Archivo

Posts Tagged ‘censura’

Para dormir la siesta ya no veo documentales, veo el telediario

09/10/2012 1 comentario

En España sufrimos algo más que una crisis económica, sufrimos una crisis moral, ética, cultural, de referentes. El desprestigio de la política y las instituciones también alcanza a los medios de comunicación. Con no pocos motivos, la ciudadanía se pregunta qué puede esperar de quienes, teniendo la obligación de ser los ojos y los oídos de la sociedad civil, han cohabitado con el poder y dulcificado – cuando no enmascarado – los errores y las miserias de la clase política y las oligarquías financieras.

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad incuestionable en cuanto ha sucedido, pues entre otras cosas, nunca se preocuparon de cuestionar los mensajes que llegaban desde el poder político. Dejaron de contrastar la información y de buscar la verdad, dedicándose a ser correa de transmisión de eslóganes que hoy se muestran falsos. Pero lo más grave es que, al igual que los políticos, no están haciendo nada por cambiar las cosas, por reconocer los errores e intentar enmendarlos.

Cada vez la información es más sesgada, más partidaria y más sedante. Cuestiones de primer orden, como la reunión del Eurogrupo, donde puede que se estén negociando las condiciones para el rescate soberano de España, reciben un trato secundario por los periódicos y televisiones. Salvo algunas honrosas excepciones, la campaña electoral de Venezuela ha ocupado más minutos en televisión y palabras en los periódicos que cuestiones como el encuentro del Eurogrupo o las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco. Basta recordar el interminable reportaje del informativo dominical de TVE sobre los comicios en aquel país. Incluso los desayunos de la mañana de TVE han estado dedicados al tema.

Siquiera obedece a un intento de relatar la realidad de un mundo global. Apenas tampoco se está haciendo seguimiento de los debates y la campaña norteamericana, ni se dedica espacio al conflicto de Siria y las implicaciones globales que puede llegar a tener. Tampoco se informa de la actitud de Irán – que ha desaparecido de las primeras planas de los periódicos –, cuya obstinación por desarrollar armas nucleares puede obligar a un ataque israelí. Ataque que, según informan diversos medios israelís y norteamericanos, podría llegar en las próximas semanas, incluso antes de la celebración de los comicios americanos.

Menos aún nos informan de las amenazas contra España de Omar Bakri, radical musulmán vinculado a Al-Qaeda al que el Reino Unido le tiene prohibida la entra en su territorio desde 2005, o la presión que están sufriendo comerciantes franceses a manos de grupos integristas que demandan que dejen de comercializar carne y derivados del cerdo, bebidas alcohólicas y lencería femenina. A pesar que son muchas las instituciones que alertan del peligro que conlleva el terrorismo islámico en Europa, empezando por los propios servicios de inteligencia españoles, los medios no están concediéndole ninguna importancia.

Los medios de comunicación en España han caído en manos de los políticos. Se han convertido en diligentes voceros de las consignas que llegan desde Moncloa y los diferentes centros de poder político. Una actitud que solo lleva a generar más desafección de la ciudadanía. En un momento en el que los medios de comunicación deberían ser los primeros en abanderar la transparencia y la verdad como único abono de un proyecto colectivo que recupere la ilusión, ellos siguen durmiendo la siesta e intentando que los demás también la durmamos. Vergonzoso.

 

TVE o elogio a la mentira

Que los gobiernos tienen por costumbre intentar manipular los medios de comunicación y hacer de las televisiones públicas sus voceros es cosa sabida. Sin embargo, hay extremos que causan verdadera nausea. Ayer, la cobertura que TVE dio a la visita de Ángela Merkel es uno de esos ejemplos en los que sientes ganas de potar frente a la tele.

En el canal  24 horas repitieron hasta la saciedad el mismo reportaje sobre la reunión Merkel – Rajoy. Y en todas las ocasiones se esforzaron por asegurar que Merkel <<no hacía imposiciones>>. Contrasta bastante con la traducción de su rueda de prensa que han hecho los medios escritos, incluso algunos nada sospechosos de ser feroces detractores del actual ejecutivo.

<<No imponemos las reformas porque sí, para causar sufrimiento, sino porque estamos convencidos de que es el camino para en los mercados>><<No queda más remedio que depender de terceros que nos impondrán condiciones que no nos gustan>>. Son algunas de las píldoras textuales de Merkel que podían leerse en ABC.

Incluso la frase de <<no he venido a decir lo que tiene que hacer>> sonó para algunos analistas más a una amenaza que a un verdadero y leal apoyo. Muchos leyeron una sonora advertencia a Rajoy por si este, en alguna de sus pesadillas, soñaba con la posibilidad de alejarse de la ortodoxia europea dictada por Berlín.

Sin embargo, para TVE y los voceros irreductibles del PP, Merkel vino para comerse un filete a los cabrales y admirar el porte y la gallardía de nuestro presidente. Dicen en el pueblo que, cuando alguien pone tantos esfuerzos en negar algo es porque, seguramente, será verdad. 

El mundo no cabe en TVE

14/08/2012 1 comentario

Puede que el PP crea que todos sus problemas se solucionan controlando los telediarios de TVE. Creen que su imponente aparato mediático puede ser suficiente para evitar el descalabro. Quién sabe si también superar la crisis a fuerza de optimismo en vena. Sin embargo, la realidad no es aquello que cuenta la caja tonta ni las páginas de tinta comprada. La realidad es aquello de lo que no te puedes abstraer, eso que si tiras por la puerta, entra por la ventana o baja descolgándose por la chimenea.

Quiere el PP transmitir normalidad. Se va de vacaciones y a los toros. Mientras, media España arde asolada por incendios forestales y la otra mitad se ahoga en la crisis económica. Pero el PP y TVE a lo suyo, a las Olimpiadas, y a pintar una España de color de rosa y un gobierno eficiente y capaz. Pero resulta que en España, esa España en la que según TVE nunca pasa nada y todo es perfecto y maravilloso (te lo juro por snoopy ), hay ayuntamientos que han decidido poner candados a los contenedores de basura para evitar que los vecinos asalten los desperdicios que dejan los supermercados.

Existen dos Españas. Qué le vamos a hacer. Pero no tiene nada que ver con el añejo discurso de las dos orillas o la España de los unos y los otros. Las dos Españas son la virtual, maravillosa, sedativa y ficticia que cuentan los medios de comunicación afines al PP – con TVE ya como buque insignia – y la real, la que se respira y padece cada día. Puede que ganen la batalla de la imagen y la comunicación; pero la batalla a librar con la realidad la tienen totalmente perdida.

Mientras, en Europa alucinan con nosotros. El otro día, un amigo escocés me decía: << sois como un bólido sin conductor>>. Razón no le faltaba. España puede medirse con éxito a cualquier país. Talento y recursos no nos faltan, de lo que andamos escasos es de quien capitanee este buque.

¿Se imaginan al capitán de un navío culpando al barco del temporal? Pues eso es justo lo que hace Rajoy y sus huestes, y esa la imagen que están transmitiendo al conjunto de la Unión Europea, que ya empieza a seguir la crisis española como si de un culebrón se tratase. Una Dallas castiza y mucho más terrible que la serie de ficción. Lo que parece que no saben allende los pirineos es que nuestros “líderes” gobiernan pensando en el guión de los telediarios. Hacen política de ficción, para su consumo en las gacetas seriadas de TVE y medios de comunicación afines. La cosa no sería tan grave si no hubiesen equivocado el género y donde querían escribir un relato heroico de fantasía épica les esté saliendo un drama social.

No sorprende que Der Spiegel, hable abiertamente de <<quiebra política>> en España. Y no es el único periódico que lo hace. Solo el último que se ensaña, a falta de noticias estivales, con el gobierno de Rajoy. Un ensañamiento que, por desgracia, tiene base y justificación. Estamos en bancarrota política, económica y moral. El gobierno debería liderar al país en busca de la catarsis que precisamos para remontar esta situación, pero su guión, cada vez se parece más a la trama de Misericordia de Benito Pérez Galdós, novela en la que Benigna – Benina o  Nina para los amigos – es una criada en la casa de una familia burguesa venida a menos. Tales son las penurias de sus señores, que la criada se ve obligada a mendigar, sufriendo toda clase de calamidades, entre ellas la cárcel, para alimentar a la familia de la que es empleada. Al final, doña Francisca, la “señora” logra remontar su situación económica y despide a la bondadosa Benigna. Toda una metáfora del relato que está escribiendo Rajoy.

Purga en TVE

Sabíamos que iba a suceder. Era cuestión de tiempo. El lobo no puede dejar de ser lobo por mucha piel de cordero que vista. El PP ha esperado al verano para hacer los cambios que deseaba hacer en TVE desde que llegó al gobierno. Primero reformaron la ley para hacer del ente público un gabinete de comunicación privado del gobierno. En segundo lugar, impusieron – sin consenso de ningún tipo – a un ejecutivo afín. En tercer y último lugar, desembarcan toda la tropa mediática ultraconservadora de Telemadrid y otros medios cercanos como la COPE e Intereconomía.

El cese de Ana Pastor se une al de otros muchos profesionales que gozan del respeto de sus compañeros y el cariño de la audiencia. Es el caso de Juan Ramón Lucas o Toni Garrido, quien logró, con sus “Asuntos Propios” ganar a audiencia de la tarde para RNE. También han sido cesados durante estas últimas semanas Xabier Fortes, ovacionado por sus compañeros en su despedida, y la veterana Alicia G. Montano, con más de tres lustros al frente de Informe Semanal, todo un referente del periodismo serio y de investigación en España, y uno de los programas de TVE más seguidos en el mundo a través del canal internacional.

Somoano, el nuevo director de informativos de TVE, conocido como “el soldado de Ana Botella”, se ha despachado a gusto con los periodistas que no estaban dispuestos a comulgar con ruedas de molino. Se impone en TVE el sectarismo y el adoctrinamiento de las masas. TVE se ha convertido en la televisión del régimen marianista. Sin embargo, no debería Rajoy sentirse muy contento, pues los lobos que ha puesto en TVE no son de su manada. Que tenga cuidado, pues pueden volverse contra él y atacarlo cuando menos lo espere.

Los informativos de TVE pasan a estar controlados por el núcleo duro del PP de Madrid, por el ala más conservadora del PP. Queda por ver si la lealtad se la ofrecerán a Rajoy o a Esperanza Aguirre. En cualquier caso, la pluralidad y la neutralidad que debe presidir todo medio público ha muerte con las destituciones de las últimas semanas. Televisión Española deja de ser la televisión de todos para convertirse en la televisión del PP. 

Tomar la calle

Hoy jueves, están previstas concentraciones en todas las capitales de provincia para manifestar la repulsa contra las políticas de Rajoy. Como en los días sucesivos, donde colectivos como el de los bomberos y policías han estado encabezando algunas marchas, confiamos en la participación masiva de la población. Es la única manera de hacer rectificar a un gobierno sordo a toda razón o argumento.

El recorte de 65.000 millones que anunció Rajoy, la subida de impuestos y el resto de las medidas leoninas que se ceba en los más débiles son inútiles. La prima de riesgo sigue 200 puntos por encima de los precios que se justificarían con nuestros fundamentales y las previsiones de recesión para el 2013 son de más de medio punto sobre el PIB, a causa de estas medidas.

Incluso el FMI cuestiona veladamente las políticas de Rajoy. Han sido los primeros en revisar a la baja nuestras expectativas para el año próximo, donde ya auguran una caída de, como mínimo, el 0,6% de nuestro PIB. Rajoy ¿es usted imbécil? ¿No se da cuenta que el problema no está en los funcionarios  ni en los parados? ¿Quiere hacer el favor, de una maldita vez, de darse cuenta que el problema de deuda de los mercados es un problema de la arquitectura de la moneda única?

Hans-Olaf Henkel, uno de los ideólogos de esta pifia de moneda que nos colaron, ha repudiado públicamente su criatura, a la que califica como <<el mayor error de su vida>>. Es uno de tantos y tantos economistas que consideran que sólo una reforma en profundidad del euro puede salvar la economía del continente.

Pero Rajoy no atiende a razones. Mucho menos Soraya, Esperanza o Cospedal. Sus verdades son absolutas. Y si no gusta, pues <<que se jodan>>, como dijo la Fabra. Bien, pues los españoles no nos resignamos a sus verdades de sacristía y penitencia. Saldremos a la calle de manera pacífica y democrática. Os lo pasaréis por el forro, como siempre. Mañana saldrá la <<Espe>> y escupirá alguna de sus lindezas contra los manifestantes. Vale, lo sé, pero ¿sabéis una cosa? Si ladran es que cabalgamos, que se jodan. 

¿Agoniza la libertad de prensa y opinión?

Javier Krahe se enfrentó a una causa judicial por una parodia religiosa.

El Conseller Carlos Delgado amenazó a los periodistas diciendo <<Yo me andaría con cuidado con lo que escribís>>.

Los periodistas de IB3, televisión y radio públicas de Mallorca, denuncian presiones políticas y censura para favorecer al PP.

Los periodistas Marta Sibina y Albano Dante han sido denunciados a raíz de un documental que denunciaba una trama de corrupción en la sanidad catalana.

Durante los gobiernos del Psoe, existió una campaña de difamación contra periodistas y profesionales que opinaban contra el gobierno. Cesar Vidal, por ejemplo, que no es santo de mi devoción, sufrió una campaña de escarnio injustificada e innecesaria.

¿Ha muerto la libertad de prensa? ¿Tendremos que acudir a los medios extranjeros para saber qué ocurre en nuestro país, como ocurrió en épocas aciagas? ¿La opinión tendrá que exiliarse? ¿Resucitaremos Radio – pirenaica? ¿Regresaremos a la época de la opinión anónima y los pseudónimos?

Tengo la sensación que, en la España actual, Michael Moore estaría en la cárcel, arruinado por las causas civiles o sería  objetivo de una campaña de desprestigio. O las tres cosas a la vez. 

El general que equivocó la estrategia

Desesperado, perdido, esquivo,  el general que equivoco la estrategia observa incrédulo cómo masacran a sus soldados. Podría tocar retirada. Pero no lo hace. A estas alturas de la carnicería, con los batallones rodeados, la retirada sería una matanza. Además, en el fondo de su ego, cree que los soldados son los culpables. Esa chusma  debilucha de  infantería no ha luchado como debiera, piensa para sus adentros. El general nunca fue educado para reconocer sus errores.

Claudica. Y traga con todo. Que hay que subir el IVA, pues se sube. Computar más años en las pensiones, pues también, ¡faltaría más! ¡Contrariar al señorito! ¡Habrase visto tanta insolencia! Rajoy ha decidido vendernos, y vendernos barato. Recortará los subsidios de desempleo, eliminará deducciones fiscales, impulsará más recortes sociales y más subida de impuestos.

Los soldados, ajenos a los que los generales discuten enfundados en trajes caros y bebiendo buen vino, dándoselas de hostias contra todos. Así, a cara descubierta, como se hacían las cosas antes. Con un par bien puestos. Apenas tenían armas con las que combatir, pero les bastó con los bolines de hierro que les colgaban entre las piernas.

¿Cuántos soldados quiere? Si, unos miles más. Enseguida se los pongo para que usted los pase por la picadora. Faltaría más. Por favor, con lo buenos amigos que hemos sido siempre. Pero le pediría que, la próxima vez, emplee vaselina. Gracias. Qué bien, nos van a dar un año más para cumplir el déficit. ¿Y de lo pactado? Ya, que no es el momento, claro, si yo no quería importunar.

La prima de riesgo por las nubes. La solución pasa porque el BCE compre la deuda de los países asediados por la especulación financiera. Pero no lo hace. No le da la gana. Es juez y parte. El no dispara los obuses que están destruyendo las bases de la economía española, pero sale beneficiado de que nos vayamos todos al carajo. Rajoy debería  exigir una solución inmediata al problema del déficit antes de aceptar ninguna contraprestación. O nos salvamos todo o vuelo el barco. Así de simple. Europa responde a la llamada de sus aliados y socios o hacemos estallar el euro y que cada perro se lama su cipote. Pero no lo hace. Tiene miedo.

Rajoy podría haber sido ese general valiente que se pone al frente de las tropas y grita: ¡que el último de los nuestros mate al último de los suyos! Pero no lo hace. Tiene miedo. Le falta lo que le sobra a sus soldados. La historia de España, siempre pariendo buenos soldados y ni un maldito general decente. 

A %d blogueros les gusta esto: