Archivo

Posts Tagged ‘Parlamento’

Quien es Quien, en las Elecciones Italianas

Tras la imposición de un gobierno tecnócrata por la UE, Italia se enfrenta a una necesaria regeneración democrática. Muchos sectores sociales, políticos y económicos consideraban el gobierno de Monti una dictadura encubierta, que ha fracasado tras menos de un año en el poder. Estos son los principales grupos que concurren a las elecciones, en cuyas manos está el futuro de Italia, la regeneración democrática y en gran medida el futuro de la UE, pues es evidente que un país como Italia, tendrá mucho que decir en el concierto (batiburrillo) europeo.

f1Son los favoritos. Están liderados por Pier Luigi Bersani, antiguo militante del Partido Comunista, de cuyas cenizas nació el Partido Democrático de la Izquierda y de este el Partido Democrático. No concurre sólo a las elecciones (ninguno lo hace en Italia), lleva de compañeros de viaje a Izquierda Ecológica Liberal, al Centro Democrático y al Partido Socialista Italiano.

Una de sus grandes bazas es la experiencia política de Bersani, varias veces ministro en diferentes gobiernos, tanto Prodi como de Maximo d´Alema. Sus propuestas contra los ajustes y a favor de una política expansionista que garanticen el crecimiento económico y la creación de empleo lo hacen muy popular entre las clases medias. Sin embargo, es casi seguro que pactarían con Monti para evitar la entrada de Berlusconi al gobierno, aunque les cuesto sacrificar su política económica. Muchos creen que, sabedores de la coartada política que tendrán con el regreso de Berlusconi, se atreven a prometer cualquier cosa, aún sabiendo que no podrán ponerla en marcha.

f2El Pueblo de la Libertad es el partido político liderado por Berlusconi. Saben que será difícil ganar las elecciones. Pero tienen suficiente apoyo social como para ser determinantes en el Parlamento, sobre todo si el resto de los partidos no logra un gobierno estable de coalición. Esta es su gran baza. Si se posicionan bien, la continuidad de las políticas de ajuste pasarían factura a hipotéticos socios de gobierno como el Partido Demócrata. Surgirían tránsfugas (bastante frecuente en Italia) y en un par de años podrían estar en condiciones de afrontar con éxito unas nuevas elecciones.

Por el momento, se conforman con dar cobertura legal a su líder, asediado por la justicia, y continuar siendo protagonistas en los medios. Lo cual, además, es bastante fácil, pues pertenecen a Berlusconi.

En el viaje los acompañan La Derecha, Hermanos de Italia, Gran Sur, la alianza de Centro y la Liga Norte, ya sin Bossi. Representan a la derecha con fuertes vínculos católicos.

f3La Agenda Monti se presenta cómo la alternativa de los mercados y la UE. Quieren acabar con la imagen de tecnócrata impuesto de Monti y afianzarse en el poder. Saben que no lograrán ganar las elecciones, probablemente se queden en un tercer puesto (un segundo sería un éxito), pero confían en la alianza con el Partido Demócrata para continuar aplicando la estrategia diseñada en la UE.

Gran parte de su electorado considera esta formación como un mal menor. Están en contra de la política que hacen, pero se resignan a las imposiciones de Merkel como una forma de no quedarse fuera de Europa. Son también la apuesta de los sectores más moderados de la sociedad.

La coalición la forman partidos como el Centrista, Unión de Centro, Futuro y Libertad, Hacia la Tercera República / Italia del Futuro y el Partido Liberal Italiano.

f4Revolución Civil es una formación que aglutina a los partidos de la izquierda tradicional y antisistema. La podríamos comparar a la IU española de Cayo Lara. Su gran baza es la alianza estratégica con Italia de los Valoras, liderada por el ex juez Antonio di Prieto. El candidato, sin embargo, es el fiscal estrella de Palermo, Antonio Ingroia, conocido por su lucha contra la corrupción y la mafia.

Pretenden ser la fuerza política que regenere las instituciones desde dentro, luchando contra la corrupción y la delincuencia organizada. Su mayor problema es que el mensaje radical de algunos de sus miembros aleja a amplios sectores de población que, cansada de la corrupción, no quiere tampoco que se use la “limpieza de las instituciones” como coartada para introducir un régimen de economía tutelada por el Estado. Es probable que acaben siendo cuarta o quinta fuerza en el Parlamento, dependiendo de lo que haga su máximo rival: Beppe Grillo.

La coalición la forman Izquierda Verde, Italia de los Valores, Federación de Izquierda (refundación comunista) y el Movimiento Naranja, una antigua escisión de Italia de los Valores.

f5Movimiento 5 Estrellas. Su discurso populista e irreverente lo ha hecho favorito de los jóvenes y los grupos más daños por la crisis. Carecen de programa y de ideología definida. Su grito de guerra es: <<no nos representan>>, en referencia a los partidos políticos tradicionales.

Se trata de una plataforma política que cuasi venera a su líder, el cómico Beppe Grillo. Sin contenido ni experiencia de gestión demostrable en ninguno de sus líderes, tienen a su favor un discurso simple y directo que cala en ciertos grupos de la sociedad. Es un nuevo populismo de izquierda que surge como antítesis al populismo neoliberal de Berlusconi.

En las últimas elecciones e convirtieron el tercera fuerza política, y aunque las encuestas les son muy favorables, ellos mismos son conscientes que sus resultados estarán por debajo de lo obtenido en las municipales. Entonces eran la novedad, estaban “limpios”, pues nunca habían gestionado nada, pero ahora se enfrentan a las elecciones con el peso de la gestión que han empezado a hacer en las municipales, y esto les está cortando las alas. El globo se deshincha, a pesar de un adelanto electoral que les favorece, la atención mediática que han despertado y el lenguaje provocador que emplean.

f6Evitar el Declive, sería la traducción más adecuada a esta formación que concurre casi sola a las elecciones. Está liderada por un conocido contertulio de orientación liberal, Óscar Fulvio Giannino.

No se espera que obtengan unos buenos resultados, sólo que estén en el Parlamento, pero sin capacidad siquiera de influir en ninguna de las carambolas de gobierno que pueden darse. Su ideología está inspirada por el liberalismo clásico. En este sentido, sus propuestas son muy similares a las que en España formula el extraparlamentario Partido de la Libertad Individual o el Think Tank Instituto Juan de Mariana.

Aunque sus propuestas pueden sonar antisociales y no gustar a los sectores más proclives al intervencionismo del Estado, son la formación política con más base ideológica y claridad de ideas de las que se presentan. Al menos, son los únicos que dicen lo que van a hacer si gobiernan, guste o no.

Su campaña electoral, además, está siendo de las más originales. Un mensaje claro, recogido en diez propuestas muy concretas, un uso muy hábil de las nuevas tecnologías (implicando en los foros a los simpatizantes) y un nuevo modo de organizar sus actos públicos: los anti-mitin, donde los asistentes no sólo escuchan y aplauden, sino que participan en el debate, está haciendo que ganen muchas simpatías entre los grupos más concienciados de las clases medias.

De vencedores y vencidos

La política se ha desprestigiado tanto que compite con los reality show. Los políticos reciben clases de interpretación, aprenden a gesticular en público y cuidan la escenografía como si fuesen a rodar la segunda parte de Lo Que El Viento Se Llevo. Algunos, incluso se visten y maquillan como galanes de cine.

Los medios de comunicación tienen mucho que ver con esta degradación de la política en espectáculo de masas. No es de extrañar que, cada vez que acaba una cumbre europea, la mayor parte de los periódicos, radios y televisiones se pregunten ¿Quién ha ganado? ¿David Cameron o Hollande? Como si un acuerdo presupuestario fuese un partido entre el Real Madrid y el Barcelona. Partidos en los que, en ocasiones, siquiera importa ya el resultado; sólo el duelo RonaldoMessi. El morbo por bandera.

Pero mientras algunas dan por ganador a los contribuyentes netos, es decir a Alemania (que se ha encontrado un aliado sorprendente en el Reino Unido) y por derrotado a Hollande, lo cierto es que los únicos que perdemos somos los europeos. Es el sueño de una Europa unida, fuerte y próspera el que se va por la alcantarilla.

La decisión de claudicar ante las teorías de la austeridad es un error de bulto. Ni España, ni Francia, ni Italia debían haber accedido al acuerdo. Este no sólo refuerza el carácter germanófilo de la UE, sino que también destruye las aspiraciones de solidaridad intercomunitaria por más de una década. Crea, además, un conflicto. O al menos, lo larva. El Parlamento Europeo puede revelarse y vetar el acuerdo. Aún está por ver si los europarlamentarios los tendrán puestos en su sitio o se acojonarán en el último minuto. Pero si el Parlamento Europeo cumple aquello que lleva meses anunciando y rechaza los presupuestos, surgirá un conflicto institucional grave en la UE. Se enfrentarán, y puede que a cara de perro, el poder legislativo elegido directamente por los ciudadanos de la UE, con el poder ejecutivo, creado a partir de la elección de gobiernos en cada país. Un conflicto que irá más allá de lo económico y lo institucional: la confrontación de las dos Europas: la de los Estados y la Europa de los ciudadanos.   

Otra razón para querer más Europa

La semana pasada, la UE aprobó la Directiva 76/768CEE, que prohíbe la venta de productos cosméticos experimentados en animales a partir del próximo 1 de marzo de 2013. Esta fecha es el tope del que disponen las empresas para retirar del mercado los productos que hayan sido testados en animales.

Este paso se ha logrado gracias a la presión social y a la acción coordinada de grupos ecologistas, animalistas y sectores progresistas y liberales. Supone poner la ética por encina de la estética, acabando de raíz con la vergonzosa tortura sin sentido de animales indefensos; pero también una noticia de calado económico, pues la experimentación era usada sólo por ser más económica que otros métodos científicos, incluso más fiables, y en países en vías de desarrollo, debido a que la mayor parte de los países europeos prohibían la experimentación y fabricación de este tipo de productos. Ahora, la prohibición va más allá e impedirá la entrada a los productos testados en animales en cualquier parte del mundo.

Además, es un logro del Parlamento de Europa, de una Europa que deja ver su mejor cara cuando la dejan ser democrática. Esta es la Europa que merece la pena, la de los ciudadanos y no la de los gobiernos y los mercados, hoy de rodillas ante el IV Reich alemán. Es decir, de la banca alemana. 

La imagen de España arrastrada por el fango

Lo peor que podía pasarnos ha sucedido. La imagen de España, que poco a poco mejoraba en el mundo, se ha vuelto a hundir; o mejor dicho: la han hundido. El PP, y el PSOE, y UPyD, que una organización presidida por uno de sus diputados también aparecía entre los beneficiarios, han hundido el prestigio de España en el mundo.

Desde Euronews hasta la CNN, pasando por la BBC. Desde periódicos latinoamericanos hasta el Washington Post, pasando por el prestigioso Financial Time, todos recogen la noticia del escándalo de los sobres. El Financial Time, el periódico más influyente del mundo, en su portada digital no se anda por las ramas: <<Rajoy, arrastrado a un escándalo de corrupción>><<la confianza en las élites políticas españolas se ha hundido hasta su mínimo histórico>>. Periódicos alemanes como el Der Spiegel o el Frankfurter Allgemeine se despachan a gusto con la clase política española. Este último, titulaba: <<Corrupción en el Partido Popular de Rajoy>>.

Las redes sociales no han hablado de otra cosa, y hasta twitter se ha sobre-cargado con más de diez hashtag que hacían alusión a los documentos desvelados por El País y pidiendo la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones. En facebook, como en otras tantas redes sociales, los perfiles del PP se han visto colapsados ante las protestas de los ciudadanos que han empelados de sobres virtuales las páginas del PP.

El daño moral y la mala imagen que han causado a España son motivos sobrados para dimitir. Más allá de la culpabilidad o no, la forma en la que Rajoy está enfrentando esta crisis lo deslegitima para ser el Presidente del Gobierno. Su actitud cobarde, escondiéndose tras otros para no dar la cara, es un gesto de desprecio  a los ciudadanos y de una villanía ruin e imperdonable. No queremos un cagao de Presidente de Gobierno. Si es culpable como si no, debe dar la cara. Con más motivo aún si es inocente. ¿Quién sabiéndose honrado se escondería cuando le están llamando ladrón en su cara?

Desde que Rajoy se hizo cargo del Gobierno, se ha caracterizado por esconder la cabeza como un avestruz, por dejar que sean otros quienes den la cara, callar y esconderse, como el mal estudiante que cree que ocultando las notas a los padres resolverá el problema. Rajoy debe dar explicaciones, y lo tiene que hacer de inmediato y en sede parlamentaria. España no puede esperar al sábado, cuando ha reunido a la ejecutiva de su partido, no puede esperar a que comparezca a última hora y con prisas para evitar el papelón de una rueda de prensa el lunes, junto a Merkel, con los periódicos de toda Europa preguntando lo mismo: ¿cobró usted dinero negro de donaciones multimillonarias de empresarios cuyas multinacionales tenían contratos con el Gobierno? Tiene que dar la cara, y tiene que darla en el Parlamento.

 

Elecciones también en Galicia

También en Galicia habrá elecciones el próximo 21 de octubre. Será allí donde realmente el PP se la juegue. Sabe que el Parlamento Vasco tiene todas la de perder. De hecho, en Euskadi no luchan por ganar votos, sólo para seguir vivos. Puede que incluso se queden como fuerza extraparlamentaria. Quieren mitigar la debacle con unos resultados electorales decentes en Galicia.

El Psoe tendrá que demostrar si es capaz de luchar en dos frentes sin perjudicar las expectativas de ninguno. Dado el País Vasco cómo perdido por el PP, centrarán todos sus esfuerzos en Galicia, mientras que el Psoe tendrá que repartir sus recursos y fuerzas entre las dos elecciones.

Dejan además poco tiempo para que otras formaciones puedan preparar sus estrategias electorales y pretenden reformar el Parlamento de Galicia para que sea más fácil su victoria. Buscan relegitimarse con una victoria maquillada. Esto da pistas, también, del calendario que el gobierno prevé para el otoño, con una intervención no llegaría antes de noviembre o diciembre, más probablemente a comienzos del 2013.

Rajoy actúa a la desesperada. Sabe que le espera un otoño caliente, con movilizaciones y protestas continuas en la calle, sin descartar una huelga general. Espera que el BCE actúe para resolver los problemas de financiación sin que eso suponga una petición formal de ayuda del Gobierno de España, e intentará resistir todo lo posible. Pero sólo tiene oxígeno para llegar hasta noviembre. A partir de esa fecha, si el BCE no ha hecho sus deberes, España se verá forzada a pedir un rescate soberano. Quiere que, para entonces, las elecciones gallegas ya se hayan celebrado, usando los resultados de las mismas para legitimarse en el poder tras las elecciones.

Nuevamente, el PP, pone las instituciones y los procesos electorales al servicio de sus propios intereses. 

Pues me chivo a Merkel

UGT y CCOO, o CCOO y UGT, como prefieran – tanto monta, monta tanto Toxo como  Méndez – se reunieron con Ángela Merkel el pasado día 5 de julio. Fue un encuentro discreto. O sea, de los que se hacen a puerta cerrada y en la clandestinidad.

Le fueron con el cuento a Merkel de lo mal que está haciendo las cosas en España el señor Rajoy. Que si la reforma laboral solo destruirá empleo, que si la sanidad se deteriora, que nos han quitado subvenciones… oiga, que este paso nos arruina.  Pero que somos buenos y responsables: huelgas generales las justas, y movilizaciones las menos; pero que tenemos que salir a la calle y decir que estamos enfadados o la gente se enfadará también con nosotros.

Aún no ha transcendido si Merkel les regaló un babero o un paquete de clínex. Algunas fuentes cercanas al encuentro, aseguran que la canciller les acarició el lomo y rascó las orejitas. Lo cual fue celebrado por los dos sindicalistas, que regresaron muy contentos a casa y convocaron un frente social para intentar tener controladas las protestas. No vaya a ser que los paisanos – que los hay muy brutos – terminen por darse cuenta del compadreo y se pongan en plan cafre.

Este tipo de reuniones entre Merkel y los agentes sociales de media Europa no es nada nuevo. La canciller alemana tiene la costumbre de reunirse periódicamente con los interlocutores sociales y económicos de los países de la UE. Es una de esas cosas que han sabido hacer los alemanes y nosotros no: dirigir el cotarro sin que se note.

Este tipo de reuniones es una prueba evidente de la falta de democracia en la UE y la necesidad de reformar las instituciones europeas. Si queremos que la democracia siga teniendo sentido en nuestras vidas, debemos luchar para construir lo antes posible los Estados Unidos de Europa. Esta es la única manera de ser gobernados por aquellos a quienes nosotros otorguemos la confianza, no por quienes han sido elegidos por otros.

Merkel hace lo que hace – y dice lo que dice – porque sólo tiene que responder ante sus electores alemanes. ¡Cuánto cambiarían las cosas si también tuviese que ser elegida por franceses, italianos, españoles o griegos! Si los intereses electorales y políticos de los líderes europeos pasasen también por los resultados electorales obtenidos en todos y cada uno de los países que integran la UE, otro gallo cantaría.

Europa precisa un Parlamento fuerte y un Presidente europeo con respaldo democrático. Mientras no tengamos eso, los sindicatos seguirán reuniéndose con nocturnidad con un la Merkel de turno, y las decisiones que nos afectan en nuestro día a día se tomarán muy lejos de nuestras fronteras y serán juzgadas por los electores de otra nacionalidad. Es decir, no seremos europeos, sólo ciudadanos de un Estado Libre Asociado cuyos dirigentes teatralizan protestas, pero pactan en Berlín una agenda común y oculta. 

Quien se rasca es porque le pica

Nada más saberse que el juez admitió a trámite la denuncia contra Bankia, y que los 33 consejeros de la entidad han sido imputados, los del PP han corrido hacia los micrófonos para apagar el incendio. ¿Les pica? Pues espero que se tengan que rascar mucho y durante mucho tiempo.

Se descuelga el ministro Arias Cañete, quien no ha hecho por España nada más importante que comer jamón en las ferias agrícolas, asegurando que Upyd tiene <<intereses>> en el asunto. Pero no dice qué tipo de interés tienen y cómo lo sabe él. Señor Cañete, es usted un cobarde y un majadero. Tira la piedra y esconde la mano. Intenta manchar la honorabilidad de sus adversarios políticos con sus triquiñuelas barriobajeras. Si tiene algo que decir o algo que acusar a Upyd, o a cualquiera de sus miembros, dígalo y aporte pruebas. No sea tan ruin y poligonero de andar de micrófono en micrófono escupiendo su veneno. Porque, ¿sabe usted? Yo también tengo interés personal en Bankia. El interés de saber dónde ha ido a parar el dinero, quién pudo hacer las cosas tan mal, y quienes se lo permitieron. Y sobre todo, tengo un interés personal, señor Cañete, en saber por qué su grupo no quiere que la subcomisión que investiga el caso en el Parlamento lo haga con luces y taquígrafos. Le recuerdo, señor Cañete, que es usted, su gobierno y su grupo político quienes quieren que se celebren los debates a puerta cerrada.

Luego va y sale Wert, ese tipo que ha logrado que padres, profesores y alumnos se pongan de acuerdo en algo: pedir su dimisión. Este hombre, desconocido hasta hace unos meses, que anda enredando el sistema educativo, dispara con aires intelectuales diciendo: <<sobreinterpretación del significado material>> de las imputaciones. Bien, señor Wert, le aconsejo que lea el libro Interpretación y sobreinterpretación, de Umberto Eco. Así aprenderá a utilizar el término correctamente y no en cualquier situación o contexto, a modo de pedo de burra. Le podría dar la explicación y alternativas a su lenguaje de enciclopedia barata, pero las clases van a parte en el precio.

Respecto a lo del <<significado material>> de las imputaciones, que sí. Que tiene razón, que estar imputado no es para tanto, que le pasa a mucha gente, y eso no quiere decir que vaya a ser acusado de nada. Es verdad. La imputación, en el lenguaje jurídico no es lo mismo que estar acusado; es la etapa previa. Claro que no todos los consejeros imputados terminarán siendo acusados. Puede que algunos ni tengan que declarar. Esto se debe a un principio esencial del derecho y de nuestro ordenamiento jurídico: ser imbécil no es delito. Uno puede ser todo lo tonto que el cuerpo le resista, que no es delito. Puede uno ser, también, perro faldero de quien le da de comer, y gastarse la lengua sacando brillo a las botas del jefe. No es delito.

Muchos de los consejeros, lo sabemos señor Wert, se dedicaban a cobrar dietas y no dar un palo al agua. Gente amiga, estómagos agradecidos, que coreaban las consignas del poder y no hacían preguntas. Estos, no son delincuentes, son otra cosa. Pero evitaré calificarlos porque ya he mentado en exceso a las madres de muchos.

Y luego va García-Margallo, el ministro de exteriores que nos ha enfrentado a medio planeta. Incapaz de lograr una alianza con USA y con las instituciones internacionales para presionar a Merkel (recordemos que fue Soraya quien acudió a negociar con el FMI y la administración Obama), y dice que es partidario de la investigación parlamentaria. ¡Vaya que listo! Ahora que se ven las orejas al lobo, quieren llevar la investigación al terreno político, para que su mayoría absoluta ensombrezca las verdades. Pues a rascarse, Margallo, que por ahí, muchos no pasamos.

Salen también de sus cavernas los voceros del poder. Esos columnistas que opinan siempre a favor del poder. Da igual el que sea, no miran la mano que les rasca el lomo, con tal que se lo rasquen y deslicen publicidad institucional en sus páginas ellos tan panchos y tan obedientes. Ahora todos contra Rosa Diez. La verdad es que nunca me ha caído bien. Pero se reconocer los ovarios y los testículos allí donde existen. Y esta mujer y su grupo; aunque no son santo al que un servido les ponga velas, los tienen en su sitio casi todas las veces. Y gracias a Rosa Diez, se les han puesto en la corbata a muchos. Algo que hay que agradecer en un país tan acostumbrado a que la gente se escape de rositas con la bolsa.

A %d blogueros les gusta esto: