Archivo

Posts Tagged ‘indignación’

Derechos, animales y animaladas.

14/02/2013 1 comentario

En coherencia con mi idea de la democracia, soy de quienes creen que una ILP que reúne las firmas suficientes debe ser debatida en las Cortes, pues no es otra cosa que la sociedad instando a los políticos a la toma de posición sobre un debate social o cuestión que preocupa los ciudadanos.  Por eso estoy y estaba de acuerdo con la admisión a trámite de la ILP a favor de la dación en pago (la cual apoyo), y a favor también de la tramitación de la ILP que instan al gobierno a declarar la tauromaquia Bien de Interés Cultural (iniciativa a la que me opongo de manera radical). Hasta aquí, nada que objetar a la decisión de UPyD. Pero al escuchar el discurso del diputado Toni Cantó, no pude más que sentir repugnancia e indignación. Un sentimiento que crece al paso de las horas cuando veo que, ante la oleada de críticas, hay quienes intentan dar la vuelta a su discurso pretendiendo justificar lo inadmisible.

El discurso del señor Cantó  se centró en una pregunta: ¿tienen o no tienen los animales derechos? Y argumenta, citando a Fernando Savater,  <<En principio, y estrictamente hablando, los animales no tendrían derechos a la par que tampoco obligaciones ya que al carecer de libre albedrío y capacidad de decisión, no podríamos considerarlos sujetos éticos capaces de discernir entre el bien y el mal>>.  Continua afirmando que <<la capacidad de sufrimiento de y la percepción de dolor establece una continua entre animales racionales y animales irracionales (…) que nos obligaría a considerar sus padecimientos y a velar por su bienestar>>.

Soltadas estas píldoras, que saben a aquello de tirar la piedra y esconder la mano. Se despacha a gusto con quienes consideran que son unos hipócritas porque, según él, están en contra de la tauromaquia pero no dicen nada del sufrimiento de otros animales que a diario sufren en los mataderos.

Por último concluía, en otro alarde de retórica, que<<ni los toros ni el resto de los animales tienen dos de los que son nuestros derechos fundamentales, el derecho a la libertad (…) y el derecho a la vida>>.

Cada cual puede tener el filósofo de cabecera que se le antoje. Él prefiere a Savater, bien, está en su derecho; que se lo quede. Citemos a Schopenhauer <<La supuesta ausencia de derechos de animales, la zoantropía que nuestra actuación hacia ellos no tiene relevancia moral o como se dice en el lenguaje ético no hay deber frente a la criatura es una de las barbaridades de occidente cuyo origen está en el Judaísmo>>.  Jeremy Bentham, filósofo y abogado, considerado el padre del utilitarismo, también postuló que los animales, por su capacidad de sentir agonía y sufrimiento,  con independencia de no tener la capacidad de diferenciar entre bien y mal deben tener derechos fundamentales como el derecho a la vida y a su seguridad, y a estar libre de la tortura y de la esclavitud. Pero mucho antes de estas disquisiciones filosóficas, ya se habían aprobado leyes a favor de los derechos de los animales en toda Europa, a destacar la ley irlandesa de 1635 o las aprobadas bajo el gobierno de Cromwell entre 1653 y 1659 en Inglaterra. Leyes que, por cierto, no nacieron de la nada, pues ya en la compilación de Justiniano I se reconocía el derecho de los animales. Textualmente <<El derecho natural es aquello que es dado a cada ser vivo y que no es propio del ser humano>>.

Encontramos aquí el abismo que separa ambos pensamientos, a favor y en contra de los derechos de los animales: la aceptación o no derecho natural o iusnaturalismo. Sin duda, esta es una escuela en declive, se imponen las visiones positivistas y contractuales. De hecho, el propio discurso de Cantó nos lo indica: no tienen derecho porque no pueden tener obligaciones, no podemos tener contrato con ellos, no forman parte del contrato social. ¿Pero es esta una posición sostenible?

Reducir el sujeto de Derecho a únicamente aquel que puede ofrecer algún tipo de reciprocidad supone considerar los derechos como bienes jurídicos adquiribles en tanto la capacidad de responder a una obligación inherente al propio derecho. Posición que considero tan injusta como malintencionada. Pues trata de confundir lo que es – o puede ser considerado – un derecho de ciudadanía, el cual sí debe estar resuelto en virtud del contrato social, de un derecho fundamental, que nace de la propia naturaleza del ser vivo (no exclusivamente el ser humano), el cual estaba ya recogido en el Corpus iuris civilis del siglo VI.

El debate, es cierto, lleva milenios abierto, y no pretendo ser yo quien le ponga fecha de caducidad. Soy iusnaturalista, y para mi, con Tomás de Aquino, <<ley que no se ajusta a la ley natural, no es ley, sino corrupción de la ley>>.  Y si estoy equivocado, prefiero responder de mi error que aceptar que el Derecho se base en la capacidad contractual de las partes.

Inadmisible es también su ataque contra los antitaurinos. Considerar que son hipócritas porque no cuestionan también otra formas de crueldad hacia los animales es un argumento ad hominem que demuestra la falta argumental de quien lo usa y su desconocimiento de la lucha animalista. De hecho, los veganos son la columna vertebral de este movimiento, y tanto reivindican el fin de los espectáculos taurinos como el uso de los animales en circos, zoos, experimentación y consumo humano. En cualquier caso, incluso asumiendo la contradicción – hipocresía se quiere – de algunos antitaurinos, esto no resta ningún valor a sus argumentos. La verdad no depende de quien la defienda. Si luce el sol sobre nuestras cabezas es de día, aunque quien nos lo diga sea un embustero patológico, que no es el caso, pues la solvencia intelectual y moral de la mayoría de los animalistas está fuera de toda duda.

Por último, el señor Cantó culmina su intervención asegurando que los animales no tienen derechos de vida ni libertad. Recordemos que en 1977, la ONU aprobó la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, en cuyo artículo 1 se lee: <<Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia>>;  en su artículo 4 a)<<Todo animal perteneciente a una especia salvaje tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse>>; en su artículo 4 b) <<Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho>> . Estamos hablando de algo que se llama Derecho Internacional, el cual, el señor Cantó, en su intervención, está poniendo en duda. Parece que no ve más que la paja en el ojo ajeno, cuando acusa de hipócrita a los antitaurinos, mientras que él coge del Derecho Internacional sólo lo que le interesa.

 

Comportamientos indignos de un demócrata

Luego hay quien se me queja diciendo que no debería acusar de sectario al PP. ¿Y qué culpa tengo yo? Si me lo ponen a huevo. La última es la denuncia de FACUA, que acusa al gobierno de amenazarlos con su ilegalización.

Resulta que la federación de asociaciones de consumidores ha recibido una carta amenazante de la directora del Instituto Nacional de Consumo. En la misiva, se le insta a la asociación a no emprender campañas contra la <<racionalización del gasto público>>, bajo pena de ser excluidos del Registro de Asociaciones, lo que supone una ilegalización de facto.

Olvida el PP – y esta es la enésima vez que lo olvida – que un sistema democrático, la sociedad civil tiene todo el derecho del mundo a organizarse y defender sus idas. Yo diría que, incluso, este derecho de la sociedad civil es una obligación moral de todo buen ciudadano: organizarse y defender sus ideas de manera pacífica y democrática.

Con la amenaza del gobierno, se cuestionan dos derechos fundamentales: la libertad de expresión y reunión. Se pone en tela de juicio el derecho de una asociación para organizarse dentro del marco jurídico vigente y expresar públicamente sus ideas. Es una vergüenza que la autora de esta carga no haya sido destituida de manera fulminante.

Quizás, algunos en el PP añoran otros regímenes. Etapas de nuestra historia donde hablar, reunirse, e incluso pensar era constitutivo de delito. Pero esas etapas pasaron a la historia. No van a lograr recuperar el pasado gris que tan buenos recuerdos les trae. España se lo va a impedir.  España no admite que se amenace a una asociación con su “ilegalización” por opinar de manera distinta al gobierno.

FACUA está en todo su derecho de protestar y cuestionar lo que se les antoje. Tiene ese derecho ahora y en el futuro. Y tal y como están las cosas, y lo desprotegidos que están los consumidores en España, bien pueden elevar fuerte su voz contra este y los gobiernos que vengan. La defensa de lo público es también la defensa del ciudadano en su calidad de consumidor. Los servicios públicos, en especial la sanidad y la educación, son el estándar en el que se miran las empresas privadas. El deterioro de los servicios públicos termina por ocasionar un deterioro en el mercado, dejando indefenso y sin alternativas al consumidor. Desde aquí, todo nuestro apoyo a FACUA.

 

Lee la carta en la web de FACUA: http://www.facua.org/es/noticia.php?Id=7004

Nuestra solidaridad con las víctimas de los incendios del Empordà

Desde país de ciegos, queremos mostrar nuestra solidaridad con las víctimas y los afectados por los incendios forestales que están destruyendo el bello paisaje del l´Alt Empordá y la Alta Garrotxa.

Esta área del pirineo oriental destaca por el enorme valor natural y diversidad biológica, en especial el afectado parque natural de Albera. La zona, que conocemos muy bien quienes hacemos este blog y de la que guardamos un maravilloso recuerdo, es un área de transición hacia el ambiente mediterráneo, bosques de alcornoques, pinos y encinas y una importante variedad de flora. Es un corredor natural para las aves migratorias, y hábitat de la tortuga mediterránea, la cual tienen en el parque de Albera su último refugio, sufriendo el riesgo de extinción a causa del incendio.

Lo peor, son las víctimas humanas que el incendio ha provocado. En el momento de redactar este post, son ya cuatro las personas fallecidas y catorce las heridas, dos de ellas muy graves. Son también cientos las familias que han perdido sus rebaños, sus animales domésticos y sus casas. A todos ellos, un fraternal abrazo en este momento de angustia. Confiamos que este incendio acabe pronto y no traiga más dolor. Un deseo que hacemos extensible a todas aquellas tierras que están sufriendo por culpa de los incendios forestales.

Tiempo habrá para buscar responsabilidades. Ahora no es el momento. A nadie se le escapa que la falta de una política eficaz de prevención está detrás de mucho de lo que sucede. También la irresponsabilidad de algunos que, arrojando colillas o quemando rastrojos, causan unos daños irreparables.

También queremos mostrar nuestra indignación por algunos comentarios que se han podido leer en las páginas que informaban de los sucesos.  Algunos dementes han mostrado su alegría y contento por los incendios que sufre Cataluña. A medida que los medios de comunicación ofrecían más información sobre el terrible incendio, aumentaban los comentarios burlones, los reproches e incluso la satisfacción. Comentarios como: <<No quieren la independencia de ESPAÑA?, no dicen que ESPAÑA es un lastre para Ellos?, pues bien, que se jodan, que se las arreglan Ellos solitos, aplaudirán al Ejército de ESPAÑA para quitarles el marrón de encimeras y una Vez controlada y apagado el fuego, Fuera de cataluña que no se de ESPAÑA, lo digo, que se JODANNNNNNNNNNNNNNNNNNNN>>, << que se queme Aires entera>>, <<¿alguien sabe si arden mejor los pinos catalano-parlantes o los castellano-hablantes?>>, <<La culpa de casi todo lo tienen los independentistas catalanes, que prefieren gastarse la pasta en Embajadas Catalanas, Traductores de catalán, etc, y no gastar ni un euro en vigilancia de montes, bomberos>>. A todos los unineuronales que habéis escrito estas y otras memeces, les aconsejaría que se lo hiciesen mirar. Catetos. 

15 DE ENERO

¿Y si toda esta indignación confluye con el malestar de una reforma laboral que pretende socavar los derechos más elementales de los trabajadores? Los sindicatos se encuentran en una encrucijada donde se juegan la credibilidad.

A %d blogueros les gusta esto: