Archivo

Posts Tagged ‘consejo de ministros’

De Reformas y otros Inventos

29/01/2013 1 comentario

Con el paro más alto que se registra desde que existen las estadísticas, va la Ministra de Desempleo, la señora Báñez, y se descuelga con la tarifa plana para los jóvenes autónomos los primeros seis meses. ¡Oferta!¡Oiga! ¡Que lo pongo barato! ¡Solo 50 eurillos! Parece que más que una medida política sea una oferta de internet. ¡Lléveselo a casa y no empiece a pagar hasta Septiembre!

Pero lo peor de todo, no es que lo vendan; además es que lo compran. Se creen que una medida así, temporal y superflua, va resolver – siquiera paliar – el problema del paro en España. Y eso, si la ponen en marcha alguna vez, porque este gobierno reformista tiene corta memoria y parece olvidar que el 40% de las medidas anunciadas esperan durmiendo el sueño de los justos. Algunas de estas medidas, como la ley de emprendedores, siquiera se han discutido aún el Consejo de Ministros, pero otras, como las reformas del sector financiero, aprobadas ya, siguen pendientes de ejecución.

En España, lo inaceptable se ha convertido en norma. El paro, la corrupción, el incumplimiento de las promesas electorales, anuncios de medidas que nunca llegan a implementarse… es el pan nuestro de cada día. El gobierno fía todo su crédito a la esperanza de un futuro que tal vez no llegue nunca, o tarde en llegar más de lo que podemos soportar. España vive un momento de emergencia social, no puede seguir esperando que las reformas den los resultados esperados, ni soportar un solo minuto más nuevas promesas improvisadas y absurdas. La demanda se ha hundido, y sin demanda no hay crecimiento económico. Sólo incentivando el consumo y abandonando la senda del ajuste por el ajuste, y el recorte por el recorte, podremos salir de la difícil situación en la que nos encontramos.

¿Quieres que la economía vaya? La economía va. Da trabajo y verás como todo empieza a ir mejor. Y si no eres capaz de hacerlo, cuando tienes mayoría absoluta, vete pensando que eres un inútil. Si con una mayoría absoluta no eres capaz de enfrentarte a los problemas graves que sufre el país, lo mejor que puedes hacer es coger la maleta e irte a tu casa. Sería lo más honesto. 

Relevo en la cúpula militar

30/07/2012 1 comentario

En el último Consejo de Ministros, el gobierno nombró a los nuevos jefes de los tres ejércitos.  Los seleccionados por el ministro de defensa para estar al frente de nuestras fuerzas armadas son el general Jaime Domínguez Buj (Ejercito de Tierra), el almirante Jaime Muñoz – Delgado (Armada) y el general Francisco Javier García-Arnaiz. Todos brillan por su curriculum militar y su solvencia intelectual. Desde aquí queremos desearle mucha suerte en el cometido de sus funciones y agradecer también a los cesados Fulgencio Coll, José Jiménez y Manuel Rebollo su esfuerzo y servicio.

Queda aún pendiente la renovación de CNI, el cual depende en la actualidad de la vicepresidenta Soraya. Es muy probable que esta renovación se produzca cuando el gobierno presente una nueva reforma del Estatuto del Centro para hacerla más operativa y eficiente. Recordemos que hay cuestiones de seguridad nacional como la “inteligencia económica” que en España apenas se han desarrollado.

El lapso de tiempo entre el cambio de gobierno y el nombramiento de los nuevos responsables de los ejércitos obedece a un esfuerzo de Pedro Morenés por despolitizar este tipo de nombramientos.

Resulta sorprendente el poco interés que despiertan estas noticias en la prensa española, la cual da un trato casi marginal a la información que tiene que ver con la política de defensa. Es cierto que esta debe ser objeto de un cuidado tratamiento,  pues al igual que la política exterior, afecta a cuestiones muy sensibles y vitales para nuestro país. Pero igual ocurre en el Reino Unido, Francia o USA, y allí los medios si dan una cobertura amplia a las cuestiones relacionadas con la seguridad y la defensa.

El conocimiento conduce a la comprensión. En los últimos años se ha puesto muy en cuestión las inversiones que España hace en sus ejércitos. Estas opiniones suelen ser bastante desafortunadas en fondo y forma. No tienen en cuenta los riesgos reales que existen en este momento en el mundo y que nos pueden afectar de manera dramática, y en muchos casos impredecible. Tampoco suelen ser muy honestos a la hora de poner las cifras sobre la mesa. Suelen olvidar que el presupuesto de inversión militar ha caído un 70% desde el 2008, o lo baratísimo que nos sale a los españoles el sostenimiento de nuestros soldados en comparación con otros países de nuestro entorno.

La mala educación de un gobierno insensible

29/06/2012 2 comentarios

Esta madrugada hemos sabido que será posible la recapitalización directa de los bancos. Es la primera gran batalla que pierde Angela Merkel, pero la falta de una mayor ambición sigue sobrevolando sobre el Euro y nuestra Prima de Riesgo. Sin embargo, la decisión demuestra un cambio en la correlación de fuerzas de la UE, y por tanto, también un cambio en las políticas. Este giro hacia políticas más sociales y de crecimiento es algo que deberíamos celebrar. Pero resulta difícil celebrar nada en las presentes circunstancias, y menos aún con el gobierno que tenemos.

El gobierno del PP se ha mostrado, desde el comienzo de su mandato, insensible a cualquier reivindicación o drama social. Prueba de esa falta de sensibilidad es  la reforma de la “mala” educación que acaba de aprobar en el Consejo de Ministros, pero también – y sobre todo –  su actitud hacia el recibo de la luz, el cual subirá el próximo domingo un 4%.

Muchas familias pasan por graves aprietos para poder atender sus pagos. Muchas están perdiendo sus casas. Lograr reunir lo suficiente para pagar el recibo de la luz o el agua se ha convertido en una aventura mensual imposible.

Conozco casos de personas que han tenido que prescindir de algún servicio básico, como la luz o el agua, para poder continuar comiendo cada día. Se de familias que sobreviven con la ayuda de parientes, amigos o vecinos que asumen mancomunadamente la cesta de la compra o pagan, entre todos, el recibo de la luz, el agua o la comunidad.

He visto a hombres como castillos bajar por la noche, a escondidas, a recoger agua en las fuentes,  o ducharse en las duchas públicas de las playas. Algunos ayuntamientos, copiando sin duda la actitud insolidaria e insensible del gobierno, han decidido cortar las duchas y las fuentes para evitar que la gente <<abuse>>.

En  muchas ocasiones en este blog, he hablado de las causas de la crisis, de las alternativas a las políticas ineficaces, o del daño que está causando a nuestro país el dogmatismo de algunos y las perversas consecuencias del bipartidismo. Lo he hecho siempre desde el respeto y la razón; al menos esa ha sido siempre mi intención. Pero hoy no. No me da la gana. Anoche vi el rostro de la frustración de un hombre que no tiene agua corriente en su casa y comprobó como el ayuntamiento le ha cortado también las duchas de la playa para ahorrar y evitar <<abusos>>. Y acabo de ver cómo dos políticos que cobran lo que cuatro familias de clase media, justificaban su incompetencia y la subida de la luz. Bien, pues aunque solo sea por una vez, me voy a desahogar: son ustedes unos hijos de puta. Vuestras madres no tienen ninguna culpa, seguro que eran unas santas, pero vosotros sois unos hijos de puta.

Viernes de Dolores

Desde que Rajoy llegó a la Moncloa, los viernes se han convertido en fecha temida por todos. El día en que se reúne el Consejo de Ministros empieza a ser conocido como el Día de la Flagelación. Y es que aún se espera una sola decisión que no resulte lesiva para algún derecho social, laboral o económico.

Rajoy ha dicho bien claro que seguirá con su agenda reformista pese a quien le pese. Una actitud dogmática que le aleja cada vez más de la sociedad y de la verdadera naturaleza del poder político: dar respuesta a las expectativas de los ciudadanos.

El PP quiere que se note quien manda. Que sepan todos que ellos son el gobierno y que puede, y harán lo que les venga en gana, según su criterio. Un criterio que, por cierto, les lleva a convertirse en la última resistencia europea de los partidarios del recorte.

Este viernes está previsto que aprueben la ayuda a Bankia. Miles de millones para reflotar las entidades financieras que salen de la educación y la salud de los ciudadanos. No hay dinero para políticas que impulsen el empleo, pero sí para salvar a entidades financieras mal gestionadas, y sin siquiera exigir que se depuren las responsabilidades.

Pero lo de menos es la decisión concreta de este viernes. Lo peor es la actitud de un gobierno que pretende imponer su criterio a toda costa. Creen que están midiendo sus fuerzas contra la izquierda, pero en realidad el pulso se lo están peleando al conjunto de la sociedad. Solo su cerrazón ideológica les impide ver los hechos tal y como son.  Esperan que la sociedad se agote de manifestarse y termine claudicando; pero eso está por ver, pues cuanta más presión contra la sociedad se ejerce, más razones adquieren para responder a la agresión a sus derechos. 

El Gobierno favorece la especulación sobre el agua

Otra de las modificaciones de leyes aprobada el pasado Consejo de Ministros, autoriza la compra y venta de derechos de explotación de recursos hidrológicos subterráneos entre regantes. Dicho de otra manera: se podrá especular sobre el agua igual que se especuló sobre el suelo.

Muchos andamos a la espera de la modificación de la Ley de Costas, donde todo parece que el gobierno volverá a favorecer la depredación del territorio y la gestación de una nueva burbuja inmobiliaria. Pero no resistíamos a creer que, además de su política de liberalización del suelo, el PP estuviese también por la labor de favorecer la privatización de las aguas y permitir la especulación sobre ella.

A partir de ahora, muchos de los derechos de riego podrán cotizar como en un mercado de valores, favoreciendo la concentración de tan importante recurso en pocas manos y aumentando la presión sobre unos acuíferos ya sobreexplotados.

Una mala noticia para el medio ambiente. Y una peor noticia para todos los ciudadanos, pues el gobierno del PP está gestando el nacimiento de una nueva figura económica: el aguateniente. 

Hacia el segundo incumplimiento electoral

Durante la campaña electoral, Rajoy y el resto del PP defendieron la conveniencia de bajar los impuestos. La razón era sencilla: menos impuestos, más dinero en manos de los ciudadanos, ergo más consumo y mejora de la economía gracias al aumento de la demanda interna del país. Quedaba por resolver cómo el gobierno podría sanear sus cuentas si, endeudado como está, baja sus ingresos. No hay problema, para eso está la llamada curva de Laffer, o lo que es lo mismo, la conjetura de que una bajada de impuestos eleva los ingresos porque se produce menor fraude fiscal.

La realidad, tozuda, se le impone, y nada más sentarse a presidir el Consejo de Ministros, Rajoy – Soraya, deciden subir el IRPF. Y es que una cosa es predicar y otra dar pan. Es evidente que lo sabían antes de ganar las elecciones y mintieron para evitar una pérdida de votos. Lo contrario, es decir, que la subida de impuestos fue improvisada tras la toma de posesión y el acceso a las cuentas públicas, es más preocupante, pues supone que el gobierno no tiene ni idea de hacia dónde se dirige y cuáles son las medidas que el país necesita.

Soy de quienes creen que Rajoy y el PP mintieron sobre los impuestos. ¿En qué otras cosas engañaron a la opinión pública? Apuesto que en la creación del Banco Malo. Es decir, que los activos inmobiliarios devaluados por la crisis nos los comamos todos los ciudadanos. Puede que la forma no sea exactamente la que los medios de comunicación han estado aireando, y se busque un instrumento más sutil, como el Fondo de Garantía de Depósitos, para adquirir el suelo y sanear así los balances de las entidades financieras.

La alternativa – que parece no incomodar al ministro de economía –, sería elevar hasta en un 50% las provisiones de los bancos en relación a los préstamos con garantía inmobiliaria. Para simplificar la explicación: obligar a los bancos a reconocer sus pérdidas, aún maquilladas por una valoración al alza de sus activos inmobiliarios. Esta decisión supondría la bajada espectacular de los beneficios de los bancos y más de una quiebra – salvo que encuentren marido a entidades en peor situación –, razón por la que creo que no terminará de implementarse medidas de esta naturaleza. El gobierno se inclinará hacia la búsqueda de un instrumento que, evitando llamarlo Banco Malo, cumpla la misma función que esté: absorber los activos tóxicos.

Sé que me estoy lanzando al ruedo con esta predicción, difícil de precisar en el tiempo por la proximidad de las elecciones en Andalucía, pero estoy convencido que los expertos de marketing y social media del gobierno ya están pensando en cómo vendernos a los ciudadanos esta decisión. 

%d personas les gusta esto: