Archivo

Posts Tagged ‘elecciones’

El laberinto del Psoe

El Psoe siempre ha presumido de ser el partido que mejor entendía la articulación territorial de España. De hecho, es el único partido que puede presumir de haber gobernado en todas las Comunidades Autónomas al menos una vez. Sin embargo, esa capacidad de adaptar su discurso a los diferentes territorios nunca había supuesto una negación del principio de unidad nacional. Ahora, sin embargo, las posiciones del PSC son claramente rupturistas con España, ponen en cuestión el principio de unidad nacional que siempre habían defendido y que era – o al menos eso se suponía – la línea roja.  

El caso es que el debate no da para mucho. Si el Psoe sabe leer la opinión de la calle, sabrá que los costes de la ruptura con el PSC son mínimos en comparación con los costes electorales que supondría volverse a presentar a las elecciones junto al PSC. En España tenemos demasiados problemas como para andar ahora buscando soluciones sesudas a los problemas territoriales. Después de tres décadas de convivencia que ha funcionado razonablemente bien, no creo que sea el momento de huídas hacia ninguna parte.  

La socialdemocracia carece de proyectos creíbles y de un modelo de acción política que ilusione a las nuevas generaciones. En este contexto, lo peor que pueden hacer es desencantar también a los incondicionales de Andalucía o Extremadura, quienes están ya demasiado cansados de aguantar los desplantes independentistas. Algunas voces en el seno del Psoe ya se han posicionado claramente a favor de la ruptura. Confío que sean escuchadas y el Psoe rompa con el PSC de inmediato. No hacerlo supondrá seguir hundiéndose más, tanto en lo electoral como en lo ético. Que nadie olvide que en los últimos 20 años, el PSC, antaño el referente de la emigración en Cataluña, ha perdido más de la mitad de los votos, y dejado huérfanos a muchos catalanes que también se sienten españoles. Si el Psoe no hace nada para dar respuesta a toda esa gente que el PSC dejó en la cuneta, sino que está dispuesto a seguir siendo chantajeado por el PSC, serán tan culpables como el propio PSC, y desde luego, no deberían llevar más la letra E de España en sus siglas. Resulta ofensivo.

Quien es Quien, en las Elecciones Italianas

Tras la imposición de un gobierno tecnócrata por la UE, Italia se enfrenta a una necesaria regeneración democrática. Muchos sectores sociales, políticos y económicos consideraban el gobierno de Monti una dictadura encubierta, que ha fracasado tras menos de un año en el poder. Estos son los principales grupos que concurren a las elecciones, en cuyas manos está el futuro de Italia, la regeneración democrática y en gran medida el futuro de la UE, pues es evidente que un país como Italia, tendrá mucho que decir en el concierto (batiburrillo) europeo.

f1Son los favoritos. Están liderados por Pier Luigi Bersani, antiguo militante del Partido Comunista, de cuyas cenizas nació el Partido Democrático de la Izquierda y de este el Partido Democrático. No concurre sólo a las elecciones (ninguno lo hace en Italia), lleva de compañeros de viaje a Izquierda Ecológica Liberal, al Centro Democrático y al Partido Socialista Italiano.

Una de sus grandes bazas es la experiencia política de Bersani, varias veces ministro en diferentes gobiernos, tanto Prodi como de Maximo d´Alema. Sus propuestas contra los ajustes y a favor de una política expansionista que garanticen el crecimiento económico y la creación de empleo lo hacen muy popular entre las clases medias. Sin embargo, es casi seguro que pactarían con Monti para evitar la entrada de Berlusconi al gobierno, aunque les cuesto sacrificar su política económica. Muchos creen que, sabedores de la coartada política que tendrán con el regreso de Berlusconi, se atreven a prometer cualquier cosa, aún sabiendo que no podrán ponerla en marcha.

f2El Pueblo de la Libertad es el partido político liderado por Berlusconi. Saben que será difícil ganar las elecciones. Pero tienen suficiente apoyo social como para ser determinantes en el Parlamento, sobre todo si el resto de los partidos no logra un gobierno estable de coalición. Esta es su gran baza. Si se posicionan bien, la continuidad de las políticas de ajuste pasarían factura a hipotéticos socios de gobierno como el Partido Demócrata. Surgirían tránsfugas (bastante frecuente en Italia) y en un par de años podrían estar en condiciones de afrontar con éxito unas nuevas elecciones.

Por el momento, se conforman con dar cobertura legal a su líder, asediado por la justicia, y continuar siendo protagonistas en los medios. Lo cual, además, es bastante fácil, pues pertenecen a Berlusconi.

En el viaje los acompañan La Derecha, Hermanos de Italia, Gran Sur, la alianza de Centro y la Liga Norte, ya sin Bossi. Representan a la derecha con fuertes vínculos católicos.

f3La Agenda Monti se presenta cómo la alternativa de los mercados y la UE. Quieren acabar con la imagen de tecnócrata impuesto de Monti y afianzarse en el poder. Saben que no lograrán ganar las elecciones, probablemente se queden en un tercer puesto (un segundo sería un éxito), pero confían en la alianza con el Partido Demócrata para continuar aplicando la estrategia diseñada en la UE.

Gran parte de su electorado considera esta formación como un mal menor. Están en contra de la política que hacen, pero se resignan a las imposiciones de Merkel como una forma de no quedarse fuera de Europa. Son también la apuesta de los sectores más moderados de la sociedad.

La coalición la forman partidos como el Centrista, Unión de Centro, Futuro y Libertad, Hacia la Tercera República / Italia del Futuro y el Partido Liberal Italiano.

f4Revolución Civil es una formación que aglutina a los partidos de la izquierda tradicional y antisistema. La podríamos comparar a la IU española de Cayo Lara. Su gran baza es la alianza estratégica con Italia de los Valoras, liderada por el ex juez Antonio di Prieto. El candidato, sin embargo, es el fiscal estrella de Palermo, Antonio Ingroia, conocido por su lucha contra la corrupción y la mafia.

Pretenden ser la fuerza política que regenere las instituciones desde dentro, luchando contra la corrupción y la delincuencia organizada. Su mayor problema es que el mensaje radical de algunos de sus miembros aleja a amplios sectores de población que, cansada de la corrupción, no quiere tampoco que se use la “limpieza de las instituciones” como coartada para introducir un régimen de economía tutelada por el Estado. Es probable que acaben siendo cuarta o quinta fuerza en el Parlamento, dependiendo de lo que haga su máximo rival: Beppe Grillo.

La coalición la forman Izquierda Verde, Italia de los Valores, Federación de Izquierda (refundación comunista) y el Movimiento Naranja, una antigua escisión de Italia de los Valores.

f5Movimiento 5 Estrellas. Su discurso populista e irreverente lo ha hecho favorito de los jóvenes y los grupos más daños por la crisis. Carecen de programa y de ideología definida. Su grito de guerra es: <<no nos representan>>, en referencia a los partidos políticos tradicionales.

Se trata de una plataforma política que cuasi venera a su líder, el cómico Beppe Grillo. Sin contenido ni experiencia de gestión demostrable en ninguno de sus líderes, tienen a su favor un discurso simple y directo que cala en ciertos grupos de la sociedad. Es un nuevo populismo de izquierda que surge como antítesis al populismo neoliberal de Berlusconi.

En las últimas elecciones e convirtieron el tercera fuerza política, y aunque las encuestas les son muy favorables, ellos mismos son conscientes que sus resultados estarán por debajo de lo obtenido en las municipales. Entonces eran la novedad, estaban “limpios”, pues nunca habían gestionado nada, pero ahora se enfrentan a las elecciones con el peso de la gestión que han empezado a hacer en las municipales, y esto les está cortando las alas. El globo se deshincha, a pesar de un adelanto electoral que les favorece, la atención mediática que han despertado y el lenguaje provocador que emplean.

f6Evitar el Declive, sería la traducción más adecuada a esta formación que concurre casi sola a las elecciones. Está liderada por un conocido contertulio de orientación liberal, Óscar Fulvio Giannino.

No se espera que obtengan unos buenos resultados, sólo que estén en el Parlamento, pero sin capacidad siquiera de influir en ninguna de las carambolas de gobierno que pueden darse. Su ideología está inspirada por el liberalismo clásico. En este sentido, sus propuestas son muy similares a las que en España formula el extraparlamentario Partido de la Libertad Individual o el Think Tank Instituto Juan de Mariana.

Aunque sus propuestas pueden sonar antisociales y no gustar a los sectores más proclives al intervencionismo del Estado, son la formación política con más base ideológica y claridad de ideas de las que se presentan. Al menos, son los únicos que dicen lo que van a hacer si gobiernan, guste o no.

Su campaña electoral, además, está siendo de las más originales. Un mensaje claro, recogido en diez propuestas muy concretas, un uso muy hábil de las nuevas tecnologías (implicando en los foros a los simpatizantes) y un nuevo modo de organizar sus actos públicos: los anti-mitin, donde los asistentes no sólo escuchan y aplauden, sino que participan en el debate, está haciendo que ganen muchas simpatías entre los grupos más concienciados de las clases medias.

Sistema Proporcional Personalizado

08/02/2013 2 comentarios

Se trata de un modelo electoral que es juzgado por todos loes expertos como el más justo, sólo superado por el llamado Voto Único Transferible. Este último, sin embargo, tiene la pega de ser realmente complejo en circunscripciones amplias (se tienen ordenar según la preferencia del votante todos los diputados a elegir, lo que en alguna circunscripción es más de 30) y arroja muchos votos nulos.

El Sistema Proporcional Personalizado es simple, directo y logra conjugar la proporcionalidad y la vinculación de los ciudadanos y sus representantes. Para comprender como funciona, podemos comenzar por explicar el modelo alemán.

En primer lugar, se efectúan dos votos independientes y no uno. En el primer voto se elige al Partido cuya lista cerrada se presenta a las elecciones. Los votos obtenidos reparten los escaños por un sistema proporcional. Se denominan “Mandatos Totales”.

En segundo lugar, se vota a las personas, a los candidatos que los partidos presentan en las respectivas circunscripciones, casi todas unipersonales (es decir, se elige al más votado por un sistema mayoritario). Estos votos se denominan “Mandatos Directos”.

¿Cómo se hace el reparto de escaños? Es sencillo, los mandatos directos se restan a los mandatos totales para garantizar la proporcionalidad. La paradoja se da cuando un partido obtiene más Mandatos Directos que Mandatos Totales. Entonces se crean los llamados “escaños adicionales”. En la actualidad existen 24, todos en manos del partido de Merkel, razón por la que lograron la mayoría. El Constitucional Alemán ya ha exigido que se modifique el sistema antes de las elecciones generales de este año, cosa que aún no han  hecho.

Para superar este escollo, basta con modificar un poco el modelo. En Alemania se eligen prácticamente un 50% de Mandatos Directos. En otros países, como Escocia, Gales o Nueva Zelanda, la correlación entre proporcional y directo es distinta, evitando el escollo de tener que “ampliar el Congreso”. En cualquier caso, el debate más importante no está tanto en la cuestión de la correlación cómo en la introducción de barreras. En Alemania, por ejemplo, se exige un 5% de los votos en todo el territorio o tres mandatos directos. En España, con los resultados electorales, esto excluiría a partidos como IU y UPyD, que apenas obtendrían mandatos directos y no han superado la barrera del 5% de los votos.

El sistema, para que pueda ser aplicable a la realidad Española exigiría la supresión de esta barrera, la cual está también en la base de la necesidad que tiene el modelo alemán de crear “escaños adicionales”. Los partidos que no alcanzan ese altísimo listón del 5%, restan muchos votos a las candidaturas presentadas por los partidos. En consecuencia, la representación proporcional que obtienen es menor a los Mandatos Directos que reciben, pues muchos ciudadanos, sabiendo que un partido pequeño no podrá obtener un Mandato Directo, los vota en el Mandato Total. El problema es que, si el partido que ha recibido estos votos no logra el 5% en toda Alemania, los votos se pierden, y quedan inflados los Mandatos Directos. 

La trampa de las listas abiertas

08/02/2013 2 comentarios

Últimamente, hay quien cacarea sobre las listas abiertas, las cuales parecen la purga Benito. Sin embargo, el modelo tal y como lo proponen es aún por que el actual, y sólo crea una falsa ilusión transitoria de control ciudadano sobre los políticos.

Con las listas abiertas, los partidos minoritarios quedarían excluidos del parlamento. Es así de sencillo. La concentración de votos en las listas mayoritarias haría que los pequeños siquiera pudiesen optar a un solo representante. Recordemos los resultados de circunscripciones tan importantes como la de Madrid en las elecciones del 20 de noviembre de 2011.

PP                 1.719.709 votos.          50,97%      19 diputados.
PSOE                   878.724  votos.          26,05%      10 diputados.
UPyD                   347.354  votos.          10,3%        4 diputados.
IU                   271.209  votos.          8,04%        3 diputados.

Si tomamos como hipótesis que el 80% de los electores de un partido darían todos sus votos a los candidatos de ese partido. Cada uno de los candidatos del PP obtendría alrededor de 1.375.000 votos. Es decir, coparía todos los diputados elegidos en esa circunscripción. Incluso suponiendo que el 50% de los votos se repartiese, el menor de los votados en la candidatura del PP sería de algo más de 850.000 votos. Sólo los candidatos más aventajados del Psoe alcanzarían algún escaño. Nos encontraríamos, con este sistema de listas abiertas puras, en una situación similar a la del Senado, con una representación de senadores electos de 136 PP, 48 Psoe, 9 CIU, 7 PSC-IC-EU, 4 PNV, 3 Amiur, 1 Coalición Canaria, 0 UPyD, 0 IU.

Cabría plantear la elección de un modelo mixto, y una vez los diputados se asignen por el método D´Hondt, los candidatos se ordenen según los votos obtenidos dentro de la propia lista. Es decir, si al PP le corresponden 19 diputados, estos se elijan entre las 19 preferencias más votadas dentro de la propia lista. Pero el resultado sería casi invariable al modelo actual. Pero analicemos un momento los resultados anteriores. Si son 36 los diputados a elegir. A IU, con un 8% le correspondería 2,8, redondeando: 3 diputados; justo los que ha obtenido. A UPyD, con un 10%, un 3,6, redondeando: 4 diputados, justo los que ha obtenido. Al Psoe, el 26% de los 36 diputados a elegir, es decir: 9, 3, redondeado a 10. Y al PP, con la mitad de los votos, le corresponde el 50% de diputados, es decir: 18, más uno extra por los restos. Se parecía, por tanto, que el sistema sí es proporcional en este caso. ¿Dónde está el problema? En las circunscripciones pequeñas, aquellas que eligen nueve o menos diputados, con una media de seis. Este escaso número hace que sea prácticamente imposible en más de 42 circunscripciones lograr un escaño para los terceros partidos.

La consecuencia es evidente: IU con un 6,92% en el conjunto del Estado, sólo logra 11 diputados, 6 menos que CIU con sólo un 4,17% de los votos. UPyD, con un 4,69% de los votos, es decir, cuatro veces los votos obtenidos por Amaiur, logra sólo 5 diputados, la formación vasca, con poco más de 1% de los votos 7, y CIU, con un resultado electoral inferior al de UPyD e IU, 16. Nos encontramos pues, no tanto ante un problema de proporcionalidad matemática sino a un sesgo territorial que ha creado feudos y tapones. Feudos que sobredimensionan la representatividad real de algunas formaciones políticas, y tapones que impiden desbordar el bipartidismo pues garantizan siempre las mayorías absolutas y con ellas, los rodillos democráticos y la falta de diálogo y consensos entre los grupos.

Un cambio hacia listas abiertas, con o sin modificar el mapa electoral, sólo conduciría a una mayor concentración de poder en los partidos mayoritarios. Y a la práctica exclusión de los grupos pequeños y los independientes. El debate real, el que interesa realmente a los ciudadanos, es el debate de las circunscripciones y la proporcionalidad. Una combinación que aporta el modelo Proporcional Personalizado, que es el usado en una de sus variantes por Alemania y Nueva Zelanda.

Rubalcaba se columpia solo

Rubalcaba pidió la dimisión de Rajoy, pero no la convocatoria de elecciones. Algo así como un que pase el siguiente. Sabiendo que quien coja el mando del barco sin pasar antes por las  urnas tendrá una legitimidad democrática menor aún que la que puede tener hoy Mariano Rajoy. ¿A qué viene esto? ¿O es cierto que tras la publicación de estas miserias existe una maniobra orquestada para imponer un gobierno tecnócrata? Porque el debate tiene su miga. Primero está la cuestión de si estas informaciones son ciertas. Pero no menos importante es saber quién y por qué las está filtrando ahora.

Lejos de sumarme a las teorías de la conspiración, creo que hay quienes pretenden pescar en rio revuelto sin pasar antes por la correspondiente cita electoral. Es muy difícil, por no decir imposible y antinatural que Rajoy promueva un gobierno de concentración; pero con un segundo candidato propuesto por el propio PP la cosa podría ser más fácil. ¿Es eso lo que pretende el Psoe pidiendo la dimisión y no la convocatoria de elecciones? De estar en la piel de Rubalcaba, pondría mucho cuidado en los compañeros de viaje que me busco y en los itinerarios a seguir. Un recorrido por un gobierno tecnócrata, no elegido por los ciudadanos, si no formado por independientes o un grupo heterogéneos de partidos no es el camino que España necesita, y mucho menos el que los españoles quieren.

No deseo, y creo que la mayor parte de los ciudadanos tampoco, la imposición de un gobierno como el italiano. A  pesar de mi admiración por Mario Monti, a quien considero uno de los políticos europeos con más solvencia intelectual, creo que se equivocó al encabezar el Consejo de Ministros de Italia, y me he opuesto a la imposición de ese gobierno. Con más razón aún lo haría si eso ocurriese en España, en mi país. Cuya sociedad, además, se encuentra en un momento de ebullición que podría llevar a cualquier cosa ante una situación así.

No sé a qué juega el Psoe. Hace tiempo que dejé de comprenderles. Hace años que creo que se mueven por impulsos, desorientados. Pero no me gusta el camino que están emprendiendo. Bastante tenemos con los populismos de asamblea y anonimato de la tecnopolítica como para, además, tener que preocuparnos por maniobras de dudoso espíritu democrático orquestadas – o aprovechadas – por formaciones políticas como el Psoe.

Al escuchar a Rubalcaba este fin de semana, no he podido evitar recordar algo que publicamos hace meses, el tres de agosto de 2012. Avisábamos de los rumores que nos habían llegado de una cena en el hotel Wellington de Madrid, donde un nutrido grupo de personalidades de la política, entre las que destacaba Jose Bono, Marcelino Orejea, Carlos Solchaga, Acebes y Suarez Pertierra. La información que me llegó aseguraba que estos encuentros discretos se estaban desarrollando de manera regular. No puedo, obviamente, saber a cuento de qué se reunían; pero los rumores, cada vez más insistentes, hablaban de un plan para desestabilizar el gobierno de Rajoy y forzar un ejecutivo de “unidad nacional”. Confío que la petición de dimisión y no convocatoria de elecciones de Rubalcaba no tenga nada que ver con esto. Es más quiero creer que sólo disfrutaban de la buena comida. Sin embargo, cuando vi la comparecencia del líder socialista, recordé aquella información – de la que me había olvidado totalmente –. Contacté con mi fuente y le pregunte sobre la cuestión: <<¿Se han seguido celebrando las reuniones?>> <<Sí>>, fue su respuesta. Pregunte, a continuación, si los papeles de Bárcenas tenían algo que ver con esto. Su primera reacción fue reír al otro lado del teléfono. <<Ni puta idea, macho>>. Y volvió a reírse. Que cada uno interprete esa risa como quiera.

Ver http://paisdeciegos.com/2012/08/03/un-gobierno-de-concentracion/ 

Si alguien se entera que me lo explique

El país hecho unos zorros y nuestros políticos jugando con banderitas. A quienes sufren el desempleo, la falta de oportunidades y los desahucios les importa una mierda las batallas nacionalistas. Lo sé, lo han dicho por activa y por pasiva. Pero los políticos a lo suyo, exhibiendo banderas y discursos patrioteros. Como si eso fuese a solucionar nada a nadie.

Pero lo más vergonzoso del tema, es que no sólo gastan cartuchos en guerras que a nadie le importa, sino que ni siquiera sabemos que trinchera ocupa cada quien. Rubalcaba dice que no está conforme con el derecho de decidir del pueblo catalán; y desde el PSC se dice que sí, que los catalanes tienen derecho a decidir.

Desde mi orilla, me pregunto si los desahuciados de sus viviendas, los parados o los enfermos crónicos que comienzan a ver peligrar sus tratamientos tienen realmente derecho a decidir. ¿Han decidido ellos que los echen de sus casas y quedarse en la calle o viviendo de prestado en un cuarto cedido por un familiar? ¿Han decidido vivir cada día un lunes al sol, sin medios para vivir, con un rechazo constante a cada petición de empleo y las facturas acumulándose en los números rojos del banco? ¿Han decidido los enfermos enfermar y que la administración les niegue el mejor tratamiento posible por falta de fondos? No hay que ser muy listo para darse cuenta que NO. Que no han decidido sufrir lo que sufren, que no tienen derecho a decidir. Ni los catalanes, ni los manchegos ni nadie.

Más valdría ocupar los esfuerzos y las mentes en dar una respuesta firma, eficaz e inmediata a tantos dramas que se sufren a lo largo y ancho de España y dejarse de tanta gilipollez.

Aparte, si el Psoe no es capaz de poner orden en sus filas ¿cómo espera que los ciudadanos confíen en que sea capaz de poner orden en el país? Comprendo y conozco la historia del PSC. Sé bien que no es lo mismo que el Psoe, que es un partido distinto, independiente, pero está federado al Psoe y eso supone respetar ciertas obligaciones y asumir un discurso común. De no hacerlo, su sitio no está ni puede estar con el Psoe. Mantener al PSC cómo referente cuando este está promocionando un discurso distinto al de Rubalcaba y la dirección del Psoe supone una de dos: o el Psoe no tienen discurso o comparte el discurso del PSC. Que se aclaren, actúen en consecuencia, y nos lo cuenten.

 

Debacle socialista

22/10/2012 1 comentario

Los resultados de las elecciones gallegas y vascas confirman el hundimiento del Psoe, partido que se ha convertido en el émulo político del titanic. Más les vale sacar conclusiones y forzar cambios dentro del partido en su relación con la sociedad. De lo contrario, se convertirán en un partido irrelevante en el escenario institucional durante muchos, muchos años; probablemente décadas.

Se equivocan quienes buscan en Rubalcaba un chivo expiatorio. Cierto que su liderazgo está dejando mucho que desear. Se esperaba más de un político con tantas tablas como él, pero el problema de fondo no es Rubalcaba, no es la imagen que trasmite el Psoe o la fortaleza o debilidad de su líder. Todo esto se le podría perdonar si, a cambio, dispusiese de un discurso propio. Pero no es el caso.

Feijoo le ha regalado a Rajoy un balón de oxigeno que le permitirá afrontar los próximos meses desde una situación mucho más cómoda. Sabe que España no respalda sus políticas. Pero también sabe que no tiene rival político ni ideológico que le haga frente en las instituciones. El PP es una máquina de ganar elecciones. Una máquina bien engrasada que está sosteniendo a Rajoy incluso cuando muchos de los suyos no están de acuerdo con las medidas que adopta.

El hundimiento del Psoe y la incapacidad de los partidos más pequeños de generar ilusión, llegar a más gente, y lograr una representación significativa en las instituciones, le ha regalado a Rajoy una victoria que todos tendremos que pagar. Y pagar muy caro.

Veremos que ocurre con formaciones como la liderada Mario Conde, quien ha recibido un fuerte revés en su estrategia por ocupar un hueco en el espectro político. Los resultados no han sido malos, dadas las circunstancias, pero insuficientes para lograr presencia en el parlamento gallego. Esto puede suponer una fuerte desilusión para los seguidores del exbanquero y provocar el fin del partido Sociedad Civil y Democracia justo cuando daba sus primeros pasos.

Respecto al País Vasco, lo que se sabía. Pachi ha logrado convertir a su partido en tercera fuerza política. El PNV gana y Bildu se sitúa como segunda fuerza política. No hay que descartar el efecto novedad en los resultados. Sin embargo, la aplastante mayoría nacionalista en el parlamento vasco – más allá del número de parlamentarios que haya obtenido la formación abertzale – debería hacer reflexionar a los partidos de ámbito nacional sobre su estrategia en relación al País Vasco.

Confío que el PNV esté a la altura de su historia, y de los mensajes que ha lanzado durante la campaña electoral, y se deje de aventuras soberanistas al estilo de Mas. Creo que Urkullo no quiere a los abertzales como compañeros de cama durante este viaje. Pero tampoco parece que la situación, con una caída tan brutal del Psoe, sea propicia para pactos con esta formación. Es probable que intente gobernar en minoría. Si esto es así, será la capacidad y la inteligencia del Psoe y del PP los que deberán evitar que el PNV termine radicalizándose al verse obligado a claudicar ante los abertzales para lograr su apoyo a la acción de gobierno.

Los resultados electorales demuestran que la mayoría social y la mayoría electoral son cuestiones que, a día de hoy, parecen irreconciliables. Poco sentido tienen la huelga general convocada para mediados de noviembre cuando, llegadas las elecciones, consagramos en el poder a los mismos que criticamos en las calles.

Algunos hablan de la moral del esclavo, que besa el yugo que le oprime. Otros recuerdan que los elefantes obligados a estar encadenados desde niños, cuando son adultos y se les quita el cepo, no huyen porque creen que no pueden hacerlo. Quizás haya mucho de esto en lo que sucede en España. Pero también es posible que los españoles, cuando van a votar, se sientan Sócrates eligiendo la manera en la que ha de ser ejecutado.

 

La indecencia de las elecciones

La política es la lucha por el poder, no nos engañemos. Los políticos buscan, por encima de todo,  acumular la mayor cuota de poder posible. Incluso cuando hacen las cosas bien, lo hacen pensando más en los réditos electorales que obtendrán que en el interés general. Esto no quiere decir que todos sean iguales; sólo que buscan el mismo propósito. La diferencia estriba en los medios que están dispuestos a usar para alcanzar sus metas y la forma en la que se comportan durante la lucha.

La falta de honor de los políticos es lo que convierte a la política en una reyerta de barrios bajos, una pelea sin reglas protagonizada por pandilleros de la peor ralea. Cualquier meta es legítima siempre que se perseguía por medios dignos y honorables, pero de estas cosas, nuestros políticos saben bastante poco.

Las campañas electorales se han convertido en un espectáculo indecente de acusaciones, insultos, medias verdades, mentiras enteras y manipulación. Todo vale para obtener lo que se desea, da igual el fango moral por el que tengas que reptar si logras el propósito de obtener un acta de parlamentario, o que tu partido continué gobernando o sustituya a la actual mayoría.

Si hay que manipular las encuestas, pues se manipulan y ya está. Sólo así se explica que la intención de voto sea tan diferente según quien ha encargado el estudio. Tampoco se escatima en insultos y descalificaciones contra los candidatos rivales. Cualquier cosa con tal de desacreditar al oponente. Supongo que será más fácil asegurar que el contrario es aún más burro que tú, pues debe ser difícil poner en valor las virtudes de más de un candidato.

Ningún partido se libra de la indecencia y el deshonor electoral. En un ejemplo de irresponsabilidad flagrante, el señor Beiras, confunde la conflictividad social y la indignación por la falta de respuestas a la crisis, con la guerra. Por si no le bastase con esta incontinencia verbal, se descuelga en un mitin en Lugo asegurando que <<Feijoo está matando más gente que ningún grupo terrorista en la historia del Estado Español>>. Y no se atragantó con las palabras ni ningún compañero de candidatura le ha enmendado la plana; al contrario, le ríen las gracias.

Con semejantes energúmenos en la arena de la política, no es de extrañar que el descrédito acampe a sus anchas entre la ciudadanía. Si los propios políticos pasan el día acusándose mutuamente de analfabetos, embusteros, corruptos e incluso de <<matar a más gente que ningún grupo terrorista en la historia del Estado Español>>, a nadie le debería extrañar que más de uno en nuestro país esté deseando tener la oportunidad de liarse a machetazos con el vecino.

Me gustaría preguntarle al señor Beiras ¿Cuánta gente ha salvado él? Es fácil criticar al adversario, es mucho más fácil buscar palabras gruesas con las que insultar a los rivales y exaltar los ánimos de los propios. Lo difícil es  poner en valor las propias virtudes y experiencia; especialmente difícil es cuando no se tiene.

Ojalá un día en España aprendamos que las piedras están para construir y no para tirárnoslas a la cabeza unos a otros.

Cuando la mujer del Cesar no lo parece

Fue Cayo Julio Cesar quien pronunció la sentencia que se ha convertido en todo un proverbio: <<la mujer del César, además de ser honrada debe parecerlo>>. Aunque la afirmación no era sino una excusa para su divorcio y Cayo Julio Cesar no fue hombre que pudiera ponerse de ejemplo de honestidad, lo cierto es que siempre se ha deseado que la honra de los políticos y de quienes les rodean nunca esté puesta en entredicho.

Por suerte, las cuestiones personales quedan ya aparcadas de la vida pública, y las objeciones se hacen, no sobre la vida privada de los regidores sino sobre cómo gobiernan y a quién benefician con su gobierno. Está claro que la voluntad siempre es la de beneficiar al pueblo, pero está claro que cuando se trata de las subvenciones y las ayudas, unos son más pueblo que otros.

Esto suele pasar con las empresas que tienen en su plantilla a familiares y amigos cercanos de los gobernantes. Siempre reciben cuantiosas subvenciones y contratos. ¡Qué casualidad! Será que en los genes anda el genio oculto y se manifiesta en todos los parientes a la vez, siempre y cuando – eso sí – uno de ellos haya alcanzado una alta magistratura. Son genes inteligentes, solo se activan cuando la oportunidad es favorable.

El último político que pone en entredicho su honestidad es Feijoo, quien concedió contratos por más de 1,2millones a empresas en las que su hermana figura como apoderada, tal como informaba ayer Público. Seguramente, la contratación sea legal, pero ya es casualidad.

Luego los políticos se preguntan por qué la gente está hasta el gorro de ellos, porque se ha perdido la confianza en los partidos políticos. Muy sencillo, porque la mujer del Cesar – o su hermana, su prima o su antiguo compañero de pupitre – además de ser honrada, debería parecerlo.

http://www.publico.es/espana/443581/feijoo-concedio-contratos-por-mas-de-1-2-millones-a-empresas-de-las-que-su-hermana-es-apoderada

Para dormir la siesta ya no veo documentales, veo el telediario

09/10/2012 1 comentario

En España sufrimos algo más que una crisis económica, sufrimos una crisis moral, ética, cultural, de referentes. El desprestigio de la política y las instituciones también alcanza a los medios de comunicación. Con no pocos motivos, la ciudadanía se pregunta qué puede esperar de quienes, teniendo la obligación de ser los ojos y los oídos de la sociedad civil, han cohabitado con el poder y dulcificado – cuando no enmascarado – los errores y las miserias de la clase política y las oligarquías financieras.

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad incuestionable en cuanto ha sucedido, pues entre otras cosas, nunca se preocuparon de cuestionar los mensajes que llegaban desde el poder político. Dejaron de contrastar la información y de buscar la verdad, dedicándose a ser correa de transmisión de eslóganes que hoy se muestran falsos. Pero lo más grave es que, al igual que los políticos, no están haciendo nada por cambiar las cosas, por reconocer los errores e intentar enmendarlos.

Cada vez la información es más sesgada, más partidaria y más sedante. Cuestiones de primer orden, como la reunión del Eurogrupo, donde puede que se estén negociando las condiciones para el rescate soberano de España, reciben un trato secundario por los periódicos y televisiones. Salvo algunas honrosas excepciones, la campaña electoral de Venezuela ha ocupado más minutos en televisión y palabras en los periódicos que cuestiones como el encuentro del Eurogrupo o las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco. Basta recordar el interminable reportaje del informativo dominical de TVE sobre los comicios en aquel país. Incluso los desayunos de la mañana de TVE han estado dedicados al tema.

Siquiera obedece a un intento de relatar la realidad de un mundo global. Apenas tampoco se está haciendo seguimiento de los debates y la campaña norteamericana, ni se dedica espacio al conflicto de Siria y las implicaciones globales que puede llegar a tener. Tampoco se informa de la actitud de Irán – que ha desaparecido de las primeras planas de los periódicos –, cuya obstinación por desarrollar armas nucleares puede obligar a un ataque israelí. Ataque que, según informan diversos medios israelís y norteamericanos, podría llegar en las próximas semanas, incluso antes de la celebración de los comicios americanos.

Menos aún nos informan de las amenazas contra España de Omar Bakri, radical musulmán vinculado a Al-Qaeda al que el Reino Unido le tiene prohibida la entra en su territorio desde 2005, o la presión que están sufriendo comerciantes franceses a manos de grupos integristas que demandan que dejen de comercializar carne y derivados del cerdo, bebidas alcohólicas y lencería femenina. A pesar que son muchas las instituciones que alertan del peligro que conlleva el terrorismo islámico en Europa, empezando por los propios servicios de inteligencia españoles, los medios no están concediéndole ninguna importancia.

Los medios de comunicación en España han caído en manos de los políticos. Se han convertido en diligentes voceros de las consignas que llegan desde Moncloa y los diferentes centros de poder político. Una actitud que solo lleva a generar más desafección de la ciudadanía. En un momento en el que los medios de comunicación deberían ser los primeros en abanderar la transparencia y la verdad como único abono de un proyecto colectivo que recupere la ilusión, ellos siguen durmiendo la siesta e intentando que los demás también la durmamos. Vergonzoso.

 

%d personas les gusta esto: