Archivo

Posts Tagged ‘medicamentos’

Referéndum por la Independencia de Cataluña

Quiero un referéndum por la independencia de Cataluña. Deseo la independencia de Cataluña. Me encantaría que Cataluña fuese un estado independiente. ¿Pero si eres español? Pues por eso. Cataluña no es ya parte del extranjero porque a los españoles no nos dejan votar su independencia.

Artur Mas ha conseguido que haya más españoles a favor de la independencia de Cataluña que catalanes. Tanto egocentrismo y arrogancia, tanto victimismo y tanta tontería nos lleva a muchos a desear ponerlos de patitas en la calle. Así, como suena: con dios, ciao, que ni me llames.

Los interesados de siempre hablan del derecho a decidir sobre su destino. Que se lo digan a ese padre de familia que rebusca en los cubos de basura, o al joven que se siente fatal por el precio que tienen que pagar sus padres por la matricula en la universidad. Que vayan y se lo cuenten a los vecinos de los pueblos que han dejado sin servicios de urgencia, sin transporte escolar y hasta sin ambulatorio. Que se lo digan a todos los ancianos y pensionistas, que no solo pagan lo mismo o mas por los medicamentos con receta que sin ellas, que ademas han tenido que ver, como las Farmacias tenían que volver a “fiar” para que pudieran seguir sus tratamientos correctamente.  

A ellos, a esos millones de damnificados por las crisis ¿quién les está reconociendo su derecho a decidir? Hoy más que nunca, decidir significa poder ganarte la vida honradamente sin tener que escuchar más bobadas de las necesarias.

A los nacionalistas catalanes les aconsejaría que recordasen la imagen de Josep Tarradellas, quien, en una entrevista en Diario 16, puso a caer de un guindo al entonces presidente Adolfo Suarez apropósito de las autonomías. <<Hemos ido demasiado deprisa>>, llegó a reconocer el veterano líder nacionalista. Recuerdo una de sus frases: <<si no hay unidad en España, en Cataluña, en el País Vasco, en todo el país, no nos salvamos>> Igualito que ahora.

Algunos, incluso quieren hacer paralelismos entre Escocia y Cataluña. Olvidan algunas nada insignificantes diferencias: Escocia fue reino soberano hasta 1707, algunos de sus reyes, por ejemplo Jacobo VI, lo fueron también de Inglaterra, Cataluña, sin embargo, nunca ha sido un país independiente ni ha tenido reyes propios. Tampoco los catalanes han vivido una diáspora como la que se sufrió en Escocia ni políticas de reasentamiento. Y sobre todo, Artur Mas con falda a cuadros quedaría ridículo.

Quienes conocemos Escocia y Cataluña sabemos que se parecen lo que un huevo a una castaña, y al contrario de lo que sucederá con la independencia de Escocia, el desastre económico que sobrevendría a Cataluña sería de los que hacen época. Pero que esto no acabe con los ánimos de los catalanistas, nunca es tarde para ser independientes. 

Parece que se nos olvida que a la gente como Mas y Rajoy solo les importan dos cosas, salvar sus propios muebles y el dinero. Si, el dinero lo es todo. Todo lo demás es una gran mentira, una gran cortina de humo con la que pretenden ocultar sus propios errores y todas las desgracias provocadas por su pésima gestión.

Acaso creen realmente que si el Gobierno de Rajoy cediera, aunque solamente fuera parte de las peticiones del Gobierno catalán sobre el pacto fiscal el independentismo de Artur Mas seguiría adelante? Ilusos, seguro que diría <<independentismo? bonito sueño, ahora lo que necesitamos es dinero, si no como nos van a rescatar del desastre que he provocado?>>

Ana Mato y la “cosa natural”

En el foro Farmaindustria, la patronal farmacéutica, la ministra de Sanidad se ha descolgado con uno de esos discursos que tienen la cualidad de cabrear a todos. Dice la ministra que eliminará del vademécum aquellos medicamentos que a su juicio tienen escaso valor terapéutico y que se pueden sustituir con <<alguna cosa natural>>. Enfado pues de la industria, pues peligran ventas; enfado de los usuarios, pues les preocupa el deterioro del sistema sanitario; y enfado también de los profesionales de las terapias naturales y alternativas ante la forma despectiva de referirse a su trabajo.

Parte de la prensa, en especial la más próxima a la izquierda, ha puesto en duda la capacidad terapéutica de las alternativas a los fármacos alópatas con el objeto de criticar a la ministra Ana Mato. Sin embargo, gran parte del discurso no deja de estar fundado en prejuicios y falta de información.

Las medicinas naturales han demostrado sobra capacidad terapéutica y preventiva. En especial, son recomendables en afecciones leves, pero de carácter crónico, y como coadyuvantes en los tratamientos más agresivos que propone la medicina alópata.

Terapias como la acupuntura, quiropráctica, homeopatía, fitoterapia, osteopatía o magnetoterapia, por nombrar a algunas, ofrecen resultados muy alentadores en centenares de patologías de diversa índole. Además de ser un medio muy adecuado para encontrar el equilibrio vital necesario para el bienestar del individuo.

La filosofía de estas terapias alternativas: <<tratar personas, no enfermedades>>, ha hecho que se  conviertan, por derecho propio, en una opción muy aceptada por la sociedad. De hecho, su crecimiento en España ha sido imparable desde hace décadas y al margen de las crisis económicas.

Por desgracia, algunas de estas terapias son muy caras y no están al alcance de todos los bolsillos. Ni existe tampoco en nuestro país una legislación que garantice los derechos los pacientes cómo de los profesionales de estas terapias.

Lejos de cuestionar a Ana Mato poniendo en duda la capacidad de las alternativas a la medicina alópata, lo que deberían hacer ciertos medios de comunicación, es generar el debate que logre el marco legal necesario para la práctica segura de estas terapias y su integración en el modelo de sanidad pública.

Porque lo realmente cuestionable de la decisión de Ana Mato, no es sustituir terapias alópatas por otras naturales menos agresivas. Lo cuestionable es que las terapias naturales sólo están al alcance de los bolsillos más pudientes.

Existe, aunque algunos no quieran verlo, un abuso en el uso de los fármacos. Muchos de los medicamentos que se ingieren para afecciones menores, pueden ser sustituidos con éxitos por alternativas naturales que no presentan contraindicación alguna. Sin embargo, si no se apuesta por ellas desde el sistema público de salud, estas alternativas quedaran sólo a disposición de los más pudientes. Contra esto es contra lo que se debe alzar la voz, pero no cuestionar las terapias naturales con el propósito de desacreditar a una ministra. 

A %d blogueros les gusta esto: