pues la nuestra, ésta claro que poco bueno promete.

La pena es que son las personas como el Juez Campo Izquierdo, que tan pocas responsabilidades han tenido en cuanto está sucediendo, sean los únicos con el coraje suficiente de reconocer el error de su generación.

Podéis leer esta carta en el siguiente enlace:

http://www.lne.es/opinion/2012/03/20/carta-hijos-paro/1216555.html

%d personas les gusta esto: